Jun 4, 2012
0 0

El inminente tránsito de Venus atrae a varios telescopios y satélites

Written by
Share

La sondas europeas Venus Express y Proba-2, junto con la internacional SOHO, la japonesa Hinode, y el telescopio espacial Hubble, están listos para monitorizar Venus y el Sol durante el tránsito del planeta hermano de la Tierra en la noche del 5 al 6 de junio.

La nave Venus Express de la ESA es la única en órbita de Venus en este momento y mientras que el tránsito esté siendo observado desde la Tierra, también va a utilizar la luz del Sol para estudiar la atmósfera del planeta. A medida que la luz solar se filtra en la amtósfera, se revelan las concentraciones de moléculas de gases diferentes a diferentes altitudes.

Esta técnica también se utiliza para investigar las atmósferas de planetas fuera de nuestro Sistema Solar – exoplanetas – con el fin de determinar su potencial habitabilidad.

Las medidas simultáneas previstas durante el tránsito desde los observatorios terrestres de todo el mundo serán comparados con los resultados de Venus Express. Los científicos dedicados a los exoplanetas podrán probar entonces sus técnicas para observar las características de los planetas rocosos del tipo Tierra.

Debido a que Venus Express está en órbita alrededor del planeta, no notará ninguna diferencia mientras que el tránsito se observa desde la Tierra. Sin embargo, la nave estará observando la puesta de sol a través de la atmósfera de Venus, y sus datos serán comparados con las mediciones realizadas en la Tierra, al mismo tiempo.

Estas medciones incluirán los datos del microsatélite Proba-2 de la ESA y el satélite solar Hinode, de Japón, que tendrán asientos de primera fila en la órbita terrestre baja para ver cómo Venus pasa por delante del Sol.

«Se espera que Proba 2 registre una caída en el brillo solar, tan pronto como la densa atmósfera de Venus haga el primer contacto con el disco solar, que es una medida importante para los científicos de exoplanetas», dice Joe Zender, director de la misión Proba-2 de la ESA.

También existe la posibilidad de que si Venus pasa exactamente en frente de una región activa del Sol se puede obtener información acerca de la energía emitida por esa región. «Esto es importante para los estudios de clima espacial que nos ayudan a comprender el Sol y su influencia en la Tierra.»

Hinode estará observando el tránsito en longitudes de onda de luz visible, rayos X y ultravioleta para estudiar fenómenos como el «efecto de caída de negro» – la forma de pequeña lágrima negra que aparece para conectar Venus al borde del sol justo después de que ha entrado de lleno en el disco solar y de nuevo más tarde, cuando comienza a salir del disco.

También podrá observar la aureola, un arco de luz que se ve alrededor del disco del planeta durante los primeros minutos y el último del tránsito.

«Las imágenes más espectaculares y las películas deben provenir de Telescopio Óptico Solar Hinode, que tiene la más alta resolución de cualquier instrumento solar en el espacio,» dice Bernhard Fleck, manager del proyecto PROBA-2.

«Desafortunadamente, el SOHO no será una buena posición para observar el tránsito. Sin embargo, tiene una cosa que ninguna otra nave puede ofrecer: puntos de vista diferentes de Venus, ya que se acerca al Sol días antes del tránsito, y luego se aleja del sol durante varios días después».

Mientras tanto, el telescopio espacial Hubble utilizará la Luna como un espejo gigante para capturar la luz solar difusa que se refleja: una pequeña fracción de esa luz ha pasado a través de la atmósfera de Venus en ruta a la Luna.

Esto pondrá a prueba las técnicas orientadas a la medición de las atmósferas de planetas del tamaño de los exoplanetas rocosos que podrían revelar rastros de vida en planetas fuera de nuestro Sistema Solar.

Article Categories:
Ciencia

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share