May 9, 2013
0 0

Villa de Mazo rinde homenaje a la poetisa Caridad Salazar

Written by
Share

Homenaje Caridad SalazarVilla de Mazo celebró este miércoles un acto de homenaje a la poetisa Caridad Salazar en la que fuera su casa natal ubicada en Monte Breña, la conocida como Casa Salazar, que hoy en día es un alojamiento de turismo rural.

 Durante el acto, conducido por el periodista Pedro Montesinos, los intervinientes destacaron la pasión de Caridad Salazar por el magisterio, la música, la pintura y la literatura, y se hizo un breve recorrido por su biografía y su obra.

 Caridad nació el 16 de agosto de 1869 en el barrio macense de Monte Breña y muy joven se trasladó con su familia a Costa Rica, donde fue la primera escritora en publicar cuentos y poesía para niños. Fue redactora de varios periódicos de la época y uno de sus libros, Robinson Tico, se convirtió en libro de texto oficial en los colegios del país centroamericano. Falleció en San José de Costa Rica el 26 de agosto de 1948.

 Participó en el homenaje Blanca Pérez, actual dueña de la Casa Salazar reconvertida hoy en alojamiento de turismo rural, y su marido José Manuel Robayna, que hicieron entrega a Virginia Robles y Alberto Berrios, descendientes de la homenajeada, de una réplica de la llave original de la casa.

 La música corrió a cargo del saxofonista Miguel López y de Jesús Méndez, que canto versos de Caridad.

 Al finalizar, se descubrió una placa en recuerdo de la poetisa y de su madre, la también escritora Juana Fernández Ferraz.

 Especialmente emotiva fue la lectura de varios poemas de la mano de Zaida Brito y Eduvigis Pérez, dos mujeres que también participaron recitando sus versos en otro homenaje rendido a esta autora palmera en 1960. En esa ocasión, se descubrió la placa conmemorativa que hoy cuelga en la fachada del Ayuntamiento y se dio el nombre de Caridad Salazar a una de las calles del casco urbano de Villa de Mazo.

 Varias décadas después, en el acto celebrado este 8 de mayo, quedó constancia de que los vecinos de Villa de Mazo han sabido valorar y respetar la figura de una mujer que, aunque nunca pudo regresar a la Isla que la vio nacer, siempre tuvo en su pensamiento a su gente y sus paisajes. En palabras de su nieta Virginia y de su bisnieto Alberto, Caridad “siempre suspiró por Monte Breña y por esta casa, por el paisaje que se veía desde su balcón”.

Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share