Oct 26, 2013
0 0

Educación

Written by
Share

En esta semana que termina han sido llamados a movilizarse los miembros de la comunidad educativa y la sociedad en general, contra el texto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa- LOMCE-, que se encuentra en tramitación en las Cortes Generales, y en concreto, en la cámara a la que pertenezco, el Senado, ahora en trámite de enmiendas.

Mucho se ha hablado, y se hablará sobre esta norma, que supone una modificación de la ley vigente en la actualidad en materia educativa, aprobada durante el gobierno socialista, en 2006, la Ley Orgánica de Educación –LOE-, como la cuarta ley que el Partido socialista ponía en marcha en esta materia, tras las llamadas LODE, LOGSE Y LOPEG.

Es importante recalcar que la norma que estamos tratando, en principio, no es una completa modificación del texto ahora vigente, sino que introduce variaciones en algunos artículos y añade contenido a la LOE en lo que se entiende debe ser mejorado a la vista de los resultados y datos contrastados sobre absentismo escolar, capacidades del alumnado y resultados escolares o abandono escolar temprano en nuestro país.

El texto en tramitación es acusado desde algunos sectores de “quedarse corto”, mientras que opiniones, también críticas, como la del Partido Socialista, se oponen a cualquier modificación, sin que, tan siquiera, en ocasiones, se ofrezca propuestas alternativas, anunciando una derogación inmediata de la norma que se apruebe, salga como salga -como la que practicó con la LOCE, cuya aplicación suspendió el gobierno socialista en 2004, tan pronto entró a gobernar- obviando la posibilidad de mejora del sistema educativo actual.

La situación de la educación en España también ocupa un lugar principal en la actividad que venimos desarrollando en comisiones en las cámaras legislativas. Así, esta semana que termina, en la Comisión de Educación y Deporte del Senado, se ha aprobado por todos los grupos políticos, con la abstención de CIU, a propuesta del Partido Popular, una moción que propone que conjuntamente con las Comunidades Autónomas, se estudie la inclusión de conocimientos de primeros auxilios, seguridad vial, autoprotección y emergencias, bien como contenido obligatorio bien como transversal en los programas de educación primaria o secundaria, o en el debate sobre el contenido del artículo 82.2, de la LOE, relativo a la escolarización de los niños de zonas rurales en municipios próximos, en los que en mi intervención destaqué que estamos ante competencias autonómicas; así como, el importante papel de las escuelas unitarias en Canarias.

Muchos, pensamos que en educación ha habido importantes avances en España, pero no suficientes, y que algunos aspectos deben ser modificados a mejor, que no podemos asumir que España, y en particular, Canarias, esté a la cola sistemáticamente en los diferentes estudios sobre las capacidades del alumnado, y que lejos de segregar, se trata de motivar a los estudiantes para que continúen en el sistema educativo, con una mejor regulación de los itinerarios, y donde tenga un papel relevante la formación profesional, más flexible, más práctica, dejando de ser un destino para los peores alumnos, y más encaminada hacia el mundo laboral, con un importante papel para la Formación Profesional Dual.

Pero de otros asuntos, diferentes a la norma que se tramita, se hablaba en los encuentros y manifestaciones convocadas, entre ellos, del sistema de becas, cuya función fundamental es la de facilitar el acceso a personas con escaso recursos económicos, sin olvidar su naturaleza de elemento motivador al estudio, incentivando al esfuerzo y a la continuidad en los estudios frente a las inasumibles altas tasas de abandono escolar.

Hemos oído en reiteradas ocasiones argumentos sobre un supuesto “recorte” en becas por parte del gobierno del Partido Popular. Y frente a ello, los datos económicos reflejan algo muy distinto. Así, el proyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2014, para becas destinadas a alumnos con problemas económicos, contempla una subida de un 21,5%

Si nos detenemos en nuestra Comunidad Autónoma, en el año 2012, el número de beneficiarios a quienes se les hizo efectivo el importe de las becas concedidas tanto en niveles universitarios como no universitarios, aumentó respecto al curso anterior. Así, en niveles no universitarios, el número de becas llegó a las 25.898, casi mil beneficiados/as más que en el curso anterior, con un importe que alcanzó los 36.231.195 euros, superando los 3 millones de euros de incremento respecto al curso 2010/2011.

En cuanto a niveles universitarios el número de becas ascendió a 15.711 por los 14.282 del curso anterior, incrementándose la cuantía total en más de 6 millones de euros, alcanzando más de treinta y nueve millones y medio de euros el importe total en estos niveles. Por el contrario, las becas denegadas disminuyeron en 3.390 alumnos respecto al curso anterior.

Esta semana, continuaremos con la tramitación de una Ley fundamental para el futuro de nuestra sociedad, en la que todos nos jugamos mucho. Esta vez en la Comisión General de Comunidades Autónomas del Senado, en la que tendrán la oportunidad de participar representantes de las mismas, ello, en la búsqueda de que, finalmente, tengamos el mejor marco normativo, ojalá que con el mayor consenso posible, para lograr el objetivo de contar con la mejor educación.

María de Haro Brito

Senadora por La Palma

Article Categories:
La Palma · Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share