Ago 24, 2013
0 0

Una suelta de tortugas multitudinaria

Written by
Share

suelta tortugas abierta al público (2)Para dar respuesta a la enorme demanda de solicitudes particulares recibidas, la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo organizó esta semana una suelta de tortugas boba (Caretta caretta) abierta al público que contó con la asistencia de más de un centenar de personas en la Playa de Las Coloradas, en Morro Jable (Pájara).

La consejera del área en la institución y presidenta accidental en estos momentos, Natalia Évora, acudió a la cita y explicó que “la conservación del medio marino y la protección de las tortugas ha venido despertando cada vez un mayor interés entre la población de la Isla. Por ello, y atendiendo a todas las solicitudes recibidas, se organizó esta liberación que sirvió para convocar a todos los interesados y devolver al mar tres ejemplares de tortugas que, a su vez, habían llegado hasta nosotros gracias a la implicación de las personas que las localizaron y atendieron en primer lugar”.

Previamente a la suelta de los tres animales, tuvo lugar una visita a la Guardería de Morro Jable, donde la técnico de Educación Ambiental del Cabildo, Mónica Barrera, ofreció una charla que abordó temas como la situación de la flora, la fauna y el medio marino insular, la necesidad de participar activamente en su conservación, y especialmente la situación de la especie Caretta caretta, inmersa en estos momentos en un proyecto de reintroducción en Fuerteventura liderado desde el Cabildo Insular.

“El proyecto de reintroducción de la tortuga boba en Fuerteventura ha despertado la conciencia de la gente. Gracias a la participación ciudadana, cada vez son más los especimenes que podemos atender y recuperar en la Guardería de Tortugas. Desgraciadamente, la contaminación marina como son de manera especial los plásticos y los restos de artes de pesca que quedan sueltos en el mar, infringe graves daños a estos animales. Son muchísimos los ejemplares que nos llegan con aletas necrosadas al quedarse enredadas, o con graves daños causados por tragarse anzuelos”, relata Évora.

“En ocasiones en Fuerteventura, y también en otras gracias a la intervención del Centro de Recuperación de Fauna Marina de Taliarte, en Gran Canaria, es posible salvar la vida a los ejemplares heridos. Pero antes de los cuidados veterinarios, son las personas particulares, el personal de las empresas de ocio náutico y los pescadores quienes localizan y dan el aviso cuando aparecen animales heridos.Gracias a todos ellos este trabajo es posible, y es por eso también que desde el Cabildo dirigimos nuestra labor de educación ambiental a todos los sectores de la sociedad. Esta suelta de tortugas es un ejemplo de ello”, explicó la consejera insular de Medio Ambiente.

En el caso de las tortugas liberadas esta semana, se trata de tres ejemplares jóvenes de la especie Caretta caretta o tortuga ‘boba’ que fueron localizados en las últimas semanas gracias a la colaboración ciudadana y presentando diferentes patologías, como heridas en las aletas, deshidratación, enmallamiento o desnutrición.

Tras permanecer en la Guardería de Tortugas bajo cuidados veterinarios y atendidos por el grupo de voluntarios ambientales de la asociación Avanfuer que durante los meses de verano colaboran con el proyecto, las tres tortugas se fueron recuperando hasta alcanzar un estado de salud óptimo, que les permitiera desenvolverse con garantías de supervivencia en su medio natural.

La Consejería de Medio Ambiente traslada su reconocimiento y agradecimiento a la entidad afincada en Fuerteventura ICENAI (Instituto Canario de Estudios de la Naturaleza y Aplicaciones Industriales) cuyo compromiso con el medio ambiente le ha llevado a rescatar desde su embarcación hasta tres tortugas localizadas a lo largo del verano en aguas de Corralejo.

Recomendaciones en caso de tortugas accidentadas

De manera general, en caso de avistar una tortuga flotando en el mar se debe comprobar si está descansando o tiene problemas (lo indican síntomas como sequedad en su caparazón, algas incrustadas, heridas…).

Llegado el caso de manipular al ejemplar, no se le debe coger por el caparazón y, para moverlo, hacerlo siempre hacia delante. Hay que tener cuidado con su pico, uñas y aletas (en caso de mordedura, no tirar hasta que abra la boca). Una vez atendida, se debe dejar a la tortuga en un lugar fresco y preferentemente húmedo (con paños o toallas húmedas), y no darle de comer ni de beber hasta que el personal técnico llegue y recoja al animal. Para su transporte, se aconseja una caja de plástico acorde al tamaño del animal.

Si la tortuga se encuentre herida y es posible realizar primeros auxilios, se recomiendan los siguientes modos de actuación dependiendo de la patología que presente:

1. Petroleada.

Limpiar con un paño humedecido en aceite de cocinar los ojos, la boca y los orificios nasales, evitando que trague los residuos.

2. Aprisionada en redes o plásticos.

Estos materiales pueden provocar el estrangulamiento del animal o cortar la circulación de las extremidades originando la muerte de los tejidos. Si tiene algún miembro estrangulado por cualquier elemento (red, nailon, etc.), no cortar éste, ya que hace de barrera de patógenos.

3. Anzuelo tragado o nylon.

No liberarla con el anzuelo tragado pues moriría en poco tiempo. No tirar del anzuelo. Si sobresale el nylon de la boca, no cortar a no ser que esté enredado en el animal, y en tal caso dejar siempre un margen de longitud para evitar que se lo trague (20 cm.).

4. Caparazón roto o heridas abiertas.

Heridas producidas por choques con embarcaciones o hélices, aplicar Betadine en las heridas, cubrirlas con un paño humedecido en agua hasta que el personal del Cabildo la recoja.

5. En una playa y muerta hace tiempo.

Avisar a los servicios de Medio Ambiente o al 112.

En ningún caso se debe liberar una tortuga hallada hasta que sea inspeccionada por personal especializado, dado que el animal puede estar débil, infectado por parásitos, o quedarle restos de plásticos en el estómago. Actualmente, el Cabildo cuenta con la Guardería de Tortugas, localizada en el Puerto de Morro Jable, en cuyas instalaciones los especimenes son atendidos de sus heridas o enfermedades por una veterinaria especializada hasta su total recuperación.

Otras Medidas preventivas:

Para evitar que la contaminación pueda afectar a las tortugas y otros animales marinos es muy importante evitar residuos al mar, especialmente redes, anzuelos y plásticos en el mar, o también tomar medidas como cortar los plásticos de embalaje de las latas de bebida.

En las aguas de Canarias, recibimos la visita de al menos, cinco especies de Tortugas Marinas: la tortuga común o boba (Caretta caretta), la tortuga verde (Chelonia mydas), la tortuga carey (Eretmochelys imbricata), la tortuga golfita (Lepidochelys kempii) y la tortuga laúd (Dermochelys coriacea).

TORTUGAS MARINAS

En Fuerteventura, constantemente se registran casos de tortugas accidentadas y que son socorridas por parte del personal de Medio Ambiente del Cabildo de Fuerteventura. Muchas de ellas necesitan la intervención del personal del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Tafira, en Gran Canaria. Las causas más comunes de ingreso son los enmallamientos, ingestión de anzuelos y plásticos, las manchas de petróleo y las fracturas de caparazón.

La mayoría de las causas por las que se accidentan las tortugas están relacionadas con el hombre. Debemos ser conscientes y no tirar basuras o plásticos en las playas, o desde las embarcaciones, no abandonar trozos de redes en el mar, no comprar souvenirs o artículos fabricados con caparazones o restos de tortugas, no liberar tortugas que encontremos vivas con anzuelos, enmalladas o heridas y siempre, NOTIFICAR TODOS LOS VARAMIENTOS.

Article Categories:
Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share