Sep 18, 2011
0 0

Requiém por la Consejería del Medio

Written by
Share

Como era de esperar, cuando las cosas se hacen mal, son a la mitad, menos, o casi nada, terminan por desaparecer, y exactamente eso es lo que ha ocurrido con la Consejería de Medio Ambiente. Y es que, a quienes se les ocurre “partir” el Ambiente. La cosa traía paripé desde un principio; porque estamos a por todo el Ambiente y a por todo el Medio , pero nunca con un Medio Ambiente, porque si desde el principio empezamos con estas ambigüedades se termina con lo poco que se anunciaba tan malamente.
La Consejería de Medio Ambiente ya no existe, se la cargaron los nuevos-viejos gobernantes de Canarias. Los parques nacionales no se sabe a quienes corresponden.
Ahora se reparten el Medio Ambiente entre la Consejería de Obras Públicas y la Consejería de Educación: En Obras Públicas colocan “la Ordenación del Territorio” y en Educación le ponen un sostén con eso de la “sostenibilidad”, tan light, tan ambigua y tan acomodaticia a todo plan o proyecto urbano confuso , con tufo a especulación, a cemento o similar.
Primero se cargaron la primera ley de protección, sustituyéndola por otras más descafeinadas, después descalificaron o descatalogaron especies que deben estar protegidas ante la gula devastadora por ocupar el territorio que existe en Canarias, y ahora, para terminar con el Medio Ambiente que quedaba, acaban haciendo otras particiones entre Urbanismo y Educación. Si no fuera de pena , de trágico y de grave , lo compararía con el reparto del burro que se hacían antes en Agache (QUE REPARTIAN SUS TROZOS ENTRE LOS VECINOS).
¡Pero qué descaro! Y que poco les interesa a estos gobernantes el Territorio, el Medio, o el Ambiente (que la misma cosa es). Ahora claramente desnudan sus intenciones: Protección cero. La Consejería pa ´ la puñeta, total para lo que les importaba…
Así se gobierna en Canarias, diciendo que se hace, que se protege, contando pinares, barrancos, laderas cumbres y picachos como zonas protegidas, para sumar un grueso de suelo con aquellos en que no se puede urbanizar o seria mucho descaro hacerlo y luego decir que en las Islas existe muchísimo territorio protegido, pero, ¿Quién protege aquellos Espacios golosos, de especuladores del suelo?, ¿Quién los protege de estos gobernantes falsos defensores? ,¿Es que nuestro territorio insular tan especial, con tanta biodiversidad, con tantos endemismos y especies únicas no merecen una Consejería? Y más ante las amenazas continuas de diferentes urbanistas y el mismo gobierno canario. El personal ya está, pero lo que no está es la Consejería, el compromiso político con nuestro territorio, con nuestro patrimonio natural. Si antes no había mucho de eso, ahora se les ha visto la cara verdadera al abandonar una consejería que algo hacia por el Medio. Señores y señoras de ese sostén que quieren ponerle a la protección de nuestro desgraciado territorio: me temo no existen tallas, ni en bragueros, ni en sostenes, para sostener lo que puede atentar contra un ecosistema , contra cualquier especie de flora, fauna , suelo, o cualquier peculiaridad especial del territorio, no puede sostenerse ante agresión de ningún tipo. Ya digo, por mucho sostén que tengan; porque hablando claro señores y señoras , esa palabreja la emplean a destajo cuando pretenden tapar algún disparate, como si fuera una tirita que lo quitara de la vista: No engañan a nadie, las cosas son o no son y la Consejería del Medio se la han cargado porque a ustedes políticos del gobierno canario el medio no les interesa en absoluto , y el que no lo vea que se ponga gafas de aumento.
A estos políticos, que a la mínima descalifican especies que deben estar protegidas y que por eso lo estaban , que se erigen en defensores de urbanistas y proyectos asesinos de los tesoros que aún perduran en nuestro territorio, que trocean ecosistemas para favorecer a constructores… A estos gobernante que se llenan la boca hablando canario, desde mi humilde tribuna les diría a lo canario: ”Tengan vergüenza y mándense a mudar, lenguas de gato. Como esa planta invasora que ustedes han permitido y permiten que se extienda por el suelo del archipiélago amenazando a todo el territorio y que va acabando con toda la vegetación a su paso. ¡Qué desgracia haber nacido en Canarias!, dirían nuestros hermanos de fauna, de flora, nuestras montañas, barrancos, montes, laderas, laurisilva, malpaíses, etc. Mientras las lenguas de gato dirán que suerte vivir en Canarias”.
Aquí sí que hay crisis; crisis de conciencia, de responsabilidad, de honestidad y vergüenza.
Escribo esto con muchísima pena, rabia y vergüenza ajena.

Mónica Díaz Tabares*
*Una mamífera del Planeta Tierra nacida en Canarias, muy chamuscada

Article Categories:
Opinión

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share