Jun 29, 2013
0 0

Hoy puede ser un buen día

Written by
Share

Hoy puede ser un buen día para escribir un panfleto contra el Gobierno.

Hoy puede ser un buen día para echarte a la calle con tu bandera al hombro y una consigna en los labios.

Hoy puede ser un buen día para decirle que le amas, con un hermoso poema tuyo.

Hoy puede ser un buen día para empezar a escribir ese libro que hace años andas posponiendo, aunque no lo leas si no tú.

Hoy puede ser un buen día para comprometerte por los Derechos Humanos.

Hoy puede ser un buen día para empezar a detener todas las guerras y que los niños soldados puedan regresar al poblado y a las escuelas.

Hoy puede ser un buen día para echarte con tu hijo a la calle a parar un desahucio y arrojarle tu desprecio a la cara de los bancos.

Hoy puede ser un buen día para denunciar la ingerencia de las religiones en los asuntos de los estados y en tu vida sexual.

Hoy puede ser un buen día para evitar que sigan torturando a las personas y a los animales.

Hoy puede ser un buen día para ponerte un clavel en la boca y proclamar al viento que eres homosexual, o lesbiana.

Hoy puede ser un buen día para hacerle el amor, antes de que él/ella te lo proponga.

Hoy puede ser un buen día para acercarte hasta el Civil y poner un clavel rojo en la tumba de Pasionaria.

Hoy puede ser un buen día para hacerle una pintada al Corte Inglés y a sus jodidos trabajadores: por esquiroles.

Hoy puede ser un buen día para decidirte a hacer el Camino de Santiago, o el viaje a Cuba que nunca hiciste, esa escapada hasta los campamentos de los saharauis en Tinduf que siempre demoras.

Hoy puede ser un buen día para denunciar que él te pega, que pasa de ti, que no le abandonas porque no tienes dónde ir ni más curro que la puta casa y los hijos.

Hoy puede ser un buen día para pasar del coche y coger de nuevo la bicicleta.

Hoy puede ser un buen día para decirle a todo el mundo que estás hasta los cojones/ovarios del paro, del sindicato, del Gobierno, de la televisión autonómica, del monarca, de los comentaristas deportivos, de los periódicos de gran tirada, de las revistas del corazón, de las dietas milagrosas, de los libros de autoayuda, de la subida del IVA, del incremento del precio de las tasas universitarias y de la guagua; de los bonos basura, de la comida basura de los gobiernos basura, de los ERE, del alcalde, de los bancos buenos y de los malos, de la corbata y del traje. Que estás hasta los ovarios de las visitas del Papa, de las cagadas de los perros sobre los adoquines ayer teñidos con la sangre obrera, de los parquímetros, de los jóvenes marcados con el hierro de Niké, los desclasados que pasean por el Mundo la camiseta con la bandera de las barras y las estrellas, los números y los colores de los millonarios del Barcelona y del Real Madrid. Que estás hasta los cojones del cristo en las escuelas, de la tipa de Serrano que le regatea en el precio de un abanico a un negrata en Arenal, mientras hace tiempo para escuchar misa en San Ginés; de las colas de beatas en Medinaceli, del Día de la Banderita y del Cuéntame…

Hoy puede ser un buen día para echarte a la calle para decir, una vez más, que estás harto de la banderita monárquica y del general que defiende la unidad de la Patria, por encima de la Democracia, mientras a ti te hacen pagar los medicamentos y te quitan la ayuda familiar, te suben el precio de la bombona de butano…Que estás harta de las rebajas, de los Testigos de Jehová, del fulano que reivindica la autodeterminación para su pueblo -en tanto ingresa 190.000 papeles al año-, de los recortes en Sanidad, de los recortes en Educación, de las congelaciones salariales y de la pérdida de poder adquisitivo de los jubilados, de los putos suicidios.

Hoy puede ser un buen día para pedir que te desbauticen, para exigir justicia y reparación para las víctimas del franquismo, en Sol; para pedir la dimisión del Gobierno en pleno, para denunciar la Ley de Partidos, la Ley de Extranjería, la Ley Electoral, la Reforma Laboral, para denunciar el enriquecimiento del alcalde en el caso de la Playa de las Teresitas o con las Torres del Canódromo; porque suprimen la línea de guaguas de tu barrio, el servicio de tren; por las preferentes, porque ayer murió el presidente Chávez y hoy, probablemente, Intereconomía estará “enmierdando” su memoria; porque esta noche volvieron a robar en el bazar donde compras el periódico y el librito de papel para liar la maría.

Hoy puede ser un buen día para exigir que se procese y condene a todos los tiranos que ocupan y someten a otros pueblos, que se cierren todos los campos de concentración, todos los CIE; que los exiliados y los perseguidos puedan regresar a sus países de origen para labrar y reconstruir las tierras que hoy ocupa el invasor y que construyan escuelas donde hoy el soldado extranjero confina al activista saharaui o palestino.

Hoy puede ser un buen día para engendrar un hijo que de mayor, como tú, cuelgue la foto de El Che en su habitación y cante el ¡Ay, Carmela! y La Internacional, las canciones de Violeta Parra, de Víctor Jara y Paco Ibáñez con los compañeros en la Universidad y en las manifestaciones del Iº de Mayo, que lea a Neruda y a los poetas del treintaises, que haga pintadas contra el sistema, que ponga silicona en las cerraduras de los bancos los días de huelga, que llene el aire de las calles con gritos de…¡OTAN, NO!,¡BASES, FUERA!, que venda el Mundo Obrero en la facultad o en el trabajo, que se parta el alma en las calles por sus ideas, como Arturo, como Yolanda, como Carlos y aquellos chicos del setentaiseis.

Ángel Escarpa Sanz

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share