Nov 27, 2013
0 0

Unos 85 escolares participan en una suelta de tortugas boba en Las Teresitas

Written by
Share

131127 Tortugas boba1Unos 85 escolares de los colegios Fray Albino, de El Toscal, y María Sarmiento, de Valleseco, participaron este miércoles en la suelta de dos ejemplares de tortugas boba (caretta caretta) que han realizado en la playa de Las Teresitas los miembros de la Fundación Neotrópico, en colaboración con el área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife y el Centro de recuperación de fauna silvestre “La Tahonilla”. El primer teniente de alcalde, José Ángel Martín, y la concejal de Medio Ambiente, Yuri Mas, fueron los encargados de devolver al mar estos ejemplares: uno de 4 años y 5 kilos de peso y otro de 10 años y 25 kilos de peso.

La Fundación Neotrópico devuelve al mar, cada año, más de 80 tortugas en Santa Cruz de Tenerife. Un miembro de la Fundación explica a los niños presentes en cada suelta qué les ha pasado a las tortugas para que hayan tenido que atenderlas. Previamente, éstas han sido recogidas con heridas y, después, curadas en “La Tahonilla”.

En su mayoría, los animales vienen afectados por las anillas de plástico que enlazan latas de bebidas. Al confundirlos con medusas (su principal alimento), intentan comerlos y muchas veces acaban con su cabeza o alguna extremidad trabadas. Las anillas de plástico llegan a amputar las extremidades o la cabeza de algún ejemplar.

José Ángel Martín alabó “el trabajo didáctico que realizan en esta Fundación, explicándole a los pequeños los peligros que podemos causar al medio ambiente”. “Con charlas como éstas, en los que los escolares son partícipes de la suelta, pueden ver qué efectos perjudiciales provoca la especie humana en el hábitat natural de muchas especies y así serán capaces de evitarlo en un futuro”, añade.

Por su parte, Yuri Mas incide en la importancia de que estas sueltas se publiciten. “Siempre se llama a colegios o a asociaciones vecinales o de la tercera edad”, explica la edil. Mas recuerda que “la parte didáctica es fundamental a la hora de ayudar a preservar el entorno natural”.

Los miembros de la fundación explicaron a los niños presentes que, aunque la tortuga boba existe desde hace entre 250 y 200 millones de años “no es hasta los últimos dos siglos cuando han empezado a tener problemas de supervivencia; ya que a partir de ese momento se ha notado la acción de la especie humana”.

Los pequeños pudieron tocar a las tortugas, antes de que volvieran al mar desde la arena de Las Teresitas. En un tono muy didáctico se les explicó que a la tortuga boba se le llama así porque cuando sale a flote a tomar el sol “se queda abobada”. Con una longevidad de entre 47 y 67 años, los ejemplares adultos miden en promedio unos 90 centímetros de largo y pesan unos 135 kilos.

Article Categories:
Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share