Feb 16, 2014
0 0

Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura pone en marcha la campaña de limpieza del palmeral de Buen Paso

Written by
Share

PENTAX ImageLa Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura, que dirige Natalia Évora, ha puesto en marcha la campaña de limpieza del palmeral de Buen Paso, en el municipio de Pájara, dentro de un plan de trabajo destinado a la limpieza y recuperación de diversos palmerales distribuidos por distintos puntos de la geografía insular.

En Buen Paso los trabajos se prolongarán durante varias semanas, ya que afectarán a un centenar de grandes ejemplares de palmera canaria (Phoenix canariensis Chabaud) que conforman el que probablemente sea uno de los reductos más importantes que subsisten sin hibridación con otras variedades. En esa misma zona ya se viene desarrollando un programa de reforestación con plantación de unos 150 nuevos ejemplares de palmera canaria, además de otras especies vegetales que conforman su ecosistema.

Junto a Buen Paso, el Cabildo de Fuerteventura destina una inversión de 45.000 euros al desarrollo de otras labores de acondicionamiento y rehabilitación de palmeras en los municipios de Tuineje, Betancuria y Antigua.

La actuación se centra en labores de limpieza y desinfección de en torno a medio millar de ejemplares en distintas localidades, “especialmente en aquellos más altos, que pueden alcanzar los veinte metros y son los más antiguos -en muchos casos centenarios-, y por la tanto tienen un importante valor medioambiental. También son los que acarrean mayores dificultades de tratamiento, así que no pueden ser atendidos por los servicios municipales de jardinería”, señaló la consejera Natalia Évora.

La consejera de Medio Ambiente especificó que “este plan se coordina con los ayuntamientos interesados para poder actuar en aquellas zonas que más lo necesiten, ya sean palmerales naturales o zonas urbanas ajardinadas”. Además, dijo, los trabajos se materializan por encargo a pequeñas empresas, “cuya actividad genera empleo y economía a nivel local”.

Las zonas que acogen esta actuación son los palmerales de Giniginámar y Gran Tarajal, en el municipio de Tuineje; Caleta de Fuste, en el municipio de Antigua; y las tres localidades del municipio de Betancuria, Vega de Río Palmas, Valle de Santa Inés y Betancuria.

Los palmerales son un símbolo natural de Canarias cuyo mantenimiento requiere de un tratamiento minucioso, no sólo en lo respectivo a la limpieza, sino también en la aplicación de tratamientos sanitarios que permitan evitar la incidencia de insectos y plagas.

Buen Paso

En el Barranco del Buen Paso, situado en pleno Parque Rural de Betancuria y a medio camino del transitado sendero de Las Peñitas, que conecta los municipios de Pájara y Betancuria (Fuerteventura), se conserva el palmeral más antiguo de que se tiene constancia en Canarias, pues aparece reflejado en las crónicas que elaboraron los conquistadores Jean de Bethencourt y Gadifer de la Salle tras desembarcar en 1402 en la Isla, testimonio del que ha quedado constancia ‘Le Canarien’.

Junto a su relevancia histórica, la singularidad de este espacio natural radica en los ejemplares de palmera canaria (Phoenix canariensis Chabaud) que acoge en su interior, todos ellos identificados genéticamente con esta especie. La palmera canaria y la palmera datilera (Phoenix dactylifera) son los dos tipos de palmera propios de las Islas –su presencia en el Archipiélago es incluso anterior al poblamiento humano-, pero el hecho de ser compatibles entre sí ha desembocado en un proceso progresivo de hibridación que amenaza con la desaparición de ambas especies.

El último reducto de la palmera canaria en Fuerteventura resiste en el Barranco de Buen Paso. A principios del siglo XV, La Salle se refería a éste subrayando su «densidad y frondosidad».

Repoblación

El interés por conservar este valiosísimo palmeral ya llevó en 2012 y 2013 a las administraciones públicas a iniciar un plan de reforestación en la zona a través del ‘Proyecto Monteverde. Cooperación euroafricana para la mejora forestal de la región atlántica desde el conocimiento y la lucha contra la desertificación’, una iniciativa que cuenta con financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

Esta experiencia piloto dirigida a evaluar la capacidad de regeneración de la palmera canaria en condiciones desérticas, pero no únicamente para tratar de rescatar la especie, sino también porque recuperar la cubierta vegetal que existió siglos atrás en esta misma zona.

La reproducción de las condiciones originales del palmeral en Buen Paso es una de las máximas del Proyecto Monteverde. Todas las semillas de palmera utilizadas en la repoblación proceden del mismo palmeral de Buen Paso, lo que permite garantizar la pureza de la especie. De igual manera, se acompaña la plantación de las Phoenix canariensis con otras muchas especies autóctonas, muchas de ellas comunes en la Isla como tabaibas, jorjados o almácigos, pero también otras propias de climas más húmedos pero que todavía sobreviven en Fuerteventura, como son la lavándula, el cornical, el romero marino o el esparragüelo.

En total son más de mil ejemplares de distintas especies los que integran el proyecto, 150 de ellos son individuos de palmera canaria, y el resto otras especies vegetales que han sido reproducidas en los viveros del Cabildo, al igual que ocurre con las palmeras, primando en su selección aquellas plantas más cercanas al palmeral y, por tanto, más adaptadas al medio.

Article Categories:
Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share