Abr 25, 2012
0 0

La ULL muestra su satisfacción por la retirada del modelo «unilateral» de distrito único universitario

Written by
Share

El Rectorado de la Universidad de La Laguna (ULL) se ha mostrado satisfecho con la retirada por parte de la Consejería de Educación del modelo «unilateral» de distrito único universitario, toda vez que el proceso seguido para su implantación se ha manifestado «improcedente y sin criterios contrastados, objetivos y trasparentes», lo que hacía «inviable» un acuerdo sustentado en un consenso previo entre las partes implicadas.

En un comunicado de prensa, el rector de la ULL, Eduardo Doménech, ha expresado que «si bien es de sabios rectificar, también es de responsables asumir las consecuencias de los propios actos y no proyectarlas en los demás».

El rector ha explicado que la Universidad de La Laguna preinscribe y matricula «desde hace ya muchos años» con un programa informático denominado Universitas XXI, creado por la Oficina de Cooperación Universitaria (OCU), una empresa participada por las universidades que provee a los centros académicos de paquetes informáticos para sus gestiones administrativas, entre otras cuestiones. Universitas XXI es empleado en estos momentos por el 70 por ciento de las universidades españolas.

Se trata de una aplicación «sumamente estandarizada y garantista» que persigue que el alumno opte en todo momento a la plaza que ha designado en primer lugar y, por tanto, se le reserva su puesto y se matricula una sola vez con tal de conseguir este fin. «Sorprende pues que algunos partidos políticos se hayan atrevido a afirmar, sin ningún criterio objetivo y fundamentado en evidencias, que el sistema que utiliza la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) es más moderno», remarcó Doménech.

En todo caso, para el rector de la ULL el eje central del problema no está tanto en la herramienta informática como en el procedimiento de preinscripción y la correspondiente toma de decisiones que habría que armonizar sobre los procesos de acceso de las dos universidades. «En este punto cabe decir que la Consejería de Educación no ha propiciado el oportuno intercambio de pareceres sobre estos aspectos procedimentales», añadió.

Por otra parte, Eduardo Doménech ha querido recordar que el director general de Universidades, Carlos Guitián, ha afirmado en varias ocasiones que se valoraron los dos modelos –cuestión de la que la ULL dice no tener conocimiento– y que se optó por el de la ULPGC al resultar «más barato», ya que el de la Universidad de La Laguna estaba «externalizado». Al rector le sorprende nuevamente tal afirmación, ya que «no es cierto ni lo uno ni lo otro».

En este sentido, ha apuntado que el programa que utiliza la ULL fue comprado a OCU y, como tal, la Universidad «puede hacer pleno uso de él sin mayor problema». De hecho, ha señalado que es el que usan los funcionarios de la administración académica para preinscribir, matricular, emitir actas y demás labores de tipo académico. «Una vez que se ha comprado, como es lógico suponer, no se vuelve a pagar por él, por tanto, resulta igualmente rentable; y tampoco está externalizado, ya que lo gestiona el personal de esta casa de estudios», apostilló.

«MÁXIMO RESPETO»

Al margen de estas cuestiones, la Universidad de La Laguna ha querido hacer constar su máximo respeto a la ULPGC, universidad con la que mantiene «excelentes relaciones» y con la que el ámbito de colaboración es «muy estrecho».

También ha querido hacer saber que en ningún momento la ULL se ha mostrado contraria a la implantación del distrito único, cuestión que facilitaría «enormemente» el acceso a la enseñanza superior de todos los canarios y simplificaría los procesos de matrícula y preinscripción. Sin embargo, entiende que esta decisión «no puede llevarse a cabo de cualquier manera, sin tener en cuenta a las universidades implicadas, y sobre todo, desde un posicionamiento unilateral y falto de sentido institucional de quien debiera velar por el necesario equilibrio interuniversitario».

Para Eduardo Doménech, «lo suyo hubiera sido sentar a los responsables de las dos universidades y a sus respectivos equipos técnicos para consensuar un modelo y unos criterios conjuntos, dado que hasta el momento los procedimientos de preinscripción y matrícula de ambas universidades son completamente diferentes». «En lugar de este modelo de trabajo, la Consejería de Educación optó por otorgar todas las perrogativas a una universidad sin que mediara un informe técnico que avalara el porqué de esa decisión ni explicara las mejoras que ello supondría», agregó.

Por tanto, según el Rectorado de la ULL, «lo que no cabe es hacer responsable del fracaso de esta iniciativa ni al rector ni a la Universidad de La Laguna, argumentando posiciones pleitistas que nada tienen que ver con las verdaderas razones de lo sucedido». A juicio del centro docente, la responsabilidad «debe recaer en quien promovió una iniciativa que estuvo mal planteada desde sus inicios y para la cual no se contó con la opinión, el asesoramiento y la participación efectiva de las universidades».

Con todo, el rector de la ULL ha manifestado su compromiso para entablar un diálogo con su homólogo de la ULPGC y los responsables de la administración educativa para diseñar un modelo de distrito único basado en el necesario consenso.

Article Categories:
Canarias · Educación

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share