Nov 3, 2012
0 0

El negocio del agua

Written by
Share

Presenciamos en estos días como, nuestra Isla, se ve agraciada por la caída de la bendita lluvia. Quizá, siendo sincero, ya algunos, incluyéndome el primero, estamos cuestionando o, mejor dicho, quejándonos ante dicha situación pues, en tan sólo unos días, ha llovido más que en todo el año pasado.

Nadie duda de la necesidad que presentaban nuestros campos, tenían que “beber”, alimentar nuestros cultivos y dotar, además, a los ganaderos del ansiado forraje para sus animales pero, tampoco, es menos cierto que, estas lluvias ya están ocasionando, algún que otro daño, destrozo, en nuestro agro, precisamente por la zona este de La Palma.

Asimismo, conocemos que, inclusive varias casas, localizadas en el término municipal de Tazacorte, se han derrumbado, bien por la incidencia de la propia lluvia en la zona o por la caída de piedras procedentes de un risco próximo en el que se ubicaban.
En definitiva, mucha agua y que, como viene siendo habitual, nos da esa “estampa”, la de barrancos de nuestra Isla corriendo y, por lo tanto, desaprovechándose, para no variar, todos los años, ese recurso natural tan fundamental y escaso como es el agua, máxime en un territorio insular.

Sigo cuestionando, en muchos aspectos, la labor que se ha hecho al frente del Consejo Insular de Aguas, desde antaño, en esta Isla. Sigo apelando, reivindicando, un verdadero Plan de Infraestructuras Hidráulicas que impulse obras que, en esta materia, son cruciales para La Palma.

Estoy cansado, como el resto de ciudadanos, que se vendan, a bombo y platillo, la construcción de determinados embalses y que, después no se ejecuten, no se “mantengan” en los presupuestos, ni se les dote de partida económica alguna. También, me mosquea y, mucho, dicho sea de paso, que se retrase tanto la puesta en funcionamiento, plena, de la Balsa de Barlovento y la gestión tan nefasta que se ha hecho en torno a este asunto.

De lo contrario, mientras… algún que otro “cacique”… que ve en el agua, precisamente, su principal fuente de ingresos, a pesar de que es un bien que, debería ser público, de uso y disfrute de todos y cada uno de los palmeros, seguirán estando muy contentos.

Ante la parálisis manifiesta que tiene la clase política, siempre los caciques seguirán llenando la “alcancía de cerdito” a costa de todos los palmeros.

Jafet Barreto es presidente de Alternativa XXI
www.jafetbarreto.com

Article Categories:
Contar · Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share