Ene 23, 2013
0 0

Inaugurada la estación de la red de observación del clima y el cambio climático ClimaDat

Written by
Share

Se ha inaugurado en el Mirador de La Peña, en El Hierro, la estación de la red de observación del clima y el cambio climático ClimaDat, situada en el pico de Malpaso. Esta estación es uno de los ocho puntos elegidos para formar parte de la red de medición del clima y el cambio climático.

La principal parte instrumental del proyecto se encuentra en el pico de Malpaso, el punto más elevado de la isla, con 1.500 metros de altitud. También se situará instrumentación en el vivero forestal y el helipuerto, así como, en posteriores fases, en la zona donde crece la laurisilva en la cara norte de la isla. ClimaDat utiliza instrumental científico y aparatos de última generación, algunos de ellos desarrollados específicamente para este proyecto, que generan datos de alta precisión en tiempo semirreal y que serán de libre acceso para la comunidad científica y el público en general.

Conocer el clima que nos envuelve es el primer paso para tomar decisiones y así conservar la riqueza que nos rodea. Es precisamente por ello por lo que la red de medición ClimaDat se completará con acciones divulgativas y educativas, una parte importante de las cuales la constituirán los puntos de información que se establecerán en los espacios naturales elegidos por los científicos del proyecto. En el caso de El Hierro, un punto de información itinerará por la isla con el objetivo de implicar a la población local en la lucha contra el cambio climático y en la protección del clima y los ecosistemas únicos de la isla, conforme al espíritu de Reserva de la Biosfera y al actual proyecto de geoparque de El Hierro.

Paralelamente, también podrá visitarse la web climadat.es y el blog blog.climadat.es, que comparten la filosofía de educación y divulgación sostenible que engloba el proyecto.

Además de El Hierro, el resto de estaciones se situarán en tres parques naturales en Andalucía, el de la Sierra de Grazalema, el del Estrecho y el de las sierras de Cazorla, Segura y Las Villas; uno en Cataluña, el del Delta del Ebro; dos en Galicia, el de Baixa Limia – Serra do Xurés y el de O Invernadeiro; el de Valderejo en Álava, y un parque regional en Ávila, el de la Sierra de Gredos.

El Hierro, sensor ideal del cambio climático

Después del site inaugurado en el Parque Natural del Delta del Ebro el 25 de mayo de 2012, la Reserva de la Biosfera de El Hierro es el lugar elegido para la construcción e instalación del segundo site dentro del proyecto ClimaDat. En El Hierro, un paisaje donde continuamente se producen interacciones e intercambios de flujos de energía, ClimaDat estudia precisamente aquellas interacciones que ocurren pero que difícilmente pueden ver nuestros ojos.

La isla de El Hierro es la más occidental del archipiélago canario. Con tan solo 28 kilómetros de longitud por 14 de anchura, cuenta con una orografía muy escarpada que alcanza los 1.500 metros de altitud y que desciende hasta un amplio valle fértil en su cara norte. La orografía condiciona el clima de cada zona de la isla, pero son las nubes las que juegan un papel clave. A la isla llegan desde el Nordeste vientos alisios cargados de humedad que se encuentran con una barrera debido a la orografía de la isla, viéndose obligados a ascender por las laderas de las montañas. El ascenso de los vientos acaba provocando su condensación y la formación de una especie de mar de nubes. La presencia continuada de nubes bajas provoca la denominada lluvia horizontal; es decir, las nubes en contacto con la vegetación provocan que esta vaya empapándose y goteando continuamente. Situados bajo un árbol veremos cómo gotean sus hojas, formándose pequeños riachuelos; en cambio, si nos movemos unos pocos metros fuera del alcance de las nubes, en la otra cara de la montaña, encontraremos un terreno seco y polvoriento.

Debido a la orografía de la isla, a los vientos alisios y a la formación del mar de nubes, encontramos frondosos bosques tropicales de laurisilva entre los 800 y 1.300 metros de altitud en la cara norte de la isla, a diferencia de la cara sur, que recibe vientos secos y es mucho más árida y seca. En El Hierro, al igual que en el resto de las Canarias, se hallan numerosas especies endémicas, es decir, exclusivas de la isla.

La atmósfera contiene varios gases de efecto invernadero derivados de la actividad metabólica de los seres vivos. Pero la actividad humana ha hecho aumentar la concentración de estos gases en la atmósfera, perdiéndose así el equilibrio y acelerando el calentamiento global del planeta. Estos gases intervienen directamente en el metabolismo del ecosistema en conjunto, y por ello es importante estudiarlos, tal y como hace ClimaDat, para saber en qué estado de salud se encuentra cada zona, qué cambios presenta y a qué se deben dichas diferencias.

En la isla de El Hierro influyen numerosos fenómenos climáticos complejos que presentan gran variabilidad espacial (desde escala planetaria hasta local) y temporal (desde siglos o décadas hasta días o incluso horas). Un ejemplo de esta red de procesos climáticos interrelacionados es el anticiclón de las Azores, que podría alargarse en dirección sudeste adentrándose en el continente africano. Si este fenómeno se produjera podría provocar una menor humedad relativa de los vientos alisios y la condensación del vapor de agua a mayor altura. Los bosques de laurisilva, dependientes de este vapor de agua, se desplazarían a altitudes cada vez mayores, y la salud y las actividades humanas también podrían verse afectadas.

ClimaDat obtendrá datos que permitirán analizar la evolución de este frágil pero esencial equilibrio entre ecosistemas y clima que modula el funcionamiento de la Reserva de la Biosfera de El Hierro tal y como la conocemos hoy.

Información actualizada y de libre acceso

Los datos recogidos en todas las estaciones de muestreo serán de libre acceso para toda la sociedad y la comunidad científica, y estarán abiertos a la colaboración con otros grupos de investigación internacionales. Los datos serán mostrados a partir del segundo semestre de 2013 en el portal web de ClimaDat, donde además el usuario podrá consultar información sobre el proyecto y disfrutar descubriendo los entresijos que envuelven la problemática del cambio climático y el clima en general.

España, uno de los estados líderes en monitoreo del clima

La investigación que se realizará y su estructura de observación se convierten en una iniciativa pionera a escala mundial. La red ClimaDat estudiará las interrelaciones entre los sistemas climáticos y los naturales, proporcionando una imagen climática única del territorio español, que recibe influencias atlánticas, mediterráneas y subtropicales. Todas ellas pueden sufrir cambios susceptibles de influir en el clima de nuestro territorio. Los datos obtenidos constituyen una poderosa herramienta para aplicar iniciativas de futuro que mejoren el planeta y, además, podrán ser utilizados para evaluar de forma precisa el balance de gases de efecto invernadero a escala local y regional. Por ello las estaciones de la red ClimaDat se convierten en un sensor ideal para conocer la evolución y el impacto climáticos, permitiendo anticipar políticas efectivas de mitigación y adaptación.

IC3, un centro dinámico de investigación del clima

El IC3 es un organismo público sin ánimo de lucro con sede en Barcelona y que forma parte del programa de Centres de Recerca de Catalunya (CERCA) de la Generalitat.

El equipo del IC3 está formado por científicos de varias nacionalidades, con una media de edad de 30 años y especializados en distintas áreas científicas. La proyección internacional del centro, junto con la dedicación y experiencia de sus científicos, convierten al IC3 en un centro único en esta área del conocimiento, lo que se refleja en una producción científica de alto nivel.

Su principal objetivo es generar nuevo conocimiento sobre las incidencias del clima y, en particular, sobre la interrelación entre los procesos físicos y biológicos, con los más altos estándares de calidad y un enfoque regional especialmente centrado en el área mediterránea. A todo ello hay que añadir investigación de vanguardia, educación y desarrollo de aplicaciones y herramientas para la evaluación de riesgos climáticos actuales y futuros.

Article Categories:
Canarias · El Hierro · La Palma · Lanzarote

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share