Jun 12, 2012
0 0

Santiago Pérez: “Me siento seriamente abochornado por la súbita conversión de Paulino Rivero al ecologismo”

Written by
Share

SB-Noticias.- Santiago Pérez, ex diputado autonómico y portavoz del PSOE, analizó en La Trapera de Radio San Borondón la reacción del Gobierno canario ante las sentencias del TS que rechazan los recursos presentados contra las prospecciones y el anuncio de Rivero de una queja formal en Bruselas y recuerda al presidente que su queja no tiene mucho camino porque durante años el ejecutivo canario ha defendido la construcción del muelle por razones imperiosas de primer orden, argumento que da el de Rajoy para las prospecciones.
Pérez dijo que le tiene abochornado la súbita conversión de Paulino Rivero al ecologismo, en relación con la oposición a las prospecciones, al anunciar una queja formal ante Bruselas y advierte que le van a dar con la puerta en las narices, no porque le falte razón a la oposición a dicha industria, sino porque ese terreno lo tiene quemado completamente.

Afirma en este sentido que no se puede haber estado durante años defendiendo una violación reiterada de las normas medioambientales para construir por ejemplo el puerto de Granadilla, invocando razones imperiosas de interés público de primer orden, que es la única excepción que la Directiva Hábitat permite para construir infraestructuras en lugares de interés ecológico y que albergan especies prioritarias, y ahora tratar de que Bruselas no escuche lo que el gobierno del Estado va a hacer de cajón, puesto que el gabinete de Rajoy argumenta que las investigaciones sobre yacimientos petrolíferos obedecen a razones imperiosas de interés público de primer orden, puesto que no debemos olvidar que España es un país que tiene una balanza energética completamente deficitaria.

Hablamos por tanto de apostar decididamente por la construcción de un puerto en una isla que ya cuenta con un puerto tan importante como el de Santa Cruz de Tenerife alegando razones imperiosas de primer orden a sabiendas de que se trata de una infraestructura innecesarias y que esa justificación estaba basada en una falsedad.

Advierte por tanto que el gobierno de Canarias va a tener que tragarse su queja a Bruselas contra las prospecciones porque hay un principio en la vida y en el derecho en el sentido de que nadie puede ir contra sus propios actos, por lo que asegura que el Gobierno canario es el peor interlocutor para plantear una queja a Bruselas.

Santiago Pérez insiste en que lo hecho por José Manuel Soria en relación a las catas petrolíferas en aguas cercanas a las islas no es nada diferente, incluso es más fácil de justificar, que lo hecho por el gobierno de Canarias de Paulino Rivero y el propio Soria, con la complicidad de un amplio sector de la dirigencia del PSOE, para conseguir la construcción del puerto de Granadilla, que en definitiva se trata de saltarse a la torera las garantías ambientales utilizando abusivamente el único resquicio que permite la Ley, algo que está cantado que hará el gobierno de España porque quien lo plantea es el propio Soria.

El dirigente de izquierdas insiste en que el peor interlocutor del mundo para presentar una queja ante Bruselas sobre la legislación ambiental es Paulino Rivero porque está preso de sus propios precedentes, ya que ha hecho todo lo posible para facilitar la construcción del puerto de Granadilla, desde tirar a la basura la ILP con más de 50.000 firmas, tratar de descatalogar el sebadal en esa zona a pesar de que es un hábitat prioritario, luego CC condicionó el apoyo al gobierno de Zapatero a cambio de que el Estado defendiera ante Bruselas razones de interés público para levantar ese muelle y posteriormente para que el gobierno estatal no presentara recurso de inconstitucionalidad ante la aprobación del catálogo de desprotección de especies, catálogo aprobado con un ejercicio abusivo de la potestad legislativa al hacerlo por Ley para evitar la participación ciudadana ya que una Ley no puede ser recurrida por la ciudadanía ante el TC.

Article Categories:
Canarias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share