Oct 12, 2013
0 0

Reflexiones sobre tercera edad y servicios sociales

Written by
Share

Nieves Rosa Arroyo

Consejera del Partido Popular en el Cabildo de La Palma y Concejal de Servicios Sociales en el Ayuntamiento de Los Llanos

Ahora que nos pasamos los días hablando, discutiendo y pensando en la crisis y en cómo salir de ella, quiero hacer un paréntesis y reflexionar sobre la tercera edad y los servicios sociales.

Con los avances de la ciencia, especialmente la médica, hemos conseguido alargar la vida de nuestros mayores. Pero, desgraciadamente no la calidad de la misma. La pirámide poblacional se ha invertido, y paralelamente, no hemos adoptado las medidas pertinentes para hacer que esa longevidad de vida, mantenga la dignidad necesaria, desde el punto de vista sanitario y humano.

La mayoría de las familias ven como objetivo para la vida de estos mayores, el ingreso en un Hospital de Crónicos o en un Centro Sociosanitario. La mayoría de veces, para ni siquiera ir a visitarlos y olvidándonos que la muerte es un evento en la cadena de la vida.

Al contrario, yo opino que debemos retomar los cuidados de los mayores en el propio hogar familiar, siempre que se pueda, reforzados por profesionales externos, “ayudando a ayudar”. Evitando muchos de los ingresos en los centros hospitalarios de referencia. Aún más en una isla como la nuestra, donde dependiendo de la zona donde vivas, existen desde esa simple órbita desequilibrios de todo tipo, por el mero hecho de las distancias.

Hasta hace apenas dos años, defendía esta posición desde una simple Consulta Médica. Ahora me ha tocado defenderla desde la atalaya política. Y estamos luchando desde Los Llanos de Aridane, concretamente desde el Área de los Servicios Sociales, para trasladar esta filosofía a la ciudadanía. Para ello, tenemos una Comisión Sociosanitaria Municipal, integrada por técnicos del Ayuntamiento y del Servicio Canario de Salud, interconectados. Desde ella, se intenta mejorar los problemas y la vida de Personas de la Tercera Edad y Dependientes, intentando en primer lugar, si se puede, hacerlo en su entorno familiar. De no ser así, se derivan los casos más graves, a los Centros Hospitalarios o Sociosanitarios existentes en la Isla.

Con esa experiencia local, aprovechando mi condición de Consejera del Cabildo del Grupo Popular, hemos logrado convencer al Pleno de dicha Institución Insular, para crear una Comisión similar con competencias para toda la isla. Espero, que en un breve plazo de tiempo, se apruebe definitivamente su reglamento y comience a funcionar adecuadamente.

Voy terminando con una serie de reflexiones o pensamientos que quiero compartir:

No hace falta ser un profesional sanitario para saber y entender que el cambio o internamiento hospitalario o residencial, ya supone un trauma importante para el acortamiento de la vida de los mayores.

Las Comisiones Sociosanitarias (Locales o Insular) están orientadas primordialmente, para intentar resolver o ayudar a las personas y familias con escasos recursos económicos, escasa red familiar o agotamiento de la misma por las circunstancias, conflicto familiar o incapacidad para resolver los mismos, y condicionada a que haya aceptación de la ayuda propuesta.

Es muy importante, al igual que en el ámbito Municipal, incorporar al Servicio Canario de la Salud, en la Comisión Insular, para que disponga que el personal sanitario y auxiliar destinado en los Centros de Salud pueda colaborar de forma puntual en las tareas de soporte a este perfil de familias.

Otro de los aspectos importantes de esta Comisión, sería la de colaborar con la Unidad de Cuidados Paliativos existente en el Hospital Insular de La Palma, y con el Hospital de los Dolores. La Comisión al tener unidos los ámbitos local e insular podría ayudar o colaborar en dichos casos tan importantes y duros para las familias y para la sociedad.

Concluyo: quizás me estoy haciendo tan vieja, que trato de defender a esa importante parte de la población. No es así, porque al amanecer de cada día, me siento joven para luchar por mi familia, mi compañero, mis hijos, y todos esos pacientes a los que he dedicado y dedico gran parte de mi existencia. Y ahora también a mis vecinos. Pero, nunca dejo de mirar en mi interior, y sueño con que algún día, pueda abrazar de nuevo a mis padres y seres queridos. Así dejo de sentirme vieja.

Article Categories:
La Palma · Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share