Dic 19, 2013
0 0

¿Es Corrales en verdad el enemigo?

Written by
Share

Sigo con estupefacción lo que viene pasando en Tenerife con José Manuel Corrales concejal de la oposición en Santa Cruz de Tenerife y el partido con el que iba coaligado, Izquierda Unida Canaria. Corrales y Ventura, José Pérez Ventura, coordinador de IUC en la provincia, hasta hace poco los dos daban ruedas de prensa conjuntas denunciando variadas componendas políticas, hoy Ventura denuncia en la Fiscalía a Corrales por supuesta prevaricación administrativa y malversación de caudales públicos.
No seré yo quien venga aquí a defender a uno ni a criticar al otro, entre otras cosas porque no conozco el contenido de lo que se denuncia más allá de lo que leo en los medios. Tampoco me pueden acusar de ser amigo de Corrales o algo parecido, pues hace ya un tiempo que ando bastante crítico con él. Lo cierto es que el asunto está en la Fiscalía, la Justicia decidirá por tanto, no hay ya nada que hacer. Así las cosas, sólo quiero reflexionar públicamente sobre el hecho en sí, y los actores que lo representan. Son dos partidos de la izquierda alternativa, son dos representantes destacados de la izquierda alternativa en Tenerife: ¿cuál es el interés superior que debe ocupar hoy a la izquierda alternativa en Tenerife, en Canarias, en España, en todos lados? En mi opinión luchar contra el verdadero enemigo común, que no es otro que este capitalismo descontrolado que amenaza con hacernos esclavos a todos, y hacerlo sumando fuerzas entre los que estamos en el lado de los débiles. Planteado de otra manera: ¿gana algo Izquierda Unida Canaria con denunciar en la Fiscalía a Corrales? ¿No le habían retirado ya la confianza? ¿No bastaba con excomulgarlo de su coalición y denunciarlo política y mediáticamente?
En mi opinión me parece desproporcionado llegar hasta la Fiscalía con este asunto, aunque sea verdad lo que están denunciando. Y digo yo, ¿no hay otras cosas más graves que denunciar? Sin ir más lejos, a Izquierda Unida en Tenerife se le han llevado por escrito y documentados esperando que denuncien, asuntos de interés general tan graves como la estafa masiva de la Educación Concertada en Canarias, el escándalo de las adjudicaciones multimillonarias a la empresa que gestiona el teléfono 012 y el 010 en casi todas las Administraciones que Gobierna Coalición Canaria, otros escandalosas adjudicaciones a empresas amigas por asuntos tecnológicos, los abusos de las multinacionales Eléctricas, el engaño masivo de la Prestación Canaria de Inserción o la manera morbosa y falta a la dignidad y al derecho al honor que practica la Televisión Canaria en algunos de sus programas. Todo esto y muchas más cosas han ido directas a la coordinación de Izquierda Unida en Tenerife esperando que hicieran algo, nada han hecho. Cierto, Izquierda Unida lleva sus ritmos y su agenda, nadie puede imponérsela. Pero, ¿era tan urgente denunciar a Corrales hasta en la Fiscalía? O dicho de otra manera: ¿contribuye en algo esta denuncia, esta guerra abierta, a esa necesaria unidad de las izquierdas que tanta falta hace? En mi opinión no contribuye más que a hacerla mucho más difícil. Y más me recuerda esto a esos matrimonios que se quieren mucho y cuando se separan se odian a muerte y se tiran a matar, y terminan olvidándose de los hijos que hay en medio que son los que lo sufren. Aquí el hijo que hay en medio es la unidad de las izquierdas y esas muchas miles de familias que lo pasan mal y lo van a pasar peor si no se forma un frente social alternativo al tsunami neoconservador que nos arrastra.
Y bueno, si lo que pretende Izquierda Unida es acabar definitivamente con Corrales, pues, tal vez lo consiga, o tal vez no. Pero lo cierto es que Corrales tiene a un partido detrás o algo parecido, tiene gente que tal vez lo apoye, y esta gente no va a estar por la unidad o la suma de fuerzas con Izquierda Unida en el futuro, eso ténganlo por seguro. No hablemos ya del ciudadano de a pie confuso y cabreado que busca alguien decente a quien poder votar dentro de poco, dan ganas de marcharse del país. Si esto es así, ellos mismos, Izquierda Unida, se están restando posibles apoyos en el futuro.
En definitiva, en mi opinión, aún a riesgo de equivocarme, mala imagen, muy mala imagen la que creo que se da con esta guerra interna, y excesiva la denuncia, aún pudiendo haber base suficiente para ello. Excesiva porque por muy malo que pueda ser Corrales, no creo que sea el enemigo a batir, con lo que bien podrían haberlo solucionado por otras vías menos agresivas. Entretanto, los verdaderos enemigos partidos de la risa.

Eloy Cuadra

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share