Abr 9, 2013
0 0

El Congreso abre un nuevo plazo de enmiendas al proyecto Antidesahucios del PP

Written by
Share

El Congreso ampliará de nuevo el plazo de tramitación del proyecto de ley Antidesahucios presentado por el PP como fusión de la propuesta del Gobierno y de la iniciativa legislativa popular, y permitirá la presentación de enmiendas a dicho texto hasta el próximo viernes, con la intención de celebrar una nueva sesión de Ponencia el próximo martes.

Tras reunirse durante más de hora y media, los miembros de la Comisión de Economía designados para negociar esta norma no han llegado a ningún acuerdo sobre los contenidos, más allá de su decisión de volver a presentar enmiendas al texto refundido, que los ‘populares’ enviaron el pasado viernes a la oposición y que todos los grupos rechazan.

Según han explicado fuentes del PP, este nuevo plazo se debe a la «falta de tiempo» para que la Mesa pudiera calificar y publicar el texto refundido, de tal manera que pasara a tramitarse en comisión. Por eso, ahora la intención es que el próximo martes, 16 de abril, se pueda celebrar una tercera y definitiva sesión de Ponencia y que ese mismo jueves o, a lo sumo, el martes 23, la tramitación culmine en la Comisión de Economía para poder remitir el proyecto al Senado, ya que también se ha rechazado volver a debatirlo en el Pleno de la Cámara baja.

No obstante, la oposición duda de que exista margen para poder modificar la propuesta llegada del Gobierno, por lo que ya anuncia que tras la publicación del proyecto de ley en el Boletín Oficial del Estado (BOE) retomarán sus acciones parlamentarias presentando nuevas iniciativas en línea con la dación en pago. Sí se podrían incluir, no obstante, algunas correcciones de errores o de cuestiones técnicas, pero probablemente no habrá cambios sobre lo ya anunciado por el PP en temas de mayor calado.

EL TEXTO ES «CLARAMENTE INSUFICIENTE»

Así, la diputada socialista Leire Iglesias ha afirmado que el texto, tal cual está redactado en estos momentos, es «claramente insuficiente» y «no da solución a nadie». «No podríamos apoyar nunca un texto como éste», ha añadido, avanzando que el PSOE insistirá en las enmiendas que ya ha presentado –tanto al proyecto del Gobierno como a la ILP– dado que en la redacción actual «no se ve el espíritu». «Quizás han incluido alguna coma o algún signo de puntuación», ha ironizado.

Por eso, su interés está en llegar a acuerdos en los temas que considera más importante, como son evitar las cláusulas abusivas, equilibrar el mercado hipotecario garantizando las cédulas a futuro, dar una oportunidad de reestructurar su deuda también a las familias que ya han perdido la vivienda, que se incluya la iniciativa ciudadana, y que haya una alternativa real de vivienda social más allá del fondo creado por el Gobierno con los pisos de las entidades financieras.

Además, Iglesias ha reiterado la necesidad de «paralizar todas las ejecuciones» mientras se debate esta normativa, reclamando que el Consejo de Ministros la apruebe este mismo viernes para dar margen al poder legislativo a negociar una «solución efectiva, y no parches».

BATALLAR HASTA EL FINAL

Por su parte, Joan Coscubiela, de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) también ha criticado que el PP y el Gobierno «parecen no haber entendido la lección y quieren volver a cerrar en falso el conflicto», además de considerar que hacen una interpretación «cicatera» de la sentencia del Tribunal de Luxemburgo sobre la ley hipotecaria española.

«El intento de cargarse la ILP es bastante evidente, y no son muy abiertos a aceptar propuestas del resto de grupos. Pero nosotros vamos a batallar hasta el final. Sea cual sea el resultado de este proceso continuaremos manteniendo vivas nuestras enmiendas con el texto de la ILP e incluso, si después no se aprobara, plantaremos batalla volviendo a presentar propuesta de ley en tanto en cuanto no se aborde una solución definitiva al problema dramático de estas personas», se ha comprometido, asegurando que su postura será «contundente pero dialogante».

También el portavoz adjunto de UPyD, Carlos Martínez Gorriarán, se ha mostrado tajante en la postura de su grupo: «No vamos a aceptar que una serie de reformas técnicas, por muy interesantes que sean, sustituyan al verdadero problema», ha proclamado, en referencia a propuestas como la moderación de los intereses de demora, las subastas extrajudiciales o los cambios en las tasaciones.

Sin embargo, a su juicio el texto es «insuficiente» y sería «increíble» que se renunciara a esta oportunidad para solucionar el problema cuando «hay herramientas legislativas de sobra para hacerlo». Así, ha precisado que los cambios irrenunciables para la formación magenta pasan solucionar el problema de la liquidación de las deudas impagables mediante la dación en pago «u otras fórmulas».

Para Gorriarán ,lo «fundamental» es dar una «solución definitiva a las deudas impagables» a través de procedimientos del tipo del concurso de acreedores. «Hemos hecho propuestas y otros grupos también. De momento, el Gobierno se ve que está lejos de esas posiciones pero somos optimistas y creemos que, a base de insistir, se podrá conseguir. Si el Gobierno consigue pactar una ley en esos términos la apoyaremos. Si no, no», ha zanjado.

EL TEXTO ES UNA «DECEPCIÓN»

Lourdes Ciuró, de CiU, ha resumido su opinión sobre el texto en la palabra «decepción», tanto porque «no recoge la ILP ni en su espíritu ni en su alma» como porque «se ha negado la avocación a Pleno». No obstante, ha asegurado que su grupo seguirá «luchando para que el texto dé respuesta a las necesidades de los ciudadanos» mediante la presentación de enmiendas que «adapten mejor la sentencia europea al texto legislativo, que no da la protección que debería»; y ha reiterado la petición de que, mientras tanto, se suspendan las ejecuciones para evitar «fallos contradictorios».

El portavoz económico del PNV, Pedro Azpiazu, también ha puesto en duda que en el texto de los ‘populares’ se haya incluido alguna de sus propuestas, por lo que siguen estando «igual de en contra» que hace una semana, aunque dado que «ahora parece que tienen cierta voluntad de negociación» espera que se pueda concretar esa disposición en avances. No obstante, ve a su formación bastante lejos del Gobierno y cree que «el texto esté bastante cerrado y haya poca posibilidad de incorporar cosas importantes».

Olaia Fernández Davila (BNG) ha expresado su «absoluta insatisfacción» con un texto que «lamina por completo la ILP» y, aunque ha reconocido que algunos cambios «mejoran la ley actual aparentemente» ha advertido también de que «no habrá quien pueda asumir» los requisitos exigidos. Rafael Larreina (Amaiur) también cree que la propuesta del PP «no resuelve nada» y ha insistido en la necesidad de paralizar los desahucios mientras se llega a un acuerdo, recuperar las peticiones de la ILP y dar respuesta a los deudores de buena fe.

«EL CONSENSO NO ES UN FIN EN SÍ MISMO»

Por su parte, el portavoz económico del PP en el Congreso, Vicente Martínez Pujalte, ha defendido que el texto incorpora medio centenar de propuestas de la oposición «en espíritu o parcialmente», y ha asegurado que su grupo busca «el mejor texto posible» con un equilibrio entre la mejora de las posibilidades de reestructuración de la deuda, el cumplimiento de la sentencia del TJUE y la protección del sistema hipotecario de tal manera que «se pueda acceder a la vivienda en el futuro».

Tras recordar que ésta es la primera vez que se negocia una modificación «sustancial» de la legislación hipotecaria, Martínez Pujalte ha matizado que «el consenso no es un fin en sí mismo» por lo que, aunque la «voluntad» del PP es conseguir acuerdos con la oposición, su objetivo real es «atender a la situación dramática de muchas familias y evitar cláusulas abusivas en los contratos».

Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share