Oct 7, 2011
0 0

La SGAE ampliará del 8 al 60% el número de votantes en sus próximas elecciones

Written by
Share

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) ampliará del 8 al 60 por ciento el número de votantes en sus próximas elecciones del mes de enero, unos comicios decisivos para la entidad de gestión (en el punto de mira de la Justicia y de la sociedad civil) cuya Junta Directiva provisional tiene a partir de ahora al compositor y escritor Sabino Méndez como portavoz.

En una entrevista concedida a Europa Press, Méndez ha apuntado junto a esta novedad concreta del proceso electoral que permitirá votar a 60.000 socios del total de 100.000 que tiene SGAE, la desaparición de los votos por delegación.

Este aumento de la participación de los socios es uno de los ejes prioritarios de la actual Junta Directiva que además pretende «asentar las bases para que sea efectivo un proceso de renovación en esta época provisional, estatutos que permitan garantizar un proyecto, mayor transparencia y rigor y mecanismos de control para evitar hechos como los que han sucedido», apunta Méndez.

El nuevo portavoz, confiesa sentirse «ilusionado» ante esta nueva etapa que se abre y está convencido de que esta «crisis» es «una oportunidad que hay que aprovechar para regular todo el sector» y «va a servir para crear un mundo asociativo del cine, el teatro y la música», aventura.

COLABORACIÓN DEL GOBIERNO

En este sentido, Sabino Méndez asegura que lo que necesita «claramente» la SGAE es «la colaboración del Gobierno para elaborar un buen mapa de la propiedad intelectual» ya que, en su opinión, «el problema de fondo está ligado a la industria». «Si no abordamos asuntos complejísimos que atañen a la industria tecnológica, al P2P, al copyleft, al cambio de Internet o a la situación de los músicos, volverán a surgir», ha dicho.

A este respecto, Sabino Méndez cree que la posible llegada del PP al Gobierno tras las elecciones generales del 20-N «no cambiará mucho la política independientemente del sistema que se adopte». «La entidad de gestión es al fin y al cabo una herramienta. Sea cual sea el color del Gobierno las soluciones vienen consensuadas por un medio profesional. En esta refundación de SGAE hemos visto que todos los profesionales estaban de acuerdo en cuáles eran los problemas», señala.

Asimismo, está convencido de que «no se tardará tanto en levantar la imagen de la SGAE» después de lo ocurrido «porque existe consenso entre los profesionales independientemente del color político». «Cualquier Gobierno debe atender a esas necesidades de un colectivo que trasciende el derecho de autor. Necesitamos un medio profesional, serio y del siglo XXI», ha apostado recordando que existe una «falta de legislación» que hace que después de 30 años de democracia los músicos deban trabajar a día de hoy «con licencia de saltimbanqui o titiritero».

NINGUNA VINCULACIÓN DE TEDDY

Preguntado por la sensación que existe en la sociedad de que la larga sombra de Teddy Bautista sigue notándose en la SGAE, Sabino Méndez se muestra rotundo: «La realidad pura y dura es que Teddy Bautista salió de aquí hace dos meses y que actualmente su vinculación con la SGAE es ninguna».

Aún así, teniendo en cuenta cómo están las cosas para el anterior presidente ejecutivo de la entidad, señala que es preciso «romper una lanza a favor de la presunción de inocencia y darse cuenta del linchamiento público tan absurdo que se ha visto en algunos medios, con informaciones falsas». «Incluso los que somos críticos con la labor de Teddy nos escandalizamos de la frivolidad con la que luego se trata la imagen de este gestor», advierte.

Por lo que se refiere a las cuentas de la SGAE, Méndez recuerda que no están intervenidas y que, independientemente de los desvíos de fondos que debe tratar la justicia, los actuales responsables se están replanteando «toda la política económica de la entidad». En cualquier caso señala que no hay «ningún problema de solvencia».

PIES DE PLOMO

En cuanto a la repercusión que tiene para la imagen de la SGAE las informaciones que se están haciendo públicas sobre el sumario de la denominada Operación ‘Saga’, Méndez apunta que es «conveniente» que salgan a la luz pero alude también a «una cuestión de formas». «Todo lo que ha sucedido en la SGAE surge en un contexto de guerra industrial y estamos viendo, junto a tratamientos ponderados otros demenciales, amarillismo y medias verdades».

«No hay que olvidar que para nosotros hubiera sido más fácil detectar el grano de la paja si la información que hubiéramos recibido hubiera sido toda ponderada. Porque en esa avalancha de falsedades es fácil que se deslice una verdad, como pasó con la denuncia que hizo Luis Cobo «Manglis» sobre Microgénesis, y piensas que sería una mentira más de tantas. Flaco favor nos han hecho los medios de comunicación a la hora de investigar todo el asunto», afirma.

La comisión de investigación interna que ha puesto en marcha la SGAE a raíz de los hechos del pasado 1 de julio, les ha corroborado lo que ellos mismos temían. «Cuando un sistema es muy opaco y personalista al final permite que los que trabajan dentro hagan lo que quieran. Así están apareciendo asuntos de desvío de fondos unidos a gastos personales que temíamos por pura lógica porque estos sistemas de caja negra hacen que prospere este tipo de gentes con esas conductas». «Somos muy escrupulosos de poner a disposición judicial todo lo que se encuentre», asegura.

El contacto con los socios y con la sociedad civil en general es una de las preocupaciones centrales en estos momentos. Por ello se trabaja para «modificar los estatutos» y con ello «desarticular el perverso sistema de la antigua dirección» que conduzca a unas «elecciones transparentes».

De todo ello se da cuenta ya en la página web de la entidad junto a lo que se hace en otras entidades similares europeas. «Después de una época de mucha opacidad ahora la intención es que el socio se dé cuenta de que la información se comparte y de que, a cambio de esa recaudación de derechos, él también recibe algo», explica.

SIN PRISA

Finalmente, en cuanto a la red ARTERIA, Sabino Méndez señala que sigue en marcha su «estudio de viabilidad» y aclara que más que una liquidación de algunos de esos inmuebles se realizará «una desinversión». «Se escogerá cuidadosamente de toda esa red lo que puede ser útil y rentable o qué siendo rentable no tenga sentido que una entidad de gestión de derechos tenga como negocio», expone.

A este respecto, indica que no hay ofertas por el momento «pero tampoco hay prisa ya que en este contexto de crisis se corre el riesgo de vender rápido y mal y eso no es sensato».

Article Categories:
Cultura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share