Feb 27, 2014
0 0

¿En qué se ha gastado el dinero Isabel Pantoja?

Written by
Share

Domingo Garí
Tal pregunta centró el debate de media tarde ante millones de telespectadores un día de febrero de 2014. También podríamos titular con otra de las preocupaciones centrales de la ciudadanía el mismo día: ¿Jugarán Carvajal y Bale por la derecha? Cerca de tres millones de personas cavilaban sobre la demarcación, mientras Rajoy nos anunciaba que hemos salido de la crisis y que ya sólo queda seguir por donde vamos. Además dijo que la Constitución es reformable, obviedad en donde las haya, dado que hace dos veranos él y Zapatero la reformaron en menos de lo que se tarda uno en tomar un café.

Alguna izquierda debate sobre el fin del modelo de la transición. No sé que les anima a dicha aseveración. Cuando salgo de escucharlos miro a mi alrededor y no veo nada que me indique tal cosa. Quizá estar enchufado de forma permanente a la red y a textos afines modifique la percepción de la realidad. Lo que sí percibo de manera cotidiana es que cuando las condiciones son más precarias la gente se retrae, está menos dispuesta a movilizarse y ocupa la mayoría de su tiempo, además de en buscarse la vida al día, en entretenimientos banales e improductivos desde el punto de vista del desarrollo cognitivo.

No sé si el viejo topo del que hablaba el filósofo viene avanzando de forma sigilosa, y asomará el hocico cuando menos lo esperemos. O si por el contrario el topo murió ya de viejo. Todo es posible. La infalibilidad no es ni siquiera del Papa. El voluntarismo y las ganas no son suficientes para que las cosas puedan cambiar de golpe, como nos gustaría a muchos.

Desde la distancia física, pero a la vez desde la cercanía intelectual, la impresión es que en donde único ha habido un cambio en profundidad es en Cataluña. Allí sí que hay una amplia mayoría social que anhela un fin de régimen del 78, y una idea catalizadora que aglutina y moviliza a la sociedad en una nueva dirección. Pero lo que sucede en Cataluña no se puede transpolar al resto, salvo Euskadi, porque las dinámicas políticas, sociales e históricas son diferentes. Las movilizaciones de las mareas madrileñas, con todo lo que tienen de positivo, son claramente insuficientes para modificar nada sustancial.

Atendiendo a los medios de comunicación y a su influencia en la sociedad, estamos ante tres realidades distintas en el conjunto del Estado. La primera, como ya dije, es la catalana, la segunda es la vasca y la tercera la española, en la que desgraciadamente nos encontramos los canarios. Si bien en las dos primeras existen mayorías sociales de cambio, en la tercera no ocurre tal cosa, y para empeorar el asunto, ésta es la de mayor extensión demográfica en el conjunto del Estado. Los dos primeros territorios suponen el 20% de la población total. Mala cosa. Existe una amplia mayoría social en el 80% restante que anda debatiendo sobre los problemas económicos de Pantoja y los tácticos de Ancelotti.

Gabinete de Comunicación de Sí se puede
prensa@alternativasisepuede.org
comunicacion@alternativasisepuede.org

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share