Jun 25, 2011
0 0

La carretera Cuchillete – Pozo Negro tendrá vallas específicas para atenuar los daños en los accidentes de motos

Written by
Share

La carretera FV -2, en el tramo comprendido entre el cruce de Pozo Negro y la rotonda de El Cuchillete (acceso a Gran Tarajal), incorporará vallas de protección laterales diseñadas específicamente para reducir el impacto  y los daños ante posibles accidentes de moto. Estas vallas se comenzarán a instalar en los próximos días y se caracterizan porque están diseñadas de forma que cubra también al parte baja de la estructura e impida así que ante posibles accidentes los afectados puedan deslizarse por debajo. Las vallas se instalarán en los tramos que cuentan con curvas de radio menor a 400 metros. Este mismo de estructuras ya vienen funcionando con eficacia en otros tramos de la red viaria insular como el Aeropuerto-Puerto del Rosario, que en su momento fue el primer de Canarias donde se instalaron.

“Ya se ha terminado con la instalación del asfalto y los arcenes, que proporcionan más seguridad a este tramo de la carretera, y también con el marcaje de la señalización horizontal. Actualmente se está instalando la señalización vertical y seguiremos con las vallas de protección específicas para moteros. Una vez realizadas las oportunas comprobaciones y certificaciones, todo debe quedar completamente acabado a lo largo del mes de julio, para poder formalizar al recepción”, explicó la consejera de Obras Públicas y Carreteras, Edilia Pérez.

Las obras de ampliación de la carretera insular FV-2, que se vienen desarrollando en el tramo que conecta Gran Tarajal con Pozo Negro, cuentan con una inversión de 2,6 millones de euros. Los trabajos afectan a unos 12 kilómetros de carretera, permitiendo su ampliación lateral con la instalación de arcenes que proporcionan más seguridad y la repavimentación de toda la calzada, además de las obras de fábrica, canalizaciones, accesos, etc.

Los trabajos han consistido en realizar movimientos de tierra necesarios para ampliar la anchura de la plataforma de la vía, que pasa de 8 a 12 metros, e instalar el nuevo pavimento. De esos 12 metros, 10 corresponden a superficie asfaltada, y los dos restantes a la creación de una berma (o apartadero) de 1 metro de ancho a cada lado de la vía.

La consejera explicó que “aunque el asfaltado ya está terminado, se recomienda seguir extremando las precauciones al circular por la zona, porque en los márgenes siguen realizándose obras. El resultado final será un trazado renovado, ampliado y con mejores condiciones de seguridad”, apuntó.

 

Article Categories:
Fuerteventura

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share