Nov 30, 2013
0 0

Dos años

Written by
Share

En estos días se cumplen dos años desde que se celebraron las elecciones Generales, y comenzó la andadura del actual Gobierno presidido por Mariano Rajoy. Un periodo en el que se ha trabajado intensamente para que, una vez analizada la realidad existente, conocido el “diagnóstico”, se tomaran medidas, se comenzara a aplicar de manera inmediata, pero meditada y desde la responsabilidad, el “tratamiento” adecuado a cada situación.

Un periodo intenso, en el que se han aprobado tres Presupuestos Generales del Estado- recordemos que el Gobierno socialista anterior dejó sin redactar el presupuesto 2012- e importantes reformas, necesarias para superar la, diría, “deconstrucción” (me apropio del término de Derrida y Heidegger) de una situación en la que todos los ciudadanos perdíamos a cada instante que pasaba.

Dos años, en los que hemos pasado de conocer qué es la prima de riesgo, y oír casi a diario la posibilidad de un rescate de España, a no preocuparnos por ello ante la incuestionable y reconocida mejoría económica de nuestro país y en la que, además, hemos sido testigos de la gran labor en exterior del Gobierno, que ha posibilitado la continuidad de fondos para sectores tan importantes como la agricultura y ganadería, para las zonas rurales, o el apoyo incuestionable a Canarias en las negociaciones del marco financiero plurianual 2014/2020, en la Unión Europea, su apoyo y reconocimiento, más si cabe, como región ultra periférica y su innegable necesidad de apoyo como territorio que encabeza la lista de desempleo juvenil.

Un tiempo en el que hemos visto como las principales obras realizadas en Canarias en general, y en la Palma en particular, se han llevado a cabo con fondos estatales. Así, la reforma de la paseo marítimo de Puerto Naos en Los Llanos de Aridane, la finalización del Parque de los Álamos en Breña Alta, el Tubo Volcánico de Todoque, la actuación en Puerto Espíndola que se acaba de iniciar y la importante obra que sigue realizándose, ya en la fase de saneamiento, en Santa Cruz de La Palma y que con un importe superior a 28 millones de euros supone la mejora del frente litoral, siendo la de las mayores inversiones por parte del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, área de costas, a nivel estatal en esta materia. Por cierto, justo es recordar que se ha asumido por el Estado la totalidad de la obra, aun cuando el Gobierno de Canarias era el responsable de la parte de saneamiento.

También, desde el Ministerio de Industria, Energía y Turismo, encabezado por José Manuel Soria, se ha puesto en marcha un Plan de Actuaciones Especiales cuyo objetivo es la dinamización turística y empresarial de la isla con medidas destinadas al incremento de rutas aéreas con la isla de La Palma, cuyos resultados ya se están notando en la isla. Además de ayudas destinadas a emprendedores y pequeñas y medianas empresas a nivel tecnológico o a la adquisición de vehículos eléctricos para las empresas turísticas.

Desde la responsabilidad de saber que si queremos resultados distintos, hay que tomar medidas diferentes, se han acometido importantes reformas, que obedecen, fundamentalmente, a la necesidad de poner fin al alto endeudamiento público, con aciertos tan relevantes como la puesta en marcha diferentes Planes de Pago a Proveedores o el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), con financiación estatal para que nuestras Administraciones paguen sus deudas a particulares. O con medidas también destinadas a favorecer el crecimiento de la actividad económica, como la importante Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, sentando así las bases para un mayor empleo. Reformas que también nos afectan a los cargos públicos e instituciones.

Se ha producido una reforma educativa, aprobada la semana pasada, desde el sentimiento compartido de que, como señala el Consejo Escolar de Canarias en el interesante y reciente informe “La realidad educativa en Canarias”, informe 2013 sobre la Enseñanza Universitaria, y señalé en mi intervención en el pleno del Senado, tal como se reseña por la OCDE, “aunque influyan otras variables, el nivel formativo condiciona tanto las posibilidades de conseguir empleo como las condiciones del mismo y que poseer un nivel de formativo alto protege en mayor medida a las personas”

Un texto que, manteniendo la ley aprobada bajo el mandado socialista, pretende incidir en los elementos fundamentales que se consideran necesarios para disminuir el abandono escolar, ilusionando a los jóvenes, incrementar la calidad de nuestro alumnado y entroncar la Formación Profesional con el mundo laboral. Una ley en que se recoge además, a través de la introducción de un apartado 3 en el artículo 9 de la LOE, de un elemento que será trascendental para la educación en nuestro territorio insular, para nuestros municipios rurales o poco poblados, para nuestras escuelas unitarias, al señalar como elemento garantizador de la igualdad de oportunidades que en los programas de cooperación territorial se tendrá en cuenta, como criterio para la distribución territorial de recursos económicos, la singularidad de estos programas valorándose especialmente el fenómeno de la despoblación de un territorio, así como la dispersión geográfica de la población, la insularidad y las necesidades específicas que presenta la escolarización del alumnado de zonas rurales.

Igualmente, importantísima aprobación esta misma semana de la Ley de Transparencia, que nos marca “deberes” a los poderes públicos, cargos e instituciones, necesarios para la claridad en el cumplimiento de las funciones para la ciudadanía.

En esta labor legislativa, la Cámara Alta, el Senado, ha tenido una importante contribución que se ha plasmado en enmiendas que han modificado los proyectos en aspectos fundamentales. Como sucederá en las normas en las que estos días seguimos trabajando. Entre ellas, la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración Local, o la Ley General de Presupuestos Generales del Estado, cuyo texto contempla un incremento importante en materia de becas, infraestructuras portuarias y aeroportuarias, bonificaciones en las tasas en aeropuertos, que, para Canarias, se aplican sobre las importantes bonificaciones aprobadas –recordemos que para La Palma, en concreto, se aplicaba mediante enmienda introducida por nuestro grupo parlamentario popular, en el Senado, una bonificación todos los días de un 50%, en concepto de día valle-, insuficientemente aprovechada y promocionada tanto por el gobierno insular como regional.

Por encima de todo, conscientes de la realidad existente y de la necesidad del ejercicio responsable de nuestras funciones, seguiremos poniendo todos nuestros esfuerzos en que, tras el balance del periodo que resta de legislatura, los resultados respalden la necesidad y el acierto de las medidas adoptadas.

María de Haro Brito. Senadora por La Palma

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share