Ene 25, 2012
0 0

¿Eres pobre?, entonces eres culpable

Written by
Share

Esta reflexión me venía rondando desde hacía tiempo, y terminé de convencerme hace unos días, cuando leí en prensa que a las personas sin hogar de Santa Cruz de Tenerife que tengan problemas con el alcohol o con las drogas se les va a prohibir comer, cenar desayunar o dormir en el Albergue Municipal. Es simple: son culpables de su estado y no hay más que hablar. Allí los quieren a todos perfectos, y de repente me acuerdo, no sé por qué, de cómo eliminaban a los imperfectos en el país de la señora Merkel hace algunas décadas. No se han preguntado que tal vez si no bebieran no estarían en la calle; no se han parado a pensar que tal vez beben para mitigar el dolor, la miseria, el olvido y el propio hastío que sienten. ¿Acaso no saben en el Ayuntamiento que en Tenerife no hay centros especializados para atender a personas alcohólicas y drogodependientes con patologías asociadas, con problemas mentales, sin dinero, sin familia que lo ayude, sin casa, sin ánimos, sin apenas esperanzas? ¿Cómo pretenden que dejen el alcohol, con un simple castigo?, ¿o acaso es otra cosa lo que pretenden? ¿Se trata de soltar lastre entonces? La máquina del capitalismo no puede pararse a atender a los que se van quedando atrás, no hay tiempo, no hay dinero, no hay ganas, y lo que es peor: no hay alma ni corazón dentro de esa máquina. Perdón… se me olvidaba: hace tiempo que han tocado el ¡Sálvese quien pueda!, si te caes del vagón en el que vas estás perdido.

¿De qué te asombras? Sí, tú, lector… ¿crees que contigo no va la cosa porque estás bien sentado en tu vagón? Mejor no te las prometas muy feliz, a poco que te cambie la suerte tú también serás culpable. Si te quedas sin trabajo serás culpable de no haberte formado bien, de no haber sido lo suficientemente hábil, de no saber cuatro idiomas, de no aceptar cobrar menos o de no haber sabido pisar a tu compañero para agarrar ese puesto. Y si el banco te quita la casa también eres culpable por imprudente, nada que decir del banquero que te dio el dinero a sabiendas de que hacía probablemente no podrías pagarlo, nada del político que fomentó esa política, la culpa es tuya por irresponsable, tal vez por ingenuo, o por no haber ganado suficiente dinero: ¿cómo pretendías pagar esa hipoteca con tu situación? Anda devuélvele la casa al banco y deja de quejarte, eso sí, no te olvides de seguir pagando la diferencia.

Culpables, culpables, culpables… Culpable tú también, veinteañero indignado contra el que la policía carga, culpable por ser rebelde. ¿Acaso no hay suficientes programas de aniquilación de conciencias en los medios de comunicación de masas? ¿No entendiste cuando te dijeron que había que obedecer? Y tú, anciano, también eres culpable, por existir cuando ya no eres más que un mueble viejo y apolillado. ¿Con qué derecho pides que te asista un servicio social en tu vejez? No hay dinero, ni tiempo, ni ganas, así que olvídate de esa operación, de ese tratamiento, es la artrosis, es la edad, no hay nada que hacer, toma estas pastillas para el dolor o mejor muérete ya anda.

Y tú, jovencita… sin trabajo, sin virtud, sin futuro y sin marido… ¿dónde vas con ese crío?, ¿acaso piensas que te vamos a estar manteniendo toda la vida? La culpa es tuya y de tu desvergüenza, y de la de tú madre que no te educó como debía, así que deja de pedir y dedícate a eso que parece que haces tan bien.

Y tú, africano, moro, negro, sudaca, rumano… ¿qué coño haces aquí todavía? ¿Eres atleta, juegas al futbol, al baloncesto, eres rico? No. Entonces piérdete, deja de quitarnos el trabajo a los españoles, vete a tu país o escóndete donde no te vea nadie y reza para que no te encuentre la policía.
Y eso es lo que hay, es lo que nos espera, es lo que te dirán, a ti, mujer, hombre, parado, desahuciado, sin techo, niño desamparado, anciano desvalido, estudiante, extranjero, te lo dirán, y si lo has leído antes en mí, perdóname si te ofendí, no lo decía en serio, yo nunca te diría eso, sólo trataba de advertirte, y ahora ya lo sabes. Así pues, si estás abajo, si sufres, si eres pobre, si no tienes nada, ten cuidado porque algunos, los que mandan y muchos de los que están arriba a la derecha te harán creer que es culpa tuya, te dirán que tuviste las mismas oportunidades que los demás, que pudiste elegir y elegiste mal. Te lo dirán pero no tienes porqué creértelo y asumirlo sin más, puedes hacerte consciente de que probablemente no partías con las mismas posibilidades cuando empezaste tu viaje y además es posible que te engañaran por el camino, y te robaran, y te empujaran por donde no debías, y te dijeran que debías temer a este y a aquel y al otro y al de más allá, y te negaran información, y te dijeran que serías feliz, y te utilizaran, y ahora se guardan el dinero y te abandonan a tú suerte. Lo malo de todo esto –o tal vez lo bueno- es que si acabas convencido de lo que te digo igual terminas por acompañarme a tomar el Parlamento como en esa película del anarquista enmascarado, esa tan famosa, lástima que no recuerdo ahora el nombre.

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share