Oct 9, 2012
0 0

Amnistía Internacional La Palma estará el sábado 3 de noviembre en Santa Cruz de La Palma para decir NO a la pena de muerte.

Written by
Share

Con ocasión del 10º aniversario del Día Mundial contra la pena de muerte, que se celebra mañana 10 de octubre, Amnistía Internacional pone de manifiesto la tendencia mundial hacia la abolición de la pena capital.

Hoy en día más de 140 países, dos tercios de todos los del mundo, dicen no a la pena de muerte. Y cada año más países renuncian a ejecutar. Los países que aplican la pena capital se han reducido en más de un tercio en comparación con la cifra de hace 10 años. En aquel momento, se registraron ejecuciones en 31 países, frente a los 23 de 2010 y los 20 de este último año.

A finales de 2012 se examinará y se someterá a votación en la Asamblea General de la ONU una cuarta resolución sobre una moratoria del uso de la pena de muerte como un nuevo paso en el camino hacia su abolición. En la primera, de diciembre de 2007, se incluyó una vez más la cuestión de la ena capital en la agenda mundial, y desde entonces varios países han considerado la posibilidad de eliminarla. La Asamblea General aprobó posteriormente otras dos, en 2008 y 2010, y también han salido adelante resoluciones o declaraciones reiterando la misma petición en organismos y conferencias regionales.

Un grupo de irreductibles

Sin embargo, aún quedan países en los que la pena de muerte es una realidad. En 58 de ellos este castigo es legal y eso significa que más de 20.000 personas están a la espera de ejecución en el mundo.

Entre los países que ejecutan, hay un grupo de cinco irreductibles que aglutina el 90% de las ejecuciones.

Se trata de China, con miles de ejecuciones cada año -no hay datos concretos ya que las informaciones relacionadas con la pena de muerte se consideran secreto de estado y revelarlas puede conllevar cárcel-; Irán, donde se han producido al menos 182 ejecuciones oficiales hasta septiembre de 2012, 35 de ellas en público, y se tiene sospecha de otras 100 más no confirmadas. En este país se ejecuta a menores y a personas acusadas de adulterio y sodomía; Irak, donde en lo que llevamos de año se han llevado a cabo al menos 96 ejecuciones, muchas de ellas tras procedimientos judiciales irregulares y tras confesiones obtenidas bajo tortura; Estados Unidos, único país del continente americano que sigue aplicando la pena de muerte, con 30 ejecuciones en lo que va de año. Además en Guantánamo, el gobierno intenta que se imponga la pena de muerte a quienes comparecen ante comisiones militares; cuando los detenidos deberían ser sometidos a juicios justos ante tribunales independientes o puestos en libertad; y Arabia Saudí, que en 2011 ejecutó al menos a 82 personas, triplicando el número de ejecuciones con respecto al año anterior.

El caso de Siti Zainab Binti Duhri Rupa

En Arabia Saudí los procedimientos judiciales a menudo incumplen las normas internacionales sobre juicios justos, raras veces se permite a las personas acusadas contar formalmente con asistencia letrada y en muchos casos no son informadas sobre la marcha del proceso. Pueden ser declaradas culpables sin más pruebas que confesiones obtenidas mediante coacción o engaño.

Los trabajadores y trabajadoras migrantes procedentes de países pobres de África o Asia sufren de forma especial las consecuencias de estas irregularidades. No conocen el idioma, ni tienen parientes a los que recurrir, ni recursos con los que hacer frente a los procesos.

Este es el caso de Siti Zainab Binti, empleada doméstica indonesia, que en el año 2000 fue condenada a muerte. Fue detenida en relación con el homicidio de la persona para la que trabajaba. Durante el interrogatorio policial, “confesó” el homicidio. Sin embargo, durante el proceso, no contó con garantías jurídicas. No tuvo abogado ni asistencia consular y ni siquiera pudo entender la sentencia.

Amnistía Internacional pide que se conmute la pena de muerte de Siti Zainab Binti, así como la de todas las personas que están esperando su ejecución en Arabia Saudí, con miras a la abolición total, a través de su centro de activismo on line: www.actuaconamnistia.org

Amnistía Internacional se moviliza

Activistas de la organización se movilizan en al menos 37 ciudades, para mostrar su rechazo frontal a la pena de muerte, una violación del derecho humano a la vida. El período de movilización se inicia el 10 de octubre, día mundial contra la pena de muerte, y finaliza el 30 de noviembre, con la celebración de la Jornada Ciudades por la vida.

Los activistas realizarán actos, mesas redondas y diversas actividades para recabar apoyos contra este brutal castigo y para mostrar su apoyo a las personas condenadas.

Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share