Alfonso Luís Calvente y Alejandro Abrante, serán ordenados diáconos


0

Alfonso Luís Calvente y Alejandro Abrante, serán ordenados diáconos permanentes, el próximo día 12 de febrero, a las 17:00 horas, en la iglesia de Nuestra Señora de La Concepción, en La Laguna.
Alejandro Abrante tiene 35 años, vive en La Cruz Santa, Los Realejos, está casado y tiene una ñiña. Actualmente, da clases de Religión Católica y es responsable del movimiento juvenil cristiano “Savia Nueva”. Además, es cantautor y su guitarra se ha paseado por innumerables escenarios de la geografía canaria. Un joven lleno de inquietudes que se encuentra ahora a punto de dar un paso crucial en su vida. “Un diácono permanente –señala-, es alguien que siendo miembro de la comunidad cristiana, por la ordenación, se consagra total, plena y definitivamente, para ser todo y para siempre de Cristo y de la Iglesia. Intentamos ser imagen de Cristo siervo, servidor y pastor, de forma intensiva y pública.”
Alejandro, hace casi siete años, pudo asistir con un grupo de jóvenes a los que acompaña en la fe, a las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ) en Colonia. “El lema de estas Jornadas era: ‘Venimus adorare eum’, ‘Hemos venido a adorarle’ (Mt 2,2). Quién ha asistido a alguna JMJ, entenderá que los cantos, las catequesis, los signos, el ambiente, te van envolviendo sobre una idea fuerza. En este caso era venir a Alemania a adorarle. Al principio reconozco que iba más pendiente de los pibes que llevaba a mi cargo que de otra cosa, pero cuál fue mi sorpresa que el día 20 de agosto de 2005, en torno a las 21:30- 22:00 horas, tuve un encuentro personal con Jesucristo que cambió mi vida.”
Alejandro indica que en la vigilia de la explanada de Marienfeld, comenzó a sentirse extraño, como si le diera igual que estuviera un millón de personas a su alrededor. “Sentí que Dios estaba allí conmigo, lo sentía de una forma tan fuerte y segura, que me emocionó. Al día siguiente, en la Eucaristía comprendí que era eso lo que había ido a buscar, sin saberlo del todo. Comulgué y algo, o mejor dicho alguien, me zarandeó las entrañas. Me había encontrado con Él, había venido a adorarle.”
Tras esta experiencia, Alejandro Abrante inició un proceso de discernimiento que está a punto de culminar con su ordenación de diácono permanente. “Hoy puedo decir con certeza que para esto nací y que soy la persona más feliz del mundo.”
Por su parte, Alfonso Luís Calvente tiene 46 años, es natural de Alicante y vive en Tenerife desde hace 10 años. Está casado y tiene cuatro hijos. En la actualidad, imparte clases de Religión Católica y tiene las responsabilidades propias de acólito instituido. Las tareas pastorales encomendadas las realiza en la parroquia de Valle de Guerra.

“Yo creo que se nace, de alguna forma, con la vocación al diaconado permanente” –señala Calvente. “La vocación siempre ha estado ahí, latente, pero la empecé a experimentar de forma más tangible, en el sur de Tenerife, concretamente en Playa de San Juan, a través de un instrumento de Dios muy importante para mí”. Calvente recuerda que al poco tiempo de llegar a Tenerife, conoció al sacerdote Jesús Báez, una persona crucial en su discernimiento vocacional. “Él fue quien me animó a iniciar los estudios de Teología, y de alguna manera me dejó caer esta propuesta de vida. Gracias a que dije ‘sí’ he podido realizarme personal y eclesialmente. Han sido 9 años por los que doy inmensas gracias a Dios”.

Cabe destacar que las Eucaristías para dar gracias por el Don del Espíritu en el Ministerio del Diaconado serán: El martes, 14 de febrero, a las 19:30 horas, en la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, en Los Realejos. (Acción de gracias de Alejandro Abrante) y el sábado, 18 de febrero, a las 18:00 horas, en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario, en Valle de Guerra. (Acción de gracias de Alfonso Luis Calvente).

Deja tu comentario