Jul 20, 2013
0 0

Investigadores canarios buscan las mejores variedades de papaya

Written by
Share

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas del Gobierno de Canarias, a través del Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA), desarrolla actualmente estudios dirigidos a valorar y seleccionar las mejores variedades de papaya, así como a identificar su comportamiento agronómico en el archipiélago.

En el marco de estos estudios se ha creado un banco de germoplasma con una veintena de variedades diferentes procedentes de Filipinas, Costa Rica, Malasia, Sudáfrica, México, y Brasil, entre otros destinos.

Este banco pretende evaluar si éstas se adaptan a las condiciones de cultivo en Canarias, su producción y las características organolépticas de las mismas, que aluden entre otras cuestiones a la cantidad de azúcar y que determina que resulten más o menos agradables al gusto. Esto permite a los agricultores disponer de una mayor variedad para el cultivo y obtener frutos de mejor calidad comercial.

El objetivo de estos trabajos es seleccionar cuáles son las variedades más interesantes para el mercado y los consumidores, con el propósito de determinar los aspectos más destacables de cada una y dilucidar si, en el futuro, mediante técnicas de mejora genética, se podrían lograr cruzamientos de las que se consideren más óptimas, para obtener, a medio plazo variedades mejor adaptadas.

Para ello, los científicos estudian las características agroclimáticas de cada zona de producción y el comportamiento de las plantas en invernadero, centrándose en parámetros como la cantidad de frutos que generan, sensibilidad a determinadas plagas y enfermedades, y su respuesta a condiciones adversas.

Asimismo, se analiza la producción y características de la fruta también en postcosecha, es decir, desde que se recolecta hasta que ésta llega al consumidor, estudiando los efectos que tienen su introducción en cámaras frigoríficas y su posterior venta a temperatura ambiente.

La búsqueda de nuevas variedades que permitan ofrecer fruta con un aceptable contenido de azúcar –que el mercado ha convenido en determinar que debe superar 11, 5 gramos de azúcar por 100 gramos de fruta– representa el principal objetivo que debe alcanzar el productor para fidelizar así al consumidor, de ahí el interés por determinar el comportamiento de cada variedad en diferentes zonas de las Islas y la relevancia de establecer el calendario adecuado de cultivo.

El ICIA ha obtenido recientemente del Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria y Alimentaria (INIA) financiación para un proyecto de I+D denominado ‘Bases tecnológicas para una producción eficiente y sostenible de la papaya en climas subtropicales’, elaborado por técnicos del Instituto en colaboración con el Cabildo de Tenerife y la empresa Cultesa, y que cuenta con el apoyo de otras entidades del sector.

En el programa se plantea actualizar los conocimientos técnicos sobre la multiplicación, el manejo agronómico y la respuesta a las condiciones ambientales, utilizando variedades de referencia.

IMPORTANCIA DEL CULTIVO

La papaya cuenta en la actualidad con 310 hectáreas de cultivo en las Islas –de las que más del 90% se sitúan en invernadero y se localizan en Tenerife y Gran Canaria– y cuya importancia ha ido creciendo en los últimos años (231,3 hectáreas en 2008; 248,8 en 2009 y 284,9 hectáreas en 2010) La producción total en Canarias supera las 16.000 toneladas.

Se ha planteado en algunas zonas del archipiélago como un complemento a las producciones de plátanos, tomates y otros cultivos, destinados tanto a la exportación como al mercado interior, al tiempo que se desarrollan acciones de promoción y de prospección de mercados dirigiendo parte de la oferta al mercado peninsular.

Con el propósito de dar a conocer estas variedades a los consumidores y obtener información relevante sobre las preferencias de éstos, el ICIA ha organizado catas de esta fruta en el marco del Foro Cocinarte, promovido por la Universidad de La Laguna y celebrado en este municipio tinerfeño el mes pasado.

Para el desarrollo de esta actividad se seleccionaron seis variedades de entre una veintena, que el público pudo degustar y valorar a través de una sencilla ficha de cata. El procesado inicial de estos datos reveló, en ese caso, que una variedad originaria de Costa Rica y otra de Brasil, fueron las más apreciadas por los participantes en esta iniciativa.

Article Categories:
Canarias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share