Oct 6, 2013
0 0

Fuerteventura premia a sus Distinguidos del Turismo

Written by
Share

El sector turístico de Fuerteventura ha tenido hoy su gran noche. El bello entorno de las Salinas del Carmen, en Antigua, ha acogido el acto institucional de entrega de los premios Distinguidos del Turismo 2013. Club Robinson (Playas de Oro), Playitas Resort (Playas de Plata), Lavandería Morales (Mención Honorífica) y Fuerteventura Rural (Mención Especial) recibieron el merecido reconocimiento a su trabajo durante décadas en un acto elegante y emotivo.

Varios centenares de profesionales y empresarios del sector acudieron al acto para arropar a los premiados. Intervinieron el presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, el consejero de Turismo, Blas Acosta, el presidente de la Asociación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Fuerteventura, Antonio Hormiga, y el alcalde accidental de Antigua, David Alberto Guerra.

Paulino Rivero señaló que “para crecer y mejorar tenemos que crear una mayor sensibilidad social hacia el turismo”, y en esta línea apuntó que “apostamos porque Canarias sea en 2020 una sociedad bilingüe”.

Confirmó que los planes de modernización de Fuerteventura (Corralejo, Costa Calma y El Castillo) “se van a realizar”. Se refirió además al esfuerzo que se viene realizando para diversificar mercados emisores y conseguir más conexiones y más plazas aéreas”.

Para acabar cuestionando sobre que si la naturaleza es nuestra fuerza turística, nuestra fuerza económica, ¿por qué arriesgar con experimentos que sólo nos aportan riesgos?”, en referencia a las prospecciones petrolíferas en nuestras aguas.

Mario Cabrera dijo que «no es fácil dar respuestas inmediatas, pero igual que demandamos participación al sector público en promoción o en gestión de conexiones aéreas e infraestructuras, es de justicia que la responsabilidad social se manifieste también en el empleo; además, tenemos que hacer lo posible para que cada vez sea mayor el gasto en destino y aumentar la presencia de productos locales en la oferta al visitante».

Blas Acosta explicó que «este año 2013 será un buen año turístico. El trabajo constante a pie de hotel o de chiringuito, el compromiso con la calidad de la oferta y los esfuerzos compartidos en promoción exterior son parte de este éxito; pero debemos dar un paso más: la sociedad de Fuerteventura necesita compartir este proyecto, ser parte de él. Por eso, insisto una vez más en que tenemos la responsabilidad social de crear empleo en nuestra isla».

Antonio Hormiga afirmó que «el patrimonio natural de la isla, como bien reflejan estas salinas, es un valor turístico que debemos aprovechar y explotar con decisión y respeto. Los premios que hoy entregamos tienen sentido y son posibles porque nuestro sector, los empresarios y profesionales que lo integran, hacen bien su trabajo, esforzándose cada día por mejorar la calidad del servicio».

David Alberto indicó que «contamos con muy buenas previsiones para el último trimestre de este año y para el primero de 2014. De hecho, los empresarios del sector hotelero y extrahotelero de Fuerteventura prevén que la llegada de turistas aumentará un 20% entre octubre de 2013 y abril de 2014”.

Explicó que recibimos con alegría el compromiso anunciado por las principales entidades bancarias españolas, que abrirán líneas de crédito especiales para las empresas que quieran acogerse al plan de renovación turística de Canarias. Se trata, sin duda, de un espaldarazo que necesita el principal sector de la economía canaria.

Pero, lamentó, “desaparece de las cuentas del Ejecutivo central una demanda histórica del municipio, fundamental para el desarrollo económico de nuestra localidad turística por excelencia, que cuenta con más de 16.000 camas, con un amplio tejido comercial y con una media de 460.000 visitantes anuales. Nuevamente se refleja la falta de sensibilidad con nuestro municipio, que espera desde hace más de veinte años por la materialización de esta vieja reivindicación de instituciones, empresarios, trabajadores y vecinos. Una vez más, incumplen sus promesas”.

El acto

La entrega de los premios Distinguidos del Turismo 2013 cumplió con las expectativas. Como en las ediciones anteriores (avenida de Tarajalejo y avenida del Saladar de Jandía), la elección del lugar tenía mucho de simbólico: el paisaje natural de Fuerteventura, más allá de sus playas, tiene un gran potencial turístico que debe ponerse en valor.

Las Salinas del Carmen ofrecieron una gran estampa que realzó el acto institucional. Los asistentes fueron recibidos con música ambiental y una recreación sobre la elaboración de la sal. Se proyectaron varios vídeos con intervenciones de destacados agentes turísticos internacionales y hubo una performance sobre la Luz de Mafasca.

Los premiados fueron subiendo al escenario a recoger sus galardones. El presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, entregó el premio Playas de Oro al Club Robinson, que recogió el director general y consejero delegado de Robinson Club para España y Portugal, Monti Galmés; el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, entregó el premio Playas de Plata al Playitas Resort, que recogió el director general de Playitas Resort, Stephan Meyvish; el consejero de Turismo, Blas Acosta, entregó la Mención Honorífica a Lavandería Morales, que recogió la gerente de Lavandería Morales, Bienvenida Morales; y el alcalde accidental de Antigua, David Alberto Guerra, entregó la Mención Especial a Fuerteventura Rural, que recogió el presidente de la asociación, José Santana.

Los premiados

 Playas de Oro para Robinson Club. El Club Robinson es hoy un modelo de negocio turístico internacional y una escuela de profesionales de la hostelería para Fuerteventura. Sin embargo, pocas personas recuerdan que el formato ‘Club Robinson’ –presente en todo el mundo- nació en Morro Jable, en 1974, de la mano del turoperador TUI.

La construcción del hotel original fue iniciativa de Catalina Rivero Hernández, su esposo, Andrés García, y su yerno, Rolf Bruns. En 1965 comenzaron a edificar, en medio de la nada, el Hotel Jandía Playa, cuya construcción terminó en 1968. Unos años más tarde, TUI asumió la gestión y creó el producto Club Robinson.

Cuatro décadas después de que TUI iniciase en el sur de Fuerteventura este producto turístico pionero, existen Club Robinson en once países. Una aventura empresarial internacional que nació en Morro Jable y que ha crecido con el sector turístico de la isla.

Pero Club Robinson también destaca por su implicación social en el municipio de Pájara. De sus instalaciones de Morro Jable y Esquinzo han surgido grandes profesionales cuya incorporación a otros proyectos ha elevado la calidad del sector en la isla. Además, ha contribuido al desarrollo de múltiples actividades sociales y culturales del municipio, estableciendo una relación muy especial entre este grupo turístico –liderado por TUI- y los vecinos y vecinas de Pájara.

 Playas de Plata para Playitas Resort. Playitas Resort es sinónimo de turismo activo. Es un referente europeo para equipos y deportistas profesionales que eligen este complejo para realizar su pretemporada. Sus instalaciones han crecido para dar el mejor servicio a quienes optan por combinar ocio y deporte en un entorno natural casi virgen y con un clima cálido y estable todo el año.

Quizá, su mayor virtud está en la diversificación de la oferta turística de Fuerteventura. Playitas Resort ofrece un plus de calidad y especialización al destino que armoniza con el producto de sol y playa.

Su esfuerzo para convertirse en un centro de entrenamiento único en Europa se ha visto recompensado con la fidelidad de sus clientes, pero también con reconocimientos como la elección de este complejo para la preparación de los atletas olímpicos suecos que participarán en Río de Janeiro 2016.

Cuenta con un campo de golf de 18 hoyos, una piscina olímpica, un gran gimnasio y un amplísimo elenco de actividades dirigidas al aire libre, desde ciclismo a zumba, tenis, pilates, vela o submarinismo.

Playitas Resort tiene su propio espacio en la oferta turística de Fuerteventura y, sin duda, ha mejorado la del conjunto de nuestro destino.

 Mención Honorífica para Lavandería Morales. Tras todo gran destino turístico hay una discreta industria que hace posible el servicio final al cliente. De hecho, la profesionalidad de estas empresas silenciosas es uno de los factores que determinan el grado de satisfacción de los visitantes. Un buen ejemplo de este trabajo discreto de calidad es Lavandería Morales.

Fue en la década de 1960 cuando Claudio Morales y su esposa, Nina Martín, crearon una lavandería para dar asistencia a la creciente industria turística de la isla.

Comenzaron su actividad en el barrio de Buenavista, de Puerto del Rosario. Una situación geográfica intermedia entre los dos principales núcleos de desarrollo turístico, Corralejo y Morro Jable. Este concepto marcó su estrategia empresarial: prestar servicio a lo largo de toda la geografía de Fuerteventura. De hecho, dos de sus primeros clientes fueron el Hotel Corralejo, en el norte, y el Hotel Casa Atlántica, en el sur.

Lavandería Morales se ubica hoy en la zona industrial de Risco Prieto. Entre sus clientes –de Fuerteventura, pero también de Lanzarote- se encuentran las cadenas Barceló, Iberostar, H10, Princesa, Seaside y Atlantis, entre otros. En la actualidad, emplea a casi cien trabajadores.

 Mención Especial a Colectivos para Fuerteventura Rural. La playa de España, y de buena parte de Europa, es Fuerteventura. Pero los valores turísticos de nuestra isla se extienden más allá de la costa: en su interior conserva un gran secreto turístico. La asociación Fuerteventura Rural lleva más de una década trabajando para ponerlo en valor e incorporarlo, con plenos derechos, a la oferta turística de nuestro destino.

Esta asociación se constituyó en el año 2000. Uno de sus primeros objetivos fue, y continúa siéndolo, la recuperación de los valores etnográficos, arquitectónicos y culturales de Fuerteventura. Estas huellas de la actividad humana en la naturaleza de la isla son pequeños tesoros capaces de atraer el interés de los visitantes y, con ello, generar economía con multitud de actividades complementarias.

Los establecimientos rurales -debidamente certificados- constituyen en sí mismos ejemplos vivos de tradiciones y oficios hoy en desuso, y son una puerta abierta a nuevas experiencias turísticas. Por ejemplo, la elaboración de piezas de alfarería o de gofio o de queso, la observación de aves y de estrellas, el senderismo o el aprendizaje de las técnicas de cultivo en gavias son ofertas a las que acceden sus huéspedes.

Article Categories:
Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share