Jun 18, 2013
0 0

«Los «ricos» no pueden hacer un Plan contra la Pobreza»

Written by
Share

No pueden porque ello supondría ir contra sus propios intereses de clase, cosa a lo que no están dispuestos, e implicaría en realidad elaborar un Plan contra la Riqueza y los Privilegios, de los de su clase y amigos, porque es ahí donde está el problema y también la solución a la pobreza que sufrimos en Canarias. Los «ricos», ya lo saben ustedes, son nuestra clase política gobernante y esos empresarios amigos a los que se deben. Una clase política que en la figura de nuestra Consejera del ramo, doña Inés Rojas, después de llevar meses con el tan traído y llevado Plan contra la Pobreza va y dice que no se puede dotar de presupuesto hasta que no se sepa con qué dinero van a poder contar. ¿Cómo que con qué dinero? Señora Consejera, señores del Gobierno: ¿no saben ustedes que en Canarias ya se empieza a hablar de hambruna? ¿Cómo pueden frivolizar con este asunto como el que habla de buscar presupuesto para terminar una carretera? ¿Hace falta acaso que les recuerde que somos la región con los peores indicadores sociales de toda Europa en pobreza, paro, precariedad, paro juvenil, malnutrición infantil, Sanidad, Educación, acceso a la vivienda, servicios sociales, etc, etc.? Por no hablar de los «ricos», siendo también Canarias la región donde más crecieron las desigualdades sociales en los últimos cinco años según un reciente estudio del CES, esto es, donde los «pobres» fueron más y más pobres y los «ricos» los mismos de siempre pero cada vez más ricos.

Por eso, cuando leo lo que leo no puedo más que indignarme aún más de lo que ya estoy, viendo cómo se ríen de la gente sin el más mínimo pudor diciendo que no hay dinero. Curioso que además se agarren a la cuestión del déficit, curioso porque somos la CCAA que más controlado tiene el déficit de todo el país, siendo a la vez la más pobre. Pues endeudémonos un poco más carajo, que nadie les va a protestar por dedicar más presupuesto a la Prestación Canaria de Inserción, la única ayuda a la pobreza que hay en Canarias, a la que sólo dedican 19 ridículos millones de euros de un total de más de 6.300 millones. Por contra, tenemos más directores generales y altos cargos que cualquier otra Comunidad Autónoma en España, con unos sueldos que oscilan todos entre los 50 y pico mil euros anuales y los 80 y pico mil de don Paulino nuestro Presidente. ¿Les parecen justos y merecidos esos sueldos a razón de lo que están produciendo y de la realidad que vive el pueblo canario? O mejor preguntémoslo de otra manera: ¿para qué elegimos a nuestros gobernantes? Entiendo que para traer estabilidad, trabajo, prosperidad y bienestar a los ciudadanos, es decir, para gestionar de la mejor manera los recursos y las potencialidades de una comunidad. La teoría es así, en cambio, la realidad es que trabajo no hay por ningún lado ni ellos encuentran la forma de generarlo, tampoco hay alternativas, lo que sí hay son recortes, cargas, impuestos y sacrificios siempre a los que menos tienen y privilegios para ellos, y los culpables siempre son los de fuera, la globalización, la crisis, la insularidad, la deuda, el control del déficit, Rajoy. Así, por más excusas que pongan, una lectura en clave empresarial de la gestión de nuestros políticos daría como resultado una productividad muy baja y por consiguiente unos sueldos muy poco merecidos. Pero nuestros «representantes» políticos siguen empeñados en no ver esto y mantener sueldos y privilegios de cuando no había crisis y todo el mundo escapaba, y luego se preguntan por qué tienen tan mala prensa sus señorías. Por poner un caso concreto: ¿alguien me puede decir que el Alcalde de Santa Cruz de Tenerife, con el Ayuntamiento totalmente colapsado y la ciudad sumida en la pobreza, merece cobrar los más de 70.000 euros que cobra? Lástima que no esté ninguno al corriente del milagro de madrileño pueblo de Torrelodones, donde los vecinos decidieron tomar las riendas y hacerse con la Alcaldía y en pocos meses consiguieron recuperar más de 5 millones de euros recortando en sueldos, prebendas, protocolos y otros gastos superfluos. Y estamos hablando de un municipio de poco más de 20.000 habitantes, imaginen cuanto se podría optimizar el presupuesto en Canarias si nos pusiéramos a ello, empezando por los sueldos de nuestros políticos y terminando por eso que a cada poco comento y no me canso, el agujero negro de las tecnológicas en Canarias. Algo que ya denuncié en su día con las millonarias adjudicaciones que van a una empresa canaria por el 012, el 010, el Cibercentro y otros servicios informáticos pagados muchísimo más caros que en cualquier otra CCAA. No habría más que echar un vistazo a los presupuestos generales del Gobierno de Canarias o al BOC para ver cuanto dinero se sigue gastando en nuevas tecnologías, servicios informáticos y demás historias tecnológicas, ni que fuéramos California con el Silicon Valley. Señores del Gobierno… ¡qué somos pobres! Pero claro, a ver quién se atreve a protestar contra una adjudicación de estas. Te lo pintan todo muy bonito con jerga informática incluida para que no te enteres, te hablan de outsourcing, software, hardware, netpoints, hosting, TIC, te dicen que es imprescindible para estar al día y lo van repartiendo en partidas más pequeñas a lo largo de todo el año, y por ese agujero todo cuela. Sin ir más lejos y a modo de ejemplo, desde la Consejería de Educación el señor Pérez, lamentable con el asunto de los comedores de los colegios en verano, hace un mes sacó una licitación para una empresa tecnológica por más de 3 millones de euros para «mantenimiento de subsistemas informáticos de la Consejería», y hace unos días saca otra licitación a concurso por más de 14 millones de euros para otra empresa informática con el cuento de «desarrollo de servicios e infraestructuras para la atención a usuarios de los Centros Educativos no universitarios del Gobierno de Canarias en el ámbito de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y diversos suministros.» A todo esto yo me pregunto: ¿para qué tenemos entonces en el Gobierno de Canarias un Servicio de Comunicaciones e Informática que se lleva más de 12 millones de euros anuales, o una Agencia Canaria de Innovación, Investigación y Sociedad de la Información a la que van más de 57 millones de euros este año? Y este es sólo un pequeño detalle, si miráramos bien no quiero ni pensar lo que saldría de ahí. En fin, es lo que hay, los canarios somos verbeneros, o como reza un vieja cita anónima: «cada pueblo tiene los gobernantes que se merece».

Eloy Cuadra

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share