Oct 3, 2012
0 0

Prácticas sostenibles y autosuficiencia para el futuro de la ganadería de El Hierro

Written by
Share

El futuro de la ganadería en Canarias dependerá de prácticas sostenibles y de una tendencia a la autosuficiencia con el cultivo de diversos forrajes adaptados a las condiciones de suelo y el uso de maquinarias que optimicen su producción. Es la principal conclusión de un estudio de investigación llevado a cabo durante los últimos tres años por un equipo multidisciplinar de investigadores pertenecientes a distintos organismos que se presentó hoy miércoles, 3 de septiembre, en el Valle del Golfo a los ganaderos y ganaderas herreñas.
La profesora de Agronomía de la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, María del Pino Palacios, y el catedrático de Edafología y Química Agrícola de la Universidad de La Laguna, José Manuel Hernández, fueron los encargados de explicar los pormenores de este estudio ante la presencia de la directora del Área de Medio Natural del Cabildo de El Hierro, María Jesús Molina, y el presidente de la Cooperativa de Ganaderos de El Hierro, Miguel Angel Casañas.
Ambas entidades herreñas participan en este proyecto financiado en gran parte por la Agencia Canaria de Investigación y que cuenta con la colaboración del Cabildo de Gran Canaria, el Instituto Canario de Investigaciones Agrarias (ICIA) y las dos universidades canarias y cuyas conclusiones ya se han presentado en diversos congresos sobre suelo a nivel nacional e internacional.
Tal y como explica María del Pino Palacios, el estudio surge a petición de los propios ganaderos de El Hierro “con los que ha sido un placer trabajar debido a su alto grado de concienciación ambiental” y sus resultados beneficiarán a todo el sector ganadero en Canarias.
Se ha llevado a cabo un estudio de los distintos tipos de suelos, clima y los forrajes que mejor se adaptan a los mismos y nivel de producción.
El pasto elefante o Maralfalfa se muestra como un cultivo ideal para zonas costeras (a no más de 300 metros), con altas temperaturas y suelo menos fértiles debido a su alta capacidad de producción en kilos, pero debe compatibilizarse con la producción de forrajes más ricos en proteínas como es el caso de la alfalfa, la zulla o el pasto de Sudán. Este último, productivo también en invierno, cuando la producción de maralfalfa desciende por las bajas temperaturas.
El la finca experimental del Cabildo de El Hierro en Frontera se cultiva la maralfalfa. Con este estudio, se ha probado a introducir nueva maquinaria que facilite el corte, soplado y picado de la producción con el objetivo de disminuir el coste en mano de obra de este producto, así como el novedoso uso de riego enterrado, según explicó la profesora.
En las medianías de la isla también deberá optar por la diversificación en suelos que son de por sí más húmedos y fértiles con los tradicionales “pastos de siembra”.

Article Categories:
El Hierro

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share