Sep 7, 2011
0 0

El PSOE centra la campaña en comparar a Rubalcaba y Rajoy

Written by
Share

El PSOE ha lanzado este martes la precampaña electoral socialista poniendo el acento en que lo que los ciudadanos deben decidir el 20-N es quién debe guiar España «en momentos de muchísimas dificultades», si Alfredo Pérez Rubalcaba, visto como un «político sólido y completo» y un «socialista de toda la vida», o el presidente del PP, Mariano Rajoy, que según el PSOE no hace más que intentar ocultar un programa que será de recortes sociales.

«El núcleo de la decisión es quién dirige la política. Rubalcaba o Rajoy, el que hace o el que no hace, el activo o el contemplativo, el que sale a la plaza o el que se esconde en el burladero, el que explica su proyecto o lo oculta por miedo a que le descubran», ha señalado la directora de campaña de Rubalcaba, Elena Valenciano, en una reunión con los coordinadores regionales y provinciales de la campaña socialista.

Valenciano ha presentado a los cargos socialistas el vídeo y el lema de precampaña, «Rubalcaba, sí» y les ha pedido que, ante lo «difícil» que se presentan los comicios para el PSOE, hagan una campaña sin artificios y sin demagogia y «más eficaz» que las hechas anteriormente.

En concreto, les ha pedido una campaña «madura, austera, moderna y dialogante» que pida el voto por tres razones esenciales: que el PSOE «sigue siendo el instrumento político ideal para un gobierno progresista», que Rubalcaba es el líder que necesita España en este momento, «un político de una pieza en el que se puede confiar»; y que dar el Gobierno al PP sería entregar todo el poder institucional de España «a uno de los partidos más retrógrados de Europa».

YA NO ES MOMENTO DE SIMPATÍAS, SINO DE DECISIÓN

Según la dirigente socialista, ahora que las elecciones están a punto de convocarse formalmente empieza una nueva fase, porque ya no es «el momento de los estados de ánimo o de las preferencias o simpatías, sino que se acerca el momento de la decisión. Rubalcaba, ha defendido, es «uno de los políticos más sólidos y completos» y sería buen presidente en cualquier caso, pero si la elección es entre él y Rajoy, para los socialistas la respuesta es «Rubalcaba, por favor».

El PSOE buscará aprovechar la relativamente buena valoración de Rubalcaba frente a Rajoy y Valenciano ha glosado sus virtudes políticas, retratándole como «un político que no se resigna» para combatir la exclusión social, que «conoce muy bien la sociedad española», que está «preparado para afrontar los nuevos retos» que sabe que la democracia española debe ser mejorada y que sabe «plantarse y mantenerse firme, como bien saben los terroristas de ETA».

«Eficacia y capacidad resolutiva, empatía para estar cerca de la gente, voluntad integradora y capacidad de negociación, sensibilidad social y comprensión del mundo, tal como es un político moderno», ha proseguido, enfatizando además que todo eso es, precisamente, lo que «Rajoy ha demostrado no ser».

AUGURA QUE EL PP HARÁ UNA CAMPAÑA SIN PROPUESTAS

Según Valenciano, Rubalcaba está explicando sus planes para crear empleo y mantener la cohesión social, de manera que los españoles sabrán qué «idea de España tiene en la cabeza» su «presidente», mientras que Rajoy y el PP intentarán hacer la «no campaña de las no propuestas», para que «pase el tiempo sin que pase nada».

El PSOE quiere transmitir a los ciudadanos la idea de que mientras Rubalcaba pide «confianza» para un proyecto, Rajoy pide a los españoles «un cheque en blanco» sin decir nada de sus planes, pero que estos pueden deducirse de sus «avanzadillas autonómicas» y sus referentes en el exterior: Recortes en educación y sanidad, eliminación de las ayudas a las familias y subida de las tasas universitarias como ha hecho el Gobierno británico y subida de impuestos a los más pobres como ha empezado a propugnar el ‘Tea Party’ estadounidense que, según ha destacado Valenciano, es admirado por la presidenta madrileña Esperanza Aguirre.

La portavoz socialista ha afeado a los gobiernos autonómicos del PP que se hayan «apresurado» a «mutilar» lo más «sagrado», la sanidad y la educación, y ha incidido en que, el PSOE «jamás ha pasado esa línea roja» y que se propone seguir defendiendo ambas prestaciones «con uñas y dientes».

De hecho, aunque PSOE y PP han pactado el incluir en la Constitución la estabilidad presupuestaria, ha asegurado que sus coincidencias «empiezan y acaban ahí», argumentando que el PSOE defiende la austeridad para preservar la cohesión social, mientras que el PP la utilizará para «privatizar» y hacer «recortes en el Estado del bienestar».

La dirigente socialista ha afeado a Rajoy que -salvo en esta última reforma– no haya mostrado voluntad de consenso en toda la legislatura y que haya «jugado todas sus bazas a una sola carta, que la crisis se prolongase». Le ha recordado además su rechazo a los recortes de mayo de 2010, acusándole de intentar empujar a España «al abismo» con tal de hacer caer al Gobierno, y ha proclamado que sólo por ese acto «irresponsable» Rajoy no merece ser presidente del Gobierno.

EL PSOE NO TIENE NADA DE LO QUE AVERGONZARSE

Así, según Valenciano, el PP tendrá «poco de lo que arrepentirse, porque ha hecho poco», pero «mucho de lo que avergonzarse», por trabajar por sus intereses y no por los de los españoles. En cambio, ha defendido que el PSOE tampoco tiene nada de lo que avergonzarse porque todo lo que ha hecho ha sido «para proteger a los más débiles». Eso sí, ha reconocido que los socialistas han «cometido errores» y que de haber sabido algunas cosas habrían actuado de otra forma.

No obstante, ha insistido en que la crisis actual, además de ser «durísima» es «cambiante» y es «consecuencia y anticipo de un gran cambio global», de manera que no vale, como hace el PP, propugnar recetas de hace 15 años –«o nos están engañando porque saben que no es posible o mucho peor, no se han enterado de nada»–.

El PSOE tratará de transmitir en la campaña que ante «el malestar» y el «miedo» que están creando la crisis es importante «acertar en el liderazgo político» y que «la política importa» porque es la que decide si hay estado del bienestar o si se regulan o desregulan los mercados. «La idea de que la política no importa, es impotente o no sirve es una idea reaccionaria y muy peligrosa. La indiferencia política es claramente de derechas y el desprecio hacia la política aún más», ha advertido.

Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share