Ene 30, 2012
1 0

THE ARTIST: una película para reflexionar…

Written by
Share

Yo, que no soy muy entendido en eso de las pelis… y que por más que lo intento se me olvidan los nombres reales de los artistas que participan, posiblemente por mi animadversión a ese idioma soberbio y que no se aún muy bien porque se le sigue manteniendo como paradigma del entendimiento universal a mi modo de ver producto de la posición hegemónica de los países sajones parlantes y sus colonias que luego fueron colonizadoras y esa especie de locura locuaz internacional a que todo el mundo, al menos se le supone si es algo culto, debe saber inglés… a pesar de que ni nos duela ni nos vengan sus genitivos, conjugaciones, verbos en pasado con ed,…acomodación efímera del the end… etc… y ante todo; esa tremenda necedad al complicarlo todo a la hora de traducir a nuestro entender títulos de obras, o nombres asignados a las cosas… cuya traducción en más de una ocasión… bueno en muchas más, depende del entender cuasi flemático del comportamiento flemático y remilgo estirado que a menudo sobrevienen a los machacantes históricos de los mares y demás… aunque yo sigo prefiriendo mi propio y hermoso idioma… aunque me inclino por los tonos del portugués… así entre los más conocidos… y que no sé porque a mí me suena más nítido… e incluso yo diría más sensual que el famoso Francés… cuestión idiomática de gustos… En sí, el idioma es la gran barrera: no sólo por estereotipos, etiquetas, y demás barreras que muchos como el que suscribe, nos impide atinar con claridad en ocasiones los meollos de las cuestiones. Aunque todo hay que decirlo, tampoco nos lo ponen fácil que digamos… he visto la traducción de un libro a nuestro idioma de tan distinta forma en Canarias, en algún lugar de la Península y no digamos en centro y sur América… eso sin añadir el hispaninglis… aunque ahora anda también de moda con mis gustos más afines el portuñol…
Será por eso, digo yo, que salí feliz del cine… soy de esos bohemios que en cuanto pueden van al cine. Claro que no a cualquier sala sino donde puedes ver a mi modo de ver, cine, cine de cierta calidad… entendida esta fuera de las tendencias de moda del cine de acción, ficción, catastrófico, de superhéroes, de buenos y malos, … he visto auténticas maravillas en estas salas…en fin; de lo que es el gran cine comercial con todos sus respetos; pero que acorde con los nuevos valores impuestos a la sociedad, se alejan cada vez más del sentimiento humanitario y tildan las expectativas al individualismo triunfalista, a que hay quien nos puede salvar de todo… a que hay quien nos puede joder todo… aunque siempre al final, hay una esperanza de que se resolverá… se resolverá de una manera genial y emotiva… el malo muy malo penalizado… y el bueno muy bueno se quedará con la chica o con el chico si es chica… lo de igualdad todavía está por conquistar…
Siempre del cine me interesó lo que la peli dice… no quién la interpreta, crea, narra, hace guión… sé que esto es importante, bueno, importantísimo… pero eso será para los que lo quieran entender y sobre todo para los críticos del mismo que es su obligación conocer al dedillo para poder opinar con cierta solvencia sobre el particular. Yo como lo que soy es un espectador opinador… para nada crítico, aunque también crítico espectador y a mi nivel… sabiendo distinguir, o intentarlo, lo que se pretende con un film… pero para mí lo importante es la vivencia en la contemplación… en el sentir, en el movimiento, en la trama o el drama… en la propia realidad figurada que nos está transmitiendo la propia escena … eso que se te mete por la piel, que te entre por los ojos y el oído … eso que te hace parecer que estas ahí, que eres parte viva de la historia de la pantalla… en un momento dado, puede que te rías como si estuvieras en el mismo lugar de la escena… o que cierre el puño o abras la mano para dar puñetazo o bofetada según se tercie y en el momento preciso… o bien en ese instante en que sin darte cuenta… caen por tus mejillas lágrimas de ternura, felicidad, gozo, amor, incertidumbre, miedo… no sabes muy bien…te sientes que estas en el lugar.. eres parte del elenco real de esa vivencia que inmediatamente tu mente te traslada a situaciones que aunque no iguales, si que hay algo que relaciona con vivencias que has tenido en alguna ocasión… que la has soñado o te la han contado… no sabes el que concreto: o sí… pero te sientes plenamente identificado… si es un baile se te mueven los pies… y tratas de seguir el ritmo porque está ahí… ¡como voy a estar pensando en el papel del protagonista o en el magnífico guión!… si yo soy parte “del cuadro” no soy un observador expectante… soy el protagonista de mi historia que el mecanismo de esa cinta (sé que es pura nostalgia, pero permítame el lector ocasional llamarla aún así…cinta… porque está “en cinta”…), eso es lo complejo del hecho cognitivo o cognoscitivo… holístico… o integral aunque no sea el pan… se revuelven y rebúmbian las situaciones… y salta el psicodrama personal como una especie de introspectiva o psicoanálisis prematuro y puntual sobre la vivencia que se te ha colado en ti y que no puedes dejar escapar porque la estas disfrutando en la comodidad de una butaca…donde te sientes héroe en la imaginación… parece ser que somos una especie que es capaz de sentir con el pensamiento emociones de la misma intensidad que si fuesen vividas en realidad… no se puede descartar que otras especies también lo sientan… ya está bien de ser el ombligo de la vida: bueno de creérnoslo…

 

Ni lo nuestro es lo importante, lo inacabable, lo mejor entre lo mejor… y que si el reflejo del efímero éxito individualista que la industria fomenta como acción de márquetin creando a un galán y a una “galana”… no es a perpetuidad, es como todo momentáneo… no permanente… no inmorible… bueno; el avance siempre trajo consigo una acción de conservación de lo que se tiene, es precisamente de aquí de donde salió el pensamiento y el concepto de que somos conservadores con lo que poseemos… pues eso nos hace sentir cómodo y seguros ante lo que conocemos nos cuesta el cambio, nos da miedo. Creemos, y es hasta cierto punto lógico y justificable, tratar de conservar el estatus adquirido como reclamo de seguridad ante la inseguridad de todo y ante todo de la propia existencia…puro instinto primitivo de supervivencia.
Nunca se dijo que colaborar con el que se inicia no fuese una condición muy humana… basta en el caso cuando sobre todo se trate de unas bonitas piernas o de una cuasi exagerada sonrisa de la que tan escasos andamos en los tiempos que corren donde nuestra propia esencia humana, ha quedado reflejada en los tarados mentales no empáticos que sirven sin piedad al nuevo dios de los mercados y que sin tener en cuenta otra… entienden que la grandeza se sostiene aplastando a los otros… y sin son débiles más…
Pero también contamos con otras especies a las que sometemos, es cierto que la mayor parte de las veces con cariño…un perro, por ejemplo, ha pasado a tener el calificativo superior de persona al ser muchos los que le entregan su cariño y su confianza en lugar de hacerlo, porque no pueden y además lo temen, a otro ser humano… un entrenamiento, un alimento, unas pautas… y tendremos al amigo más fiel… por el contrario pensamos que si se lo hacemos a un semejante, este semejante adversario terminará volviéndose contra nosotros… y eso no lo podemos permitir… mi yo estaría en juego… cuando no nos hemos ni percatado que ese yo, ni a gritos, volverá a ostentar lo que pretendemos… sencillamente porque ya cumplió con su cometido… ahora se trata de abrir paso… de colaborar, si se puede juntos, si no de cualquier forma… y no hace falta gritos… posiblemente algún silbido y un beso al aire… sean suficientes, para que como con las buenas canciones, las de verdad, las de esencia, amor y dignidad… esas siempre son eternas, porque prolongan la vida… y es un gran acierto volver a encontrarte en la sociedad del acelerador y de los meta buscadores y las “gigas”… sencillamente a seres humanos que casi sin palabras y con alguna anotación mínima… posiblemente todos, sin tanto color dado, sin tanta expresión perfilada en la retórica… con la música adecuada que potencia la razón, logramos entender todo el argumento.
¿Entendemos con tanto avance técnico el argumento de esta sociedad?
Reflexionemos…SIN PALABRAS…porque en este caso, la imagen que añoramos: primitiva, nítida, sin colores chillones, sin diatribas… pero con un enorme componente gestual y de comunicación no verbal… exagerada… nos hace volver al intelecto…al pensamiento relacionado… a la esencia de la evolución del cuestionamiento y la interpretación… como lo viejos libros… que no tenían nada más y nada menos que letras… que en nuestra imaginación calculamos las caras de los personajes… y hasta los pasos cuando se aleja…
Al principio de tal proyección, me dolió la barriga al volver a ver el nombrete de “la dama de Hierro”…que se ha convertido en película (ojalá hubiese sido siempre eso, un película…) pero bueno, lo mismo sirve para ver si tiene un lado humano; que por otro lado será el argumento para poder quitarle lo de “hierro”… pues no sabe uno a que viene eso de metal oxidado… yo preferiría llamarla clavo… y lo mismo veremos algo de si es o no “dama”… o persona común con cargo conservador… o pertenece a un tablero: que por cierto aún está por acabar con la partida. Recuerden y analicen la historia reciente de Inglaterra…Malvinas, peñón, mineros, cerdos, ovejas, minerales, trenes… puntualidad inglesa… y mucho pero que muuuucho más… bueno, más que clavo: ferretería…”la dama de la ferretería”….”la señora de la ferretería”: no este último me recuerda a una entrañable persona que tenía una tienda de ultramarinos que parecen ferretería… me quedo con el primero: “la dama de la ferretería”…
Lo que ya me estremeció los jugos gástricos es comprobar que han remasterizado y en 3D el famoso Rey León… no podía ser menos, toda la carga ideológica de esta película de dibujos animados es hoy imprescindible para los nuevos valores de fe en los mercados y en el ficticio pero explotador mundo financiero… he comprobado como las generación que en edades decisivas han visto y revisto esta peliculita… suelen tener grandes carencias a la hora de saber decidir…es sólo mi apreciación claro está; pero siempre esperan a su rey salvador…y mucho más: quién se ríe es hiena…elige que quieres…
Una cosa no quita la otra… pero desde luego… pude respirar esa noche gracias al cine antiguo (bueno con “medias” modernos)… con final feliz, ya lo sé, pero en este caso, les juro que lo necesitaba…espero, deseo, sueño, pido… que se convierta en una nueva zaga, creo que se dice…
Ramón Francisco González Hernández – Formador
ramongz2001@yahoo.es
http://lamanoylapluma.blogspot.com/

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share