Abr 29, 2013
0 0

Receta para la Revolución, ‘sólo’ hay que…

Written by
Share

No quiero ir de gurú pero, probando, creo he dado con la receta para la revolución y que tengo el deber de compartirla ¿Preparada? ¿Listo? No, no hace falta papel y lápiz:

a “Las Izquierdas”, “de izquierdas”, etc…

hay que quitarles las ‘s’.

Sí, ‘sólo’ eso… Ya sé que parece una tontería, pero no lo es y te voy a demostrar por qué. En nuestros cerebros existen marcadores somáticos, marcos mentales que se evocan a través de las palabras, significantes (Por ejemplo, el que se forman uniendo las letras r-e-s-c-a-t-e) cargados de significados que no son estáticos. Existen bandos que, conscientes o no, luchan por invertir la polaridad de esa carga. El significado de “rescate” era salvavidas pero quién te intenta salvar la vida no te tira un ladrillo para que te hundas más (a no ser que hablemos de la patrullera de la Guardia Civil que mató a 7 personas en la costa de Lanzarote) y por eso la Troika ha intentado cambiar el significante, no decir “rescate” si no decir “préstamo en condiciones muy ventajosas”… demasiado tarde, sabemos que a quién van a rescatar otra vez no es a Chipre, es a los bancos, a Los Mercados.

Otras veces para ganar la batalla, es mejor cambiar el significante para obtener el significado deseado: “Crisis” era la palabra prohibida del Gobierno de los pseudosocialistas del PSOE y ahora el Gobierno de los corruptos del PP la prefiere a “estafa”.

Recortes, no ‘ajustes’… Violencia es dejar a la gente sin casa, no los necesarios escarches de la PAH… Seguro que se te ocurren más ejemplos de victorias en esta Guerra de Las Palabras, pero hay muchas derrotas porque este conflicto siempre ha sido desigual… hasta ahora. Frente a la neolengua de los Grandes Grupos de Propaganda, las redes sociales han ayudado a igualar las condiciones quitándoles la careta a discursos capaces de evocar los marcos en nuestros cerebros: “La propia palabra lo dice ‘matrimonio’, no puede ser entre personas del mismo sexo”….esa también la perdieron y la perderán en Francia.

Por eso, lo que propongo, es dejar de seguir diciendo “de izquierdas” “Las Izquierdas”… para pasar a decir en singular “la Izquierda”, sin eses… Nos hemos acostumbrado a decirlo en plural, quizá para dar cabida a todas las sensibilidades que hay en La Izquierda pero otros lo han aprovechado para dividirnos, para hacernos creer que podamos unirnos, y les hemos hecho el juego. Hemos ocupado ese espacio nuestro que son las redes sociales, con su mensaje. No es casualidad que haya pasado justo cuando ellos se han dado cuenta del poder de twitter, facebook…de que no se trata de un espacio virtual, de que traspasa los unos y ceros y se instala en nuestro cerebro, ese que llevamos a las plazas, ese que toma las calles.

Y ahora, quienes queremos lo mismo, perdemos demasiado tiempo en pelearnos entre nosotros, justo el tiempo que necesitamos para unirnos y acabar con esta estafa. Ellos lo saben y lo explotan, convirtiéndonos en agentes inconscientes de su neoliberalismo. Por eso, si le quitamos la ‘s’ y nos queda La Izquierda como significante, podemos cargarlo de unidad, de colectividad, de coalición… podemos centrarnos en un acuerdo de mínimos para crear un punto de partida en el que todo sea posible. Para recuperar el significado de Democracia y decidir entre todos, hacia dónde queremos ir; el límite está en nuestros cerebros y ahora sabemos que, con palabras, eso es lo mismo que decir que no hay límites.

¿Empezamos a cocinar juntos?

JOSÉ MANUEL CORRALES

Concejal de XTF- Por Tenerife en el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share