Jun 24, 2013
0 0

Artículo de Sergio Matos con motivo del fallecimiento de don Luis Cobiella.

Written by
Share

Con el fallecimiento de Luis Cobiella Cuevas, La Palma pierde a su último gran humanista del siglo XX. Heredero y transmisor de una corriente que enlaza con maestros de la categoría intelectual y humana de José Pérez Vidal o Juan Régulo, Luis Cobiella supo unir en su persona, como los antiguos hombres del Renacimiento, la pasión por las ciencias, las artes y las letras. Su desaparición deja un vacío enorme en la sociedad de Santa Cruz de La Palma, ciudad en la que trabajó con ahínco, creó con perseverancia y amó con generosidad.

En esta apresurada nota, conmovidos aún por la noticia de su muerte, es imposible obviar su extraordinaria calidad humana, su natural bonhomía, su absoluta falta de vanidad ante la magnitud de su obra y una sabiduría de la vida que estaba mucho más allá de sus vastos conocimientos adquiridos en los libros.

Hijo predilecto de esta ciudad, premio Canarias de Bellas Artes, Luis Cobiella recibió en vida multitud de reconocimientos, vio buena parte de su obra publicada y grabada y dio su nombre a uno de los institutos de esta ciudad. Y aún con todo, nos queda la sensación de que cualquier homenaje ha sido poco. De que es mucho más lo que la ciudad le debe a Luis Cobiella. Que quedamos en deuda con él. Perpetuar su memoria debe ser nuestro cometido desde hoy.

Sólo con mirar a las fiestas de la Bajada de la Virgen podemos hacernos una idea de lo que ha significado su aportación. Sin Luis Cobiella nuestras fiestas lustrales serían muy distintas a como las conocemos hoy en día. Su nombre figura ya por derecho propio junto a los grandes creadores de la Bajada como Juan Bautista Poggio Monteverde y Antonio Rodríguez López.

A su inmensa tarea creadora (poeta, compositor, dramaturgo, pensador) hay que sumar un ejemplar compromiso ciudadano como primer Diputado del Común, cargo que él vivió “como una gran responsabilidad, pero no una carga pesada”.

Mi particular abrazo emocionado a su inseparable Concha Capote, a sus hijas y a sus cuatro nietos, a todos sus familiares y a todos los que disfrutaron de su amistad y su magisterio, que son muchísimos. Los que hemos tenido la suerte de ser sus contemporáneos, jamás lo olvidaremos.

Sergio Matos Castro
Alcalde de Santa Cruz de La Palma

Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share