Mar 13, 2012
0 0

Carolyn Richmond, viuda de Francisco Ayala: «En su obra lo más excelente es el amor»

Written by
Share

Para Francisco Ayala la vida era Literatura, y su obra «respira y va mutando como la vida misma», explica su viuda Carolyn Richmond, directora editorial y autora del prólogo del primer tomo de las Obras Completas de Francisco Ayala, que publica Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores.

«En la obra de Ayala lo más excelente es el amor» alega Carolyn Richmond, y asegura que la narrativa de Ayala sirve de «reflejo» de su autor y se «contempla en ella como si fuera un espejo», ha señalado Richmond durante la presentación de este primer volumen que recoge toda su producción narrativa, desde su primera juventud hasta sus últimos relatos.

De Francisco Ayala, «autor de estirpe clásica a la vez que vanguardista» se han dicho muchas «idioteces», señala Richmond y reclama, acompañada en este lance por el director de la RAE, José Manuel Blecua un nuevo «reconocimiento» de su obras.

EMPEZAR A LOS 16 AÑOS

El volumen se abre con las dos primeras novelas del Ayala joven, ‘Tragicomedia de un hombre sin espíritu’ (1925), que escribió a los 16 años en la mesa del comedor familiar rodeado de sus hermanos e ‘Historia de un amanecer’ (1926), y a continuación los textos vanguardistas que componen ‘El boxeador y un ángel’ (1929) o ‘Cazador en el alba’ (1930).

Para Carolyn Richmond las novelas de aprendizaje de Ayala son tan «imperfectas como las de Unamuno», pero asegura que tras su lectura, ahora, la obra completa adquiere «coherencia», y espera que los críticos y lectores la traten con «respeto», alega esta catedrática jubilada de la Universidad de Nueva York.

En sus textos, su viuda reconoce la fe, la esperanza, y sobre todo el amor, sin olvidar las dosis de «sarcasmo o crueldad» de Francisco Ayala o los «personajes que tocan fondo», junto a la «nobleza», «el patetismo» o la «ternura».

«Con sus obras nos hace reír, escandalizarnos, indignarnos, llorar o estremecernos frente a la belleza», señala Carolyn Richmond al leer un texto escrito para la ocasión, y que complementa al prólogo incluido en el primer tomo de las Obras Completas, y que sirve de «guía» al lector.

En este sentido y alentada por el editor Antoni Munné, Carolyn Richmond ha reconocido que está escribiendo algunos textos sobre su vida en común con el autor, que el 16 de marzo hubiera cumplido 106 años.

REDESCUBRIR SU OBRA

Por todo ello, Richmond invita al lector a redescubrir sus textos, incluidos los más vanguardistas, que son, en su opinión, como películas, y subraya que uno de sus grandes temas fue el cine y el juego entre «realidad y ficción».

No obstante, Richmond ha reconocido que Ayala es un escritor «complejísimo» y subraya su carácter de heredero de Cervantes y «profundamente clásico», apunta José Manuel Blecua. «Ayala merece un reconocimiento desde todos los puntos de vista», añade.

Tras la etapa de silencio provocada por la Guerra Civil española y el posterior exilio del autor, Ayala vuelve a la literatura con los relatos que configurarán una de sus obras mayores, ‘Los usurpadores’ (1940), entre los que se incluye uno de sus cuentos más célebres, ‘El hechizado’.

Su carrera como profesor en la Argentina, Puerto Rico y los Estados Unidos no le impedirá dejar constancia de su grandeza de creador en obras como ‘La cabeza del cordero’ (1949), ‘Historia de macacos’ (1955), ‘la gran novela política Muertes de perro’ (1958) o ‘El fondo del vaso’ (1962).

REGRESO A ESPAÑA

A partir de los años sesenta, Francisco Ayala inicia un progresivo regreso a España hasta su instalación definitiva. De esta época es una de sus obras maestras ‘El jardín de las delicias'(1971), que fue corrigiendo y ampliando en posteriores ediciones hasta llegar a la versión definitiva que aquí se publica, y la totalidad de los relatos que, unos años antes de su muerte, recogió, y así se presentan en este volumen, como ‘La niña de oro’ y otros relatos, donde se encuentran narraciones tan célebres como ‘El rapto’, ‘El as de Bastos’ y ‘Glorioso triunfo del príncipe Arjuna’.

Article Categories:
Cultura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share