Dic 20, 2011
0 0

Rajoy, el sexto presidente de la democracia

Written by
Share

Tras siete años de ministro y ocho años en la oposición, el líder del PP, Mariano Rajoy, se ha convertido en el sexto presidente de la democracia al haber sido investido este martes presidente del Gobierno con 187 votos a su favor de su partido, de UPN y de FAC. «Las cosas van a ser difíciles, pero tengo ganas», ha declarado tras la votación. De este modo, mientras el ‘popular’ espera mudarse a La Moncloa, el presidente del Gobierno saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha despedido del Congreso de los Diputados sin nostalgia y con «normalidad democrática».

La mayoría absoluta que Rajoy cosechó en las elecciones generales del pasado 20 de noviembre, las terceras a las que se presentaba como cartel electoral del PP, han permitido su investidura en una primera votación. En este trámite, ha estado acompañado por su mujer, Elvira Fernández, uno de sus hermanos y un primo.

Esta primera votación ha tenido lugar después de casi doce horas de debate parlamentario con el resto de grupos políticos, a los que ha pedido que se sumen a la difícil tarea de sacar a España de la crisis. Tras ello, Rajoy fue investido presidente del Gobierno con 187 votos, los 185 del Grupo Popular y los de los diputados de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Carlos Salvador, y del Foro Ciudadano, Enrique Álvarez Sostres.

La votación, además, contó con 14 abstenciones: las de los siete diputados de Amaiur, los cinco del PNV y los dos de Coalición Canaria-Nueva Canarias. En este sentido, Amaiur ha justificado su abstención con el argumento de que declinan participar en la elección del presidente del Gobierno, mientras que el PNV y los nacionalistas canarios ha optado por abstenerse a la espera de que se concreten los compromisos de diálogo sobre los temas de sus respectivas comunidades que ha adquirido Rajoy durante el debate.

El resto de formaciones políticas del arco parlamentario han votado en contra, tal y como habían adelantado durante las dos jornadas que ha durado la sesión de investidura. De este modo, han dicho ‘no’ 149 diputados: 110 del PSOE, 16 de CiU, ocho de Izquierda Unida (IU), dos de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), uno de la Chunta Aragonesista (CHA), cinco de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), tres de Esquerra Republicana (ERC), dos el Bloque Nacionalista Galego (BNG), uno de Compromís-Equo y otra de Geroa Bai.

Tras dar las gracias a todos los partidos con representación parlamentaria, tanto si le han apoyado como si se han abstenido o han votado en contra, Rajoy quiso terminar el debate de investidura expresando sus «mejores deseos» para el presidente saliente, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Asimismo, Rajoy ha explicado ante el Pleno del Congreso que su actuación al frente del Ejecutivo seguirá el programa del PP, pero también «escuchará a todos» porque asume que no tiene «el monopolio de la razón» y que además se puede equivocar. «Vamos a escuchar y hablar con quien quiera hacerlo. Nadie sobra aquí y cuantos más seamos en la misma dirección, mejor», aseguró.

Una vez efectuada la investidura, el presidente del Congreso, Jesús Posada, se ha desplazado en la tarde de este martes al Palacio de la Zarzuela a informar el Rey del resultado de la votación para que se proceda al nombramiento de Rajoy como presidente del Gobierno.

Así, el nuevo jefe del Ejecutivo jurará su cargo este miércoles, una vez que se publique su nombramiento en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Será entonces cuando dé a conocer su Gobierno, cuyos ministros tomarán posesión este jueves para celebrar su primer Consejo el viernes.

«LAS COSAS VAN A SER DIFÍCILES PERO TENGO GANAS»

En declaraciones a los periodistas nada más ser investido presidente de la Cámara Baja, Rajoy ha señalado que dará a conocer «al conjunto de la opinión pública» la estructura y los nombres de su Ejecutivo después de verse con Don Juan Carlos porque «es lo que dice la Constitución, el ordenamiento jurídico y el sentido común».

Una vez en los pasillos del Congreso, Rajoy ha asegurado sentirse «contento» tras ser investido, ya que lleva «muchos años trabajando en defensa de unas ideas» en las que cree y «mucha gente» le ha «ayudado mucho». «Sé que las cosas no están fáciles, que van a ser difíciles, pero tengo ganas, tengo ilusión y tengo determinación para llevar a España adelante», ha afirmado.

El futuro jefe del Ejecutivo ha defendido, además, que es imprescindible que se impliquen en esta tarea «cuantos más mejor», entre los que ha incluido no sólo al resto de fuerzas políticas, sino también a «organizaciones sociales y la gente en general», porque «un gobierno puede lo que puede» y «no lo puede absolutamente todo». «Cuanto más personas ayuden y se sumen a este proyecto», ha recalcado, «sin duda alguna muchísimo mejor para los intereses de todos los españoles».

Después de estas declaraciones y conforme a su práctica habitual, Rajoy ha abandonado la Cámara Baja por una puerta diferente a la que utilizan la mayoría de diputados, que da al patio del Congreso y donde le esperaban numerosas cámaras para captar su salida.

ZAPATERO SE DESPIDE SIN NOSTALGIA

Pero mientras unos vienen, otros se van, como es el caso de Zapatero. El presidente del Gobierno saliente se ha despedido este martes del Congreso de los Diputados y de La Moncloa sin nostalgia y con «normalidad democrática», según ha declarado él mismo a los periodistas tras la investidura de su sucesor.

Después de asistir al debate de investidura y estrechar la mano de Rajoy, Zapatero ha abandonado el Hemiciclo una vez finalizada la votación. En ella no ha podido votar, dado que ya no es diputado, al igual que otros miembros de su Gobierno como Elena Salgado, Miguel Sebastián, Ángeles González Sinde, Cristina Garmendia y Ángel Gabilondo.

Cuando se marchaba, Zapatero ha asegurado que lo hacía «con normalidad democrática» y, al ser preguntado si sufrirá nostalgia de la Cámara después de 25 años como diputado, ha respondido que no será así, ya que tiene «asumido» que empieza «una nueva etapa».

Antes de subirse al coche, ha recordado a los periodistas que los verá de nuevo en el próximo Congreso Federal del PSOE, previsto del tres al cinco de febrero en Sevilla. Precisamente, Zapatero no ha acudido este martes al Congreso en su coche oficial de presidente del Gobierno, sino en el que tendrá ya como expresidente.

Asimismo, este mismo martes Zapatero se mudará a su nuevo domicilio familiar en Madrid, de manera que La Moncloa no tendrá inquilino hasta que Rajoy jure o prometa su cargo. Cuando llegue el momento, a Rajoy le recibirá en Moncloa el director de gabinete de Presidencia con Zapatero, José Enrique Serrano, diputado en esta legislatura.

A Serrano, considerado próximo al socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, se le ha podido ver este martes departiendo en el patio del Congreso con el jefe de gabinete de Rajoy, el también diputado Jorge Moragas.

MÁS DE LA MITAD DE SU VIDA DEDICADO A LA POLÍTICA

A los 56 años, de los que ha dedicado más de 30 a la política, Rajoy llega a La Moncloa asegurando ser consciente de la enorme responsabilidad que supone hacer frente al panorama «más que sombrío» del país y de la «tarea ingrata» que requiere. Pero también con la certeza de que España tiene «medios, posibilidades y voluntad» para salir adelante.

A este objetivo promete poner todo su esfuerzo y su experiencia, que, como a él le gusta recordar, pasa desde la política municipal -fue concejal y presidente de la Diputación de Pontevedra-, a la autonómica -como vicepresidente de la Junta de Galicia entre noviembre de 1986 y septiembre de 1978- y al Gobierno de la nación, ya que siempre formó parte de los Gabinetes ministeriales de José María Aznar.

Article Categories:
Destacados · Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share