Abr 15, 2012
0 0

El cardenal Santos Abril preside la bendición de un monumento al Papa Juan Pablo II en la ciudad de La Laguna

Written by
Share

El cardenal Santos Abril ha presidido este domingo los actos organizados con ocasión de la bendición e inauguración de un monumento al beato Juan Pablo II en la ciudad de La Laguna, en Tenerife, el cual se encuentra junto a la iglesia de Nuestra Señora de La Concepción, concretamente en la plaza Doctor Oliveira, y fue donado por la Fundación J. Kobylansky y la Unión de sociedades y organizaciones Polacas de América Latina (USOPAL), que preside Juan Kobylanski.

En la Eucaristía celebrada en la Sede Catedralicia acompañaba al Cardenal Santos el obispo de la Diócesis Nivariense, Bernardo Álvarez, y representantes de las citadas fundaciones y organizaciones polacas de varios países. También estaban entre los participantes el presidente del Parlamento de Canarias, Antonio Castro; el presidente del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior; el alcalde de La Laguna, Fernando Clavijo, y el subdelegado del Gobierno en la provincia, Guillermo Díaz Guerra, además del teniente general jefe del Mando de Canarias al frente de la representación militar.

El cardenal Santos Abril y Castelló, en su homilía, hizo un canto a la importancia de vivir con coherencia la fe, para lo cual se remontó hasta los primeros pasos de la Iglesia naciente, invitando a los presentes a vivir y profesar con alegría y valentía la fe en Jesucristo. “Una fe que ha de expresarse en buenas obras, en una solidaridad que manifieste a Jesús presente hoy, ya que los cristianos están llamados, como el mismo Cristo, a pasar por este mundo haciendo el bien”, indicó.

En este sentido, señaló desde su intenso contacto con el hoy Beato, que el Papa Juan Pablo II fue persona de una gran fe. “Este acto no sólo reconoce a una persona, sino que es un tributo a un hombre de gran fe”, señaló.

En la ceremonia de inauguración, tras descubrir el monumento y bendecirlo, intervinieron el presidente de la fundación donante, Juan Kobylanski, el presidente del Cabildo, el alcalde de La Laguna, el cardenal Santos y el obispo Bernardo Álvarez.

El obispo clausuró el acto dando las gracias a todos y recordando que a lo largo de su pontificado, el Beato Juan Pablo II, en su ministerio pastoral, realizó dos importantes actos que tienen que ver con la Diócesis Nivariense. Uno tuvo lugar en Roma el 22 de junio de 1980 y fue la proclamación como beatos a José de Anchieta, natural de La Laguna, y El Hermano Pedro, natural de Vilaflor.

El otro acto tuvo lugar en Guatemala el 30 de julio de 2002 y fue la canonización del Beato Hermano Pedro. Desde hace tiempo La Laguna cuenta con un monumento a cada uno de estos dos insignes tinerfeños y canarios. “Ahora, gracias a la generosidad de un grupo de polacos emigrantes en diversos países, compatriotas de Karol Wojtyla, la ciudad Aguere puede disfrutar y ofrecer a sus visitantes un magnífico monumento dedicado a una figura universal, el Papa que elevó a los altares al Santo Hermano Pedro y al Beato José de Anchieta”, resaltó el obispo.

Article Categories:
Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share