Oct 25, 2012
0 0

Aznar pide ante Rajoy reformar el modelo para frenar las “amenazas” de Mas

Written by
Share

El expresidente del Gobierno José María Aznar ha cargado duramente este miércoles contra la “deslealtad”, el “chantaje” y las “amenazas” del presidente de la Generalitat, Artur Mas, por pretender ahora “romper los términos del acuerdo democrático para buscar la secesión y el conflicto”. Por eso, ha dicho que “quizás” ha llegado el momento de abordar una reforma del modelo de Estado que permita tener un Estado “más ordenado, más eficiente, más justo” y que “reafirme los principios de la España constitucional”.

“España no se va a romper. Y añado, para los que juegan irresponsablemente con las cosas importantes, que España sólo podría romperse si Cataluña sufriera antes su propia ruptura como sociedad, como cultura y como tradición. Cataluña no podrá permanecer unida si no permanece española. Quien piense que sólo está en juego la unidad de España se equivoca. Antes de eso, está en juego la integridad de Cataluña”, ha proclamado Aznar.

El exjefe de Ejecutivo ha lanzando este duro discurso durante la entrega del Premio FAES de la Libertad 2012 al Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, un acto al que ha asistido el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy y varios exministros de Aznar como Ángel Acebes, Eduardo Zaplana y Pío Cabanillas, así como los exsecretarios de Estado Ignacio Astarloa y Gabriel Elorriaga.

También han acudido la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y su sucesor, Ignacio González; la alcaldesa de Madrid, Ana Botella; la presidenta de Aragón, Luisa Fernanda Rud; el portavoz de Exteriores del PP en el Congreso, José Maria Beneyto; los diputados Pablo Casado y Cayetana Álvarez de Toledo; y la presidenta de la AVT, Ángeles Pedraza.

REIVINDICA LA TRANSICIÓN

Aznar ha abierto su intervención reivindicando el pacto constitucional que se plasmó en la Transición democrática, especialmente cuando, según ha dicho, “se quiere extender la falsedad de un supuesto fracaso histórico de España y se hace de esta falsedad la coartada para la ruptura”. A su entender, el acuerdo democrático entre españoles significó la integración “respetuosa” y el “anhelo de convivencia” frente a “las tensiones de disgregación” y la “ebullición fraticida”.

A renglón seguido, ha recordado tres cosas “esenciales” a su juicio acerca de la experiencia histórica de España, empezando por subrayar que una de las doce estrellas bordadas en la bandera de Europa es española, y no “por causalidad” sino porque los españoles supieron “conquistar” su libertad, en 1977 celebraron sus primeras elecciones democráticas, hicieron una Constitución “de todos” y, en 1986, pasaron a formar parte de la UE.

Y ha aprovechado para resaltar que es una idea “desmentida” por los hechos la de que existe un “acoplamiento natural entre el nacionalismo y el europeísmo” cuando son “conceptos opuestos”. El acoplamiento, ha proseguido, se produjo hace mucho y fue entre el europeísmo y el constitucionalismo español.

ROMPER CON LA CONSTITUCIÓN, PUERTA DE SALIDA DE EUROPA

“La Constitución fue nuestra puerta de entrada a Europa. Romper con la Constitución es, para quien lo haga, la puerta de salida de Europa”, ha proclamado, para añadir que el problema del nacionalismo no es solo con España ni es solo con la Constitución española, sino que “su problema es con el Estado de Derecho, con la sociedad abierta, con la diversidad, con la globalización”.

En segundo lugar, el expresidente del Gobierno ha querido desbaratar la “trampa dialéctica” que, en su opinión, consiste en afirmar que la Constitución es un texto escrito a “capricho” de quienes la defienden. “Se falsifica la historia a conciencia para tratar de sostener ese engaño, con el agravante de que se falsea una historia que los nacionalistas conocen bien porque han sido parte de ella, y parte importante, además”, ha exclamado.

Por eso, ha dicho que lo “mínimo” que se podía esperar a cambio del pacto histórico “complejo y costoso”, era “lealtad al consenso”. Pero se ha quejado por haber obtenido “deslealtad con la democracia y con la ley”. “Llámese deslizamiento, o centrifugación, o desarticulación”, ha enfatizado, para afirmar rotundo que bajo “amenazas de todo tipo” el nacionalismo pretende ahora “romper los términos del acuerdo democrático para buscar la secesión y el conflicto”.

“SE AMENAZA CON INTERNACIONALIZAR UN SUPUESTO CONFLICTO”, DENUNCIA

Es más, ha denunciado que “se amenace con internacionalizar un supuesto conflicto, llevándolo a no sé sabe qué instancia internacional” y que se “chantajee con la utilización de un cuerpo armado autonómico en un proceso secesionista”, así como que se insista en “contraponer la legalidad constitucional a la democracia”. “Y todo esto lo hacen quienes exigen ser reconocidos como moderados”, ha exclamado, para añadir que él no participó en la Guerra de Sucesión junto a leales a Felipe V.

Tras asegurar que la deslealtad debe pagarla “quien es desleal”, el expresidente del Gobierno ha asegurado que es “indispensable reconstruir desde su base un proyecto nacional real” que devuelva el país al camino del progreso. Según ha añadido, hay que reformar el modelo de Estado para “reafirmar lo principios de la España constitucional”.

Para Aznar. España no es una nación “identitaria o nacionalista” sino una nación “plural, compleja e incluyente”, con una voluntad permanente de “integrar a todos”. En su opinión ese esfuerzo integrador tiene que ser un factor de fortaleza y de confianza, “no un factor de debilidad ni un motivo de frustración”. Por ello ha indicado que es necesario “terminar con el debilitamiento y con la frustración”.

“Asumir las exigencias recíprocas del consenso y de la convivencia, sí, asumir el precio de la deslealtad, no. La deslealtad debe pagarla quien es deleal”, ha recalcado, para pedir -Rajoy le escuchaba en primera fila– reconstruir “desde su base un proyecto nacional real” que devuelva al camino del progreso y “un proyecto político, que es donde se apoya todo lo demás”.

Tras insistir en que hay que reformar el modelo para reafirmar los principios de la España constitucional, Aznar ha subrayado que la soberanía sigue residiendo en el pueblo español, del que “emanan y emanarán siempre y en todo caso los poderes del Estado. “N podemos hacer dejación de España. No debemos hacerla”, ha enfatizado.

VARGAS LLOSA: CONTRA EL NACIONALISMO

Al recibir el premio de manos de Aznar, el escritor Mario Vargas Llosa ha hecho un duro discurso contra el nacionalismo, que ha definido como “una ideología autoritaria y reñida con la libertad”. “El nacionalismo no está hecho de ideas y de razón sino fundamentalmente de pasiones y de instintos”, ha proclamado.

Tras asegurar que el nacionalismo es el mayor problema de España y la “cultura de los incultos”, Vargas Llosa ha subrayado que se trata de una “amenaza” que no debe permanecer. “Preservemos esta unidad irrompible con su diversidad y, sobre todo, haciendo que nunca más en la historia futura de España esas dos palabra que ahora están unidas, España y la libertad, vuelvan a separarse. Que ellas sigan siendo el adverso y el reverso de una sola moneda”, ha concluido.

Al término del acto, Vargas Llosa ha estado conversando con Esperanza Aguirre, que ha dicho compartir los argumentos del escritor sobre el nacionalismo.

Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share