Oct 9, 2012
0 0

Crónica de un regreso: Garrote Vil.

Written by
Share

Sin duda, de los acontecimientos del rock combativo canario más destacados del año (no asevero rock mundial…aunque para much@s tiene tanta importancia o más que la nueva gira de los Rolling Stones…), es el regresado de los míticos Garrote Vil. Y por la puerta grande; volviendo a ocupar el espacio que ninguna otra banda ha podido remplazar. Y es que por originalidad, arraigo y contundencia, nos encontramos ante una banda casi de culto, pero desgraciadamente poco estimada (aunque cada vez más) en su tierra, pero con gran reconocimiento fuera de éste Archipiélago. Pues entre las proezas de éstos veteranos, figura haber sido los primeros que se embarcaron en una exitosa gira que les llevó por Cuba y Venezuela, no sin antes recorrer todas las Islas y la Península Ibérica, gracias al apoyo y proyección dada por la primera compañía discográfica independiente, Discos Suicidas (1), compartiéndose catálogo con bandas como Distorsión, RIP, MCD, Los Dalton, Brutal Thin, Piperrak, Subversión X, Eskorbuto, El Último que Zierre o Reincidentes. 

Si en algo se ha caracterizado Garrote Vil, ha sido en reivindicar sin censuras los ideales de libertad de expresión y antifascismo que les ha hecho ser, por los acomodados del sistema la banda de rock más odiada de Canarias, pues realmente nunca pasan desapercibidos ni son indiferentes. O crea gran simpatía y gustan bastante, o hacen aflorar la miseria humana y caciquismo que aún pervive en éste dagnificado y expoliado pueblo canario. Pues un mensaje contundente de lucha y resistencia nunca ha sido comercial, motivo de la autenticidad y grandeza de éstos militantes del rock internacionalista, donde su mensaje traspasa fronteras y nos acerca a cualquier lucha por la igualdad, libertad solidaridad y justicia de cualquier pueblo del mundo.

No es fácil clasificar el género musical de éstos virtuosos músicos, pues si un entendido crítico musical ha definido al cantante Ramón como el Jello Biafra (cantante de los norteamericanos Dead Kenedys) canario, que aunque nunca ha sido una banda de punk convencional (al menos la de los cuatro acordes estilo Ramones) en su momento representaron la élite del punk-rock canario junto a bandas como las tinerfeñas Guerrilla Urbana o Ataúd Vacante… pero el estilo que mejor les define es “hardcore vil” estilo personal donde se puede ver cierto paralelismo en su primera época a la banda madrileña TDK (pioneros del punk español en el año 1982 cuando se llamaban Espasmódicos) pero con toques de genuino metal, y últimamente, con cierto toques “death” en ésos registros guturales que el gran cantante sabe sacar de sus entrañas.

Hace unos años, cuando ya estaba anunciado el regreso de la banda en el consolidado festival norteño “Cebollinazo Rock” (2), un dramático accidente de circulación de uno de sus miembros paralizó el acontecimiento hasta éstas fechas. No sin pasar por otras vicisitudes, y superar toda dificultad con constancia y buen criterio, como sustituir a miembros que dejaron la formación, tras ocho años ha llegado el esperado regreso, y como el “ave fénix” que resurge de sus cenizas, lo ha hecho con más experiencia, energía y entusiasmo que nunca.

No habiendo sido de los primeros seguidores, o como en el argot vil se diría, “brigadista”, pues en el año de su creación, 1991, no sabía de su existencia, fue hace dos décadas, en el reivindicativo año 1992, cuando llegué al Instituto del antiguo B.U.P., escuché una de sus maquetas, y luego adquirí el histórico disco de vinilo recopilatorio “Viva Canarias Libre de Cualquier Estado”, donde compartían canciones con los guienses Potaje de Perros, los aruquenses Malformaciones Kongénitas y los tinerfeños A.S.C.O. (Asquerosa Sociedad Capitalista Opresora)…éstas dos últimas bandas también en activo y con buena salud musical.

Como anécdota, sin saber que la emblemática tienda de música de Las Palmas de Gran Canaria “Psicorock” perteneció en la última época al polifacético cantante de la banda, recuerdo haber estado allí mientras se reproducía el resultado de la grabación y remezcla de su primer CD “De Sol a Sol… desolación”, recién llegado, teniendo ésa primicia… pues habiendo grabado anteriormente para Discos Suicidas “Encrudo”, ésta fue en casette (o como solíamos decir K7) pues la primera etapa de la banda fue en ése formato ido a menos, pero al igual que los vinilos, conserva un sonido especial difícilmente imitable en la era digital. Y de esta maqueta se hizo una edición en la Argentina por parte de “Lutín Disquera” de Buenos Aires… plataforma de grandes bandas actuales.

Pero superar los XX años de historia no ha supuesto para Garrote Vil anclarse, todo lo contrario, han regresado más renovados y con nuevos bríos, más que nunca, teniendo muy presente las nuevas tecnologías y redes sociales. (3)

Habiéndolos presenciado en directo en la etapa anterior, lo que supuso un documento inolvidable (lo grabé y conservo como una reliquia) fue verlos en pleno apogeo, telonear junto a la banda aruquense antes mencionada a los vitorianos Soziedad Alkohólika en el colegio Fernando Guanarteme de Gáldar, el once de febrero de 1995.

Hacer una crónica detallada de los dos primeros conciertos del regreso, en la Sala Duke´s el 31 de Agosto y la sala Central Park el 28 de Septiembre en el Centro Comercial Gran Chaparral (ambas en Playa del Inglés de san Bartolomé de Tirajana) sería condensar lo que pretende ser una somera referencia a tal acontecimiento, no encontrando en la Real Academia Colonizadora de la Lengua todos los términos que puedan expresar tan buenas sensaciones, emociones y adrenalina que sólo se puede vivir en un concierto en vivo de Garrote Vil, pudiendo constatar la grandeza de una gran puesta en escena, compenetración de la banda, siempre arropada por fieles amig@s y brigadistas, donde surge una química especial en cada pieza de un repertorio reivindicativo más vigente que nunca en éstos tiempos, con la espontaneidad y capacidad que el cuarteto grancanario sabe ofrecer, dejándose la piel sobre el escenario con buena sintonía e implicación del público, que se convierte en la quintaesencia de la banda. Toda una lección de entrega, vocación musical, compromiso social, energía, ilusión, simpatía e ingenio…pues nunca falta dosis de humor, siempre “buen rollo” en cada concierto. Todo un espectáculo con el listón a la altura de cualquier gran banda de rock que se precie.

Sobra más detalles para recomendar fervientemente no perderse los próximos conciertos, para poder comprobar “in situ” la grandeza de una leyenda viva del rock reivindicativo canario.

Por ello, Garrote Vil no necesita grandes presentaciones, ni tener que recurrir a bandas teloneras para salir al escenario, pero mantienen intacta la humildad necesaria para afrontar el duro reto de volver a ser la referencia musical que nunca han abandonado. 

Ante ello, afronta el regreso a la Isla majorera el próximo viernes 12 y sábado 13 de Octubre, completando su participación en el Festival Rock Solidario de Lanzarote (4), evento que deberá ser multitudinario, y que dejará huella en la isla de los volcanes…No hay mejor comparación dado el caso de Garrote Vil con la fuerza, energía y calor de un volcán, apunto de erupción.

El comienzo de una nueva etapa del rock reivindicativo canario está en marcha, paso a paso, al golpito, siempre en la brega. Veinte años de trayectoria no es nada en cuanto a lo que está por venir, con proyectos de nuevos trabajos musicales, giras mundiales, o lo que se tercie.

SALUD, FUERZA , HONOR…¡REVOLUCIÓN! Y LARGA VIDA A GARROTE VIL.

Gualberto Ancor Gil Molina

(Brigadista de Garrote Vil)

Article Categories:
Contar · Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share