Abr 11, 2012
0 0

Venezuela recuerda los diez años del golpe contra Chávez, quien busca continuar en el poder 6 años más

Written by
Share

Los venezolanos recuerdan este miércoles el golpe de Estado que derrocó brevemente al mandatario venezolano, Hugo Chávez, el 11 de abril de 2002 con diversos actos de tinte político en los que el Gobierno ha llevado la batuta con importantes movilizaciones, cuando falta apenas medio año para los comicios generales en los que el líder socialista busca una nueva reelección para un período de seis años.

«¡11 de Abril! Tremenda prueba aquella a la que fue sometido el Pueblo Venezolano ¡Bendito seas Pueblo mío! ¡Viviremos y Venceremos!», es uno de los pocos mensajes que ha publicado Chávez a través de su cuenta de Twitter desde Cuba para recordar el día que fue depuesto del poder.

Los sucesos del 11 de abril de 2002 son definidos por los ‘chavistas’ como un golpe de Estado, fraguado por la «burguesía apátrida» con el supuesto apoyo de los medios privados, mientras que la oposición es más cautelosa y prefiere denominarlo como un «vacío de poder», aunque con el paso de los años muchos han tenido que asumir que Chávez fue derrocado.

Esto se debe, en parte, a que algunos políticos que hoy conforman la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) –la coalición opositora– apoyaron abiertamente al gobierno ‘de facto’ que se instaló y que encabezó Pedro Carmona Estanga, entonces presidente de Fedecamaras, la mayor central empresarial del país.

Hasta ahora, los únicos que han recordado este día con actos en las calles son los ‘chavistas’. El presidente de la Asamblea Nacional (Parlamento), Diosdado Cabello, leyó el martes la lista de todas las personas que habían firmado el ‘Decreto Carmona’ el 12 de abril de 2002, que constituyó de manera oficial el gobierno de Carmona Estanga. Entre los nombres figuran la actual diputada María Corina Machado (miembro de la MUD); Manuel Rosales, exgobernador del estado de Zulia y excandidato a la Presidencia en 2006 (actualmente en el exilio); y hasta un representante de la Iglesia Católica.

«Estos caballeros quieren que nosotros nos olvidemos de esto y se ponga en juego el futuro de la patria o es que ustedes creen que el fascismo va a llegar a este país», expresó Cabello, seguido de fuertes aplausos en un Parlamento dominado por el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

El ‘Decreto Carmona’ se firmó un día después de una huelga general promovida por Fedecámaras y apoyada por la Confederación de Trabajadores de Venezuela en protesta por un polémico paquete de casi medio centenar de leyes aprobadas por Chávez en noviembre de 2003. La huelga comenzó el 9 de abril de 2002, se amplió 24 horas más y, el 11 de abril, Fedecámaras la decreta como indefinida. Todas estas acciones fueron apoyadas por la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Ese mismo día, miles de personas salieron a las calles de Caracas a protestar contra el Gobierno de Chávez. Su objetivo era llegar hasta el Palacio de Miraflores –sede del Ejecutivo– para pedir la renuncia del mandatario, sin embargo, esta manifestación se tiñó de sangre cuando se encontraron en su recorrido con simpatizantes del oficialismo.

Un total de 19 personas murieron y otras cien resultaron heridas. Varias versiones apuntan que los responsables de estas muertes serían agentes de la Policía Metropolitana y francotiradores que habían sido desplegados en varios edificios del centro de la capital. Sólo han sido esclarecidos dos casos que provocaron la destitución de varios policías. Los familiares del resto de las víctimas reclaman todavía justicia.

LA SALIDA DE CHÁVEZ

En la madrugada del 12 de abril, el general Lucas Rincón, en nombre del «alto mando militar», lee un comunicado que revela que, «ante tales hechos, se le solicitó al señor presidente de la República la renuncia de su cargo, la cual aceptó». Posteriormente, se conoce el anuncio de que Carmona Estanga sería el nuevo jefe de Estado y se procede a firmar el decreto, que disolvió todos los poderes y derogó la Constitución aprobada en referéndum en 1999.

Los días 12 y 13 de abril, mientras Chávez estaba fuera del país en paradero desconocido, se llevaron a cabo decenas de registros en edificios públicos y hasta en viviendas de personas vinculadas con el ‘chavismo’. Uno de los hechos que más destaca es el asalto a la Embajada de Cuba en Caracas, encabezado por el entonces alcalde del municipio de Baruta, Henrique Capriles Radonski, actual candidato a la Presidencia y líder de la oposición. Muchos de los funcionarios del Ejecutivo derrocado decidieron esconderse.

La situación empeoró el 13 de abril cuando miles de simpatizantes del ‘chavismo’ tomaron las calles de Caracas y se manifestaron frente a los medios de comunicación privados. También tomaron el Palacio de Miraflores, donde estaban algunos funcionarios del gobierno ‘de facto’.

Las manifestaciones no se difundieron a través de los medios hasta la noche, cuando se supo que el general Raúl Isaías Baduel, comandante de la Brigada de Paracaidistas del Ejército, estaba buscando apoyo activo para que Chávez regresara a Venezuela mediante la denominada ‘Operación Restitución de la Dignidad Nacional’.

Ese mismo 13 de abril, Chávez divulga una nota en la que desmiente su renuncia. Horas más tarde, Diosdado Cabello, entonces vicepresidente, asume la Presidencia de Venezuela de manera interina a la espera de Chávez, quien finalmente regresó el 14 de abril por la madrugada después de haber estado detenido en la prisión militar en la isla La Orchila.

Desde entonces, el ‘chavismo’ prefiere celebrar el 13 de abril por ser el día que «triunfó» la democracia. «Todo 11 tiene su 13», es una frase que repiten constantemente.

TODO PREPARADO

Siempre ha existido una gran polémica sobre si se trató de un golpe de Estado o de un vacío de poder. La oposición en todo momento ha asegurado que el ‘Decreto Carmona’ se elaboró cuando Chávez renunció, sin embargo, en marzo del año pasado Henry Ramos Allup, secretario general del opositor partido Acción Democrática (AD), en una entrevista al diario ‘Ciudad CCS’ revela que el ‘Decreto Carmona’ fue preparado una semana antes.

«Es mentira que ese decreto cayó del cielo, lo habíamos visto todos una semana antes. Tratamos de modificar cosas y fue imposible», aseveró Allup.

Carmona, por su parte, quien se encuentra desde el año 2002 asilado en Bogotá, ha dicho en una entrevista divulgada esta semana por el diario ‘Últimas Noticias’ que, en caso de que hubiese tenido éxito, él sería ahora «un héroe nacional».

Hasta ahora, nadie sabe quién o qué poder fue el que nombró a Carmona como presidente ‘de facto’. Ante esta duda, el empresario insiste en que ese «no es un dato relevante» y que fue un portavoz que le llamó «a nombre de un grupo de personas». «Hay hechos que, de ser revelados, podrían ser motivo de represalias y mucho más en un gobierno autoritario», ha advertido.

OPOSICIÓN MÁS FUERTE

La oposición se muestra ahora mucho más fortalecida que en 2002 cuando ni siquiera podían hacer coalición en el Parlamento. El pasado febrero, la MUD realizó unas inéditas primarias para elegir al candidato que se enfrentará a Chávez en los comicios del 7 de octubre. El ganador fue Henrique Capriles Radonski, actual gobernador del estado de Miranda y a quien el ‘chavismo’ recuerda como el hombre que asaltó la Embajada de Cuba en 2002.

Chávez parte como favorito con más del 50 por ciento de las preferencias, pero Capriles continúa pisando fuerte y promete convertirse en una real amenaza para las aspiraciones del líder socialista.

El ‘chavismo’ aprovecha esta fecha para tratar de desprestigiar a sus opositores, a quienes tildan de ‘fascistas’, mientras que sus detractores recuerdan que Chávez también es un «golpista» porque el 4 de febrero de 1992 intentó derrocar al entonces mandatario, Carlos Andrés Pérez.

Article Categories:
Sudamérica

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share