Ago 22, 2011
0 0

Sí se puede repudia la represión policial en Madrid

Written by
Share

En Alternativa Sí se puede hemos dejado pasar unos días antes de pronunciarnos sobre la represión policial acontecida estos días en Madrid. Y hemos dejado pasarlos ante la posibilidad de que el PSOE, desde el Gobierno, operara como ha de actuar un partido de izquierda y de progreso. Por el contrario, hemos visto con desagrado —aunque no con extrañeza—las declaraciones del ministro Blanco negando la veracidad de los hechos que circulaban por Internet; al candidato Rubalcaba aplaudiendo la represión a jóvenes y periodistas; para más tarde asistir al bochornoso espectáculo de unos políticos que ocupan el poder y se ven obligados a dar marcha atrás en su postura ante la evidencia indiscutible. ¡Cuántos serán los atropellos que no han sido grabados!
Se han vuelto a vulnerar derechos humanos elementales: las agresiones grabadas a los periodistas (en días diferentes), la agresión brutal a la chica que paseaba con un joven, los golpes por la espalda a quien huye de la escena violenta, el apaleamiento a un fotoperiodista, la persecución callejera al estilo de los peores matones… El gobierno del PSOE ha vuelto a traicionar los principios de un partido que fue de izquierda y progresista (“OTAN, de entrada, no”…), para acabar en el lamentable espectáculo presente de actuar como no lo haría peor el Partido Popular, su aliado en tantas votaciones clave de la actual legislatura.
Resulta lamentable la actitud de la Delegación del Gobierno de Madrid, con una jefatura escondida durante la represión, y que cuando vuelve a aparecer afirma que se trata de casos aislados, declaración tan cínica como aquella otra que aseguraba que las actuaciones que han recorrido el mundo y puesto al Estado Español al nivel de las dictaduras más oprobiosas eran imágenes “descontextualizadas”.
En una democracia de verdad, y no entregada al abuso y a los mercados como ésta, las Fuerzas de Seguridad del Estado están para proteger a la población y no para hacer alardes de matonería y abuso sobre la ciudadanía. No es de extrañar que el Estado Español siga apareciendo año tras año en el informe sobre torturas de Amnistía Internacional (con el PSOE y con el PP): si las imágenes que hemos visto suceden en la calle, ¡qué no sucederá en algunas comisarías, al amparo de la impunidad!
Desde Sí se puede nos oponemos firmemente a que el ‘espíritu de Intxaurrondo’ se extienda por todas las comunidades, con la ceguera, permisividad, tolerancia o complicidad del PSOE en el gobierno, y el silencio del Poder Judicial.
¡Resulta una vergüenza absoluta que los policías implicados en las acciones referidas sigan actuando con la impunidad conocida y sin las prescriptivas señas de identidad reglamentarias, cuyas etiquetas se quitan con la autorización de sus jefes de operativo, para evitar posibles denuncias por malos tratos callejeros!
¡Constituyen una ofensa a la inteligencia, un oprobio, una afrenta, las declaraciones del sindicato de policías! Se quejan de que no existe un protocolo de actuación, como si patear a un periodista tirado al suelo por una docena de estos valientes servidores públicos, pegar a personas indefensas, dar porrazos por la espalda o proferir órdenes groseras y viles ¡tuvieran que ser regladas para una policía de servicio público! No les preocupa la pésima imagen que originan en el mundo entero, y que recuerdan otros tiempos que se consideraban superados.
¡Es indignante ver cómo patean con sus botas de punta metálica a un periodista por fuera del Ministerio del Interior, cómo maltratan de palabra y obra a una mujer periodista en Sol. Ninguna de esas imágenes, en el contexto que sean, son dignas de un lugar que dice vivir en democracia, por muy inmadura y malsana que sea esta pseudo-democracia de plástico que sufrimos en el estado bipartidista.
En conclusión: vuelve a quedar claro que da lo mismo que gobierne el PSOE o que lo haga el PP, vista las coincidencias de posturas en cuestiones de irrespeto a la ciudadanía.

Article Categories:
Canarias

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share