Ago 3, 2012
0 0

Alberto Vázquez Figueroa ofrece una solución barata y efectiva para la crisis del carbón

Written by
Share

SB-Noticias.- El novelista y periodista, Alberto Vázquez Figueroa, hace alusión en los micrófonos de Radio San Borondón, al problema del carbón nacional, que afecta a miles de mineros avocados a engrosar las listas del paro. El afamado escritor afirma que en el subsuelo español, entre Asturias y León, hay cuatro mil millones de toneladas de carbón, de las que se obtendría una cantidad ingente de energía.

Es por ello que no entiende cómo las compañías eléctricas, que ingresan miles de millones al año y que ahogan al consumidor con los continuos aumentos en la factura, importen dicho mineral de países como Sudáfrica o Colombia para ahorrarse 20 euros por tonelada. En su opinión, deberían renunciar a ese mísero ahorro y apostar por la minería española, ya que de lo contrario, lo único que se conseguirá es agravar el mayor problema de este país, el paro, y desperdiciar los miles y miles de millones de kilovatios que subyacen en nuestras minas.

Vázquez Figueroa considera además que el principal problema del carbón reside en el mal estado que adolece el sector, que se ha quedado atrasado y sigue funcionando como hace un siglo. Y es que todo el dinero que se ha destinado a golpe de subvención para su modernización no ha culminado con su objetivo, ya que se ha perdido en los bolsillos de algunos empresarios y políticos. Es por ello que la minería no ha mejorado.

Figueroa propone además un modelo alternativo al actual, en lo relativo a la obtención de energía a través de este mineral, que lograría abaratar los costes, gestionar mejor los recursos y sobretodo evitar el gran número de despidos.

Este sistema que ha diseñado implicaría que el carbón se quemase dentro de unos hornos especiales en el interior de la mina, con lo cual no habría que sacarlo de la misma para triturarlo y luego enviarlo a centrales eléctricas situadas a largas distancias. Dichos hornos estarían completamente cerrados y resultarían muy baratos, ya que se aprovecharían las galerías profundas ya existentes para su construcción. Al mismo tiempo, se utilizaría una tubería de unos 600/700 metros de profundidad, por la que se enviaría agua. Gracias a este salto de agua, al situar una turbina en la parte inferior de la misma se producirían 3kW de potencia por m³. El agua entraría posteriormente en los hornos, que se mantendrían entre 1000 y 2000 grados de temperatura, por lo que inmediatamente se convertiría en vapor. Con la inmensa cantidad de vapor obtenida, que subiría a 700 °C por otra tubería hasta la superficie, se produciría aún más energía. A continuación, dicho vapor se condensaría, se convertiría nuevamente en agua, que se reutilizaría para iniciar otra vez el ciclo. Simultáneamente a todo este proceso, hemos de contar con el aire que se inyecta en los hornos para mantener el fuego. Dicho aire se enviaría desde la superficie a través de generadores. Una vez que se halla en el interior, a aprox. 700 metros profundidad, alcanzaría los 700 °C, y a esa temperatura buscaría la forma de salir al exterior, donde la temperatura sería de unos 20°C. La diferencia entre temperaturas provocaría lo que se conoce como efecto de conversión, que provocaría que el aire subiera a grandes velocidades. Aprovechando esta velocidad, se turbinaría y se volvería a generar electricidad.

En total, el diseño cuenta con tres puntos de electricidad y no habría necesidad de sacar el carbón. Hoy en día todas las minas están conectadas a la red eléctrica, ya que necesitan electricidad para funcionar. Con este proyecto se utilizarían las mismas redes eléctricas, aunque en este caso para enviar la energía, y no para recibirla.

Naturalmente, el escritor nos recuerda que con este sistema, las compañías eléctricas no obtendrían los beneficios del 10 ó 12% que pretenden, alcanzarían únicamente un 1% o un 2 %, pero se vería más que justificado, porque evitaría que miles de familias acabaran desempleadas, y toda la cantidad de dinero que se ahorraría la Seguridad Social podría destinarse a levantar el país.

Hemos de recordar, que entre las múltiples facetas del novelista, destaca una que aunque desconocida por el gran público, resulta muy llamativa: la de inventor. Así, hace algunos años, proyectó una desaladora por presión natural, mediante ósmosis inversa, que permite obtener agua potable a un muy bajo coste.

La empresa Acuamed, dedicada a la obtención de agua potable, realizó una serie de estudios millonarios sobre el sistema de Vázquez Figueroa, que finalmente determinaron la efectividad del mismo. Su implementación habría implicado una reducción muy notable en la factura del agua y de la electricidad, sin embargo, tras presentar dicho proyecto al ejecutivo en el año 2006, la ex ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, lo rechazó ante la presión de las grandes compañías eléctricas, argumentando que habría que modificar todo el sistema nacional de generación de energía. Con el paso del tiempo ha quedado demostrado que se han malgastado 3.500 millones de euros en intentar construir 58 desaladoras que funcionaban con el método tradicional, de las cuales actualmente sólo se ha terminado una, que funciona al 8%, mientras que el resto quedará a medio terminar y acabarán abandonadas. Y es que, al precio actual de la energía, no se puede desalar.

Article Categories:
Canarias · Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share