Sep 23, 2013
0 0

Científicos de la ULPGC advierten de la manipulación “de todos los parámetros posibles” para “reducir los valores de riesgo e impacto” en el estudio de Repsol sobre perforaciones en Canarias

Written by
Share

La metodología del cálculo de riesgo utilizada por la multinacional Repsol en su Estudio de Impacto Ambiental para justificar las perforaciones petrolíferas frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura, “es muy fácil utilizarla sesgadamente para hacer tolerable cualquier actuación o explotación industrial en cualquier lugar, por muy protegido que esté”, advierte Jesús Cisneros Aguirre, doctor en Oceanografía Física, profesor de Contaminación Marina y Oceanografía Costera en la Facultad de Ciencias del Mar de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

El profesor resume que en documento además que “se han manipulado prácticamente todos los parámetros posibles con el único fin de reducir los valores de riesgo e impacto” ante un posible accidente contaminante en las prospecciones petrolíferas de Canarias.

El profesor e investigador de la ULPGC ha elaborado un informe sobre el tratamiento de los cálculos de probabilidad, modelización numérica, plan de vigilancia ambiental, y evaluación del nivel de riesgo, en el Estudio de Impacto Ambiental del proyecto petrolífero de la multinacional Repsol y sus socias, que será aportado en las alegaciones en las que trabajan distintas ONG’s y organizaciones sociales, junto a las instituciones de las islas.

El informe subraya una de las herramientas numéricas que utiliza Repsol para intentar justificar un supuesto bajo riesgo en sus actividades: “el análisis de riesgos ambientales se basa principalmente en el cálculo de la probabilidad del suceso accidental. Basta con obtener una probabilidad baja del suceso accidental, para que cualquier accidente pase por aceptable por muy catastróficas que sean las consecuencias y la zona afectada cuente con todas las protecciones ambientales posibles”.

Jesús Cisneros recuerda que “ejemplos de estos casos los tenemos a diario en los campos de las industrias más contaminantes, donde todas estas instalaciones han realizado, para la aprobación y el mantenimiento del proceso industrial, los análisis de riesgo de este estilo. El caso del DWH en el golfo de Méjico, el suceso de Fukushima, los recientes vertidos de crudo en Nigeria, y un continuo, largo y estremecedor elenco de accidentes que destruyen para siempre la calidad y los restantes recursos del área circundante a varios cientos y hasta miles de km de distancia, son claros ejemplos de la delicadeza y poca entidad que tienen los análisis de riesgo, si no están realizados con una comprobación objetiva de sus resultados”.

Manipulación de datos

En el estudio de los apartados analizados en este informe, “se comprueba cómo se mantiene la tónica general de estos estudios para justificar la instalación de las plataformas de sondeo, se han manipulado prácticamente todos los parámetros posibles con el único fin de reducir los valores de riesgo e impacto”.

Jesús Cisneros apunta además, “se llegan a valores tan ridículos, que una vez desenmarañados del enredado EsIA y mostrados con claridad, resultan totalmente absurdos e injustificables para cualquier ciudadano sin necesidad de ser un experto en la materia. Para cada parámetro se dan en el mismo estudio varios valores, para después sin una adecuada justificación seleccionar el más conveniente para rebajar el resultado del riesgo y del impacto”.

En este sentido los modelos de posibles riesgos y daños “están realizados por una empresa privada dependiente de las empresas petroleras, cualquier información adicional o aclaración sobre el modelo, sus limitaciones o certificaciones son imposibles y pasan obligatoriamente por el cliente que ha contratado sus servicios. Los coeficientes con los que opera el modelo son desconocidos y su validez bajo estas condiciones está en entredicho”, sentencia.

Escasa consistencia de la modelización

El estudio también advierte que en el EIA encargado por Repsol se desoyen las indicaciones de los organismos internacionales y nacionales con experiencia en el tema, como es el centro de experimentaciones CEDEX, dependiente del Ministerio de Medio Ambiente. Este organismo elaboró un informe haciendo unas recomendaciones sobre lo que debía corregir e incorporar el EsIA; casi todas las recomendaciones relevantes han sido desoídas. Para hacerse una idea de cómo se ha realizado el EsIA, el CEDEX recomienda que para que el estudio de probabilidad sea medianamente fiable sería necesario que se realicen “un mínimo de 730 simulaciones para cada escenario y pozo (…) Lo que viene a ser 2190 por cada pozo. Por cuatro pozos hacen un mínimo de ejecuciones de 8760 en total”, frente a los apenas 352 presentados en el EIA de Repsol, para todas las simulaciones.

Sobre medidas preventivas y correctoras, Jesús Cisneros señala en su informe “en el caso de blowout no hay manera “…de contener el derrame en la menor área posible”, como dice el EsIA. En mar abierto las barreras de contención no funcionan y solo se pueden realizar vertidos de dispersantes que no hacen sino aumentar la contaminación, con resultados efectivos más que dudosos, a lo que se añade que son productos potencialmente muy dañinos para el ambiente que todavía hoy no se conocen todos sus efectos a corto y largo plazo”.

Control de las plataformas

Jesús Cisneros subraya que es importantísimo organizar un sistema de telecontrol de todos los procesos de extracción y funcionamiento sobre todo de los que sean más susceptibles de producir contaminación, acompañado por un sistema de alarma en tiempo real, con sensores para cada parámetro contaminante colocados alrededor de cada plataforma y a lo largo de las costas para poder actuar inmediatamente en el caso de producirse cualquier tipo de contaminación. Los resultados del EsIA indican que un vertido llegaría en “dos días a las costas canarias” y no se puede perder tiempo para actuar. El EsIA propone como identificación de la contaminación “observaciones visuales en superficie” para alertar de los procesos de contaminación.

Article Categories:
Canarias · Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share