Ago 12, 2013
0 0

Bañistas y agentes de Medio Ambiente colaboran en el rescate de dos tortugas ‘boba’ en El Cotillo

Written by
Share

tortuga juvenil accidentada cotilloLa participación de un grupo de bañistas en colaboración con los agentes de Medio Ambiente del Cabildo permitió salvar la vida a dos ejemplares hembra de tortuga ‘boba’ (Caretta caretta) que fueron localizados el pasado viernes en el litoral de El Cotillo (La Oliva), presentando diferentes patologías.

La primera de ellas fue encontrada en el entorno del Faro del Tostón, un ejemplar juvenil de dos kilos de peso que presentaba síntomas de necrosis en la aleta delantera derecha, posiblemente causados por enmallamiento en artes de pesca.

La segunda tortuga, un ejemplar de mayor edad y 16 kilos de peso, contaba con daños en el caparazón y una herida en el costado -achacable a un eventual ataque de depredadores marinos- y fue encontrada en la laguna conocida como El Río.

La rápida intervención de las personas que dieron el aviso, veraneantes que se encontraban en ese momento disfrutando de sus vacaciones, así como la actuación de los agentes de Medio Ambiente del Cabildo, permitieron resolver el caso con celeridad y trasladar a ambos especimenes al centro veterinario facultativo de Costa Calma, especializado en fauna marina accidentada.

Ninguno de los dos animales corre peligro por el momento –la primera tortuga podría incluso salvar la aleta-, aunque continuarán bajo cuidados veterinarios hasta su traslado a la Guardería de Tortugas de Morro Jable, donde permanecerán recuperándose un tiempo prudencial previo a su liberación definitiva en su medio natural.

Natalia Évora, consejera de Medio Ambiente del Cabildo, felicitó y agradeció a las personas que participaron en la intervención. “Una vez más, la participación ciudadana ha sido fundamental para localizar y atender a la fauna marina que aparece accidentada en el litoral y las aguas de Fuerteventura”.

“Llegados a este punto, son incontables los casos de animales que han conseguido salvar la vida gracias a la colaboración de la gente, no sólo bañistas, sino también pescadores, profesionales del sector turístico, surfistas, vecinos, etc. Son hechos todos que evidencian que la concienciación y la educación ambiental que ha emprendido el Cabildo desde hace muchos años ha dado sus frutos”, valoró Évora.

Esta estrategia sigue adelante, agregó, “puesto que desde Medio Ambiente organizaremos una suelta con grupos de personas cuando llegue el momento de devolver estas dos tortugas al mar, continuando así con nuestro programa de Educación Ambiental”.

Recomendaciones en casos de tortugas

De manera general, en caso de avistar una tortuga flotando en el mar se debe comprobar si está descansando o tiene problemas (lo indican síntomas como sequedad en su caparazón, algas incrustadas, heridas…).

Llegado el caso de manipular al ejemplar, no se le debe coger por el caparazón y, para moverlo, hacerlo siempre hacia delante. Hay que tener cuidado con su pico, uñas y aletas (en caso de mordedura, no tirar hasta que abra la boca). Una vez atendida, se debe dejar a la tortuga en un lugar fresco y preferentemente húmedo (con paños o toallas húmedas), y no darle de comer ni de beber hasta que el personal técnico llegue y recoja al animal. Para su transporte, se aconseja una caja de plástico acorde al tamaño del animal.

Si la tortuga se encontrara herida y fuera posible realizar primeros auxilios, se recomiendan los siguientes modos de actuación dependiendo de la patología que presente:

1. Petroleada.

Limpiar con un paño humedecido en aceite de cocinar los ojos, la boca y los orificios nasales, evitando que trague los residuos.

2. Aprisionada en redes o plásticos.

Estos materiales pueden provocar el estrangulamiento del animal o cortar la circulación de las extremidades originando la muerte de los tejidos. Si tiene algún miembro estrangulado por cualquier elemento (red, nailon, etc.), no cortar éste, ya que hace de barrera de patógenos.

3. Anzuelo tragado o nylon.

No liberarla con el anzuelo tragado pues moriría en poco tiempo. No tirar del anzuelo. Si sobresale el nylon de la boca, no cortar a no ser que esté enredado en el animal, y en tal caso dejar siempre un margen de longitud para evitar que se lo trague (20 cm.).

4. Caparazón roto o heridas abiertas.

Heridas producidas por choques con embarcaciones o hélices, aplicar Betadine en las heridas, cubrirlas con un paño humedecido en agua hasta que el personal del Cabildo la recoja.

5. En una playa y muerta hace tiempo.

Avisar a los servicios de Medio Ambiente o al 112.

En ningún caso se debe liberar una tortuga hallada hasta que sea inspeccionada por personal especializado, dado que el animal puede estar débil, infectado por parásitos, o quedarle restos de plásticos en el estómago. Actualmente, el Cabildo cuenta con la Guardería de Tortugas, localizada en el Puerto de Morro Jable, en cuyas instalaciones los especimenes son atendidos de sus heridas o enfermedades por una veterinaria especializada hasta su total recuperación.

Otras Medidas preventivas:

Para evitar que la contaminación pueda afectar a las tortugas y otros animales marinos es muy importante evitar residuos al mar, especialmente redes, anzuelos y plásticos en el mar, o también tomar medidas como cortar los plásticos de embalaje de las latas de bebida.

Article Categories:
Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share