Jun 12, 2012
0 0

Greenpeace pedirá protección para océanos, energías limpias y frenar deforestación

Written by
Share

La organización ecologista Greenpeace demandará durante la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible que se celebrará en Río de Janeiro la próxima semana (Río+20) un serie de demandas entre las que destacan la protección de las aguas; el fomento de las energías limpias y la apuesta por la eficiencia energética; que eliminen los subsidios a los combustibles fósiles; el freno a la deforestación.

Durante un desayuno informativo sobre Río+20, la ONG reclama además que el Programa de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente (PNUMA) se convierta en una Agencia de la ONU con presupuesto propio.

Concretamente, Greenpeace luchará por lograr avances internacionales y establecer un «plan de rescate para los océanos», que se encuadre en un acuerdo global bajo la Convención de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar que permitiría a los gobiernos proteger la vida marina en alta mar y poder cumplir sus compromisos a largo plazo para crear una red global de reservas marinas.

Para el responsable de la campaña de Bosques de Greenpeace, Miguel Ángel Soto, pese a que «no va a haber una declaración vinculante» sería «muy positivo» que en el texto de final se introdujese un párrafo sobre los océanos ya que, a partir de ahí, progresivamente se llegaría a compromisos formales.

Asimismo, durante la cumbre reclamará ‘Deforestación Cero’ y, en ese sentido, exigirá especialmente a Brasil –«líder en la lucha contra la deforestación», que procure un «compromiso» real para frenar las talas indiscriminadas. Igualmente, en el marco del cumplimiento de los Objetivos del Mileno la ONG estima que se necesita una revolución energética que implique un mayor desarrollo de las energías renovables y el final de las ayudas a las energías sucias.

En el contexto brasileño del desarrollo sostenible, la organización quiere que la Declaración de Río+20 desarrolle los mecanismos que permitan frenar el hambre y la pobreza.

«Siempre tenemos que ser optimistas ante una cumbre», ha manifestado Soto, que ha dicho que la comunidad internacional conoce cómo solucionar «algunos problemas» y estima que hay que comenzar con la reforma del sistema energético para ir camino de un sistema «renovable y de eficiencia energética».

A su juicio «afortunadamente el futuro del planeta no se perfila en Río+20» y ha reconocido que hay acuerdos vinculantes a nivel internacional «reiteradamente incumplidos, pero acuerdos no vinculantes que aveces crean dinámicas muy importantes para el proceso».

Por su parte, la responsable de cambio climático de la ONG, Aida Vila, ha destacado que esta no es una cumbre en la que se firmará un acuerdo internacional vinculante, pero sí un especio en el que se darán empujes en esa dirección.

La Cumbre de Río+20 se celebra 20 años después de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo Humano, más conocida como la Cumbre de la Tierra, que se celebró hace dos décadas en Río de Janeiro en 1992 y 40 años después de la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano, en Estocolmo en 1992.

La cita se celebrará entre el 20 y el 22 de junio y, por parte española, encabezará la delegación el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, acompañado del ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y el secretario de Estado de Medio Ambiente, Federico Ramos de Armas.

Article Categories:
Ciencia

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share