Feb 13, 2013
0 0

Bruselas pide etiquetar el origen de los productos comercializados

Written by
Share

La Comisión Europea ha pedido este miércoles que sea obligatorio informar en el etiquetado del país de fabricación de los productos no alimentarios comercializados en la Unión Europea, ya sean extracomunitarios o no, con el objetivo de mejorar su trazabilidad y reducir los casos de fraude o falsificación.

El vicepresidente del Ejecutivo comunitario y responsable de Industria, Antonio Tajani, ha explicado que esta propuesta responde a la necesidad de «armonizar» las normas sobre calidad y seguridad de los productos, poner en pie de igualdad a todas las empresas y ofrecer a los consumidores la información más completa.

Tajani ha subrayado que se trata de nuevas normas que, de recibir el visto bueno del Consejo y de la Eurocámara, «no serán discriminatorias y se aplicarán igual a las marcas europeas y a las extracomunitarias», por lo que no atentan contra las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Además, según ha destacado el comisario, «permitirán vigilar daños a la salud de nuestros ciudadanos, incluso si son graves» y reforzar los controles sobre el fraude y la falsificación, en especial sobre las fronteras exteriores.

«Se podrá rastrear mejor el origen de los productos peligrosos y evitar que lleguen al mercado», ha destacado, por su parte, el comisario de Salud y Consumo, Tonio Borg.

El Ejecutivo comunitario propone la fórmula ‘Made in ..’ (‘Fabricado en ..’) para identificar en el etiquetado el origen del producto, que, en el caso de artículos cuyos componentes procedan de distintos lugares, será el lugar en donde se haya producido el «ensamblaje», según ha indicado Tajani.

Por ejemplo, se podrá etiquetar como fabricado en un país de la Unión Europea un artículo cuyos elementos procedan de terceros países si el producto final se ha elaborado en la UE. Las marcas europeas podrán elegir entre ‘Made in EU’ (‘Fabricado en la Unión Europea’) o en el país en cuestión para señalar el origen en el etiquetado.

Los cambios que defiende la Comisión también afectan a las obligaciones de todos los actores de la cadena, desde el fabricante hasta el vendedor final, pasando por los intermediarios, porque «todos tienen una responsabilidad muy clara», ha advertido Tajani.

Otro objetivo de la propuesta es «simplificar» los procedimientos de notificación de productos peligrosos, reducir la carga burocrática y reforzar la cooperación entre las autoridades competentes nacionales para contar con un mejor sistema de vigilancia.

El responsable de Consumo, Toni Borg, también ha destacado que las modificaciones en la legislación comunitaria «evitará solapamientos» y facilitará el trabajo de los inspectores en cada Estado miembro, además de permitir prohibir de manera «permanente» artículos permanentes, frente a los vetos anuales renovables que permite la legislación actual.

Article Categories:
Europa

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share