Jun 9, 2011
0 0

Unos documentos desvelan cómo los vecinos de Tegueste evitaron que se fusionara a La Laguna (Tenerife) en el XIX

Written by
Share

Unos documentos inéditos del Archivo Municipal de la Villa han desvelado cómo Tegueste (Tenerife), a mediados del siglo XIX, se mantuvo como municipio independiente cuando sus vecinos y los miembros de la Corporación evitaron que se agregara al de La Laguna después de tres votaciones. Los documentos conservados en el archivo del Ayuntamiento reflejan los procesos de reforma territorial de aquella época y constatan los varios intentos que sufrió Tegueste para que se anexionara a la Ciudad de los Adelantados, algo que sus vecinos consiguieron evitar y un hecho que no se repitió en otras poblaciones como Valle de Guerra, Tejina, Punta del Hidalgo, Taganana o San Andrés.

Estos documentos son analizados en el segundo Boletín del Archivo Municipal de la Villa, un proyecto pionero en Canarias con el que la Corporación local quiere poner el patrimonio documental de la localidad al alcance de todos los vecinos. Esta iniciativa se enmarca dentro del proceso de organización del archivo, un apartado al que el Consistorio dedica especial empeño, como es la difusión de su patrimonio documental. En esta ocasión, estos textos recogen las tres votaciones que tuvieron lugar entre los años 1852 y 1853 y que propiciaron que Tegueste mantuviera su independencia, a pesar de los intentos de la Diputación Provincial de que se anexionara a La Laguna.

A lo largo del siglo XIX, diversos municipios de Tenerife desaparecieron como tales, la mayoría de ellos en el entorno de Santa Cruz y de La Laguna. La nueva organización territorial configurada por las Cortes de Cádiz (1812), por la cual Tenerife de dividió en municipios independientes, constituye el germen de los municipios actuales. Sin embargo, los diversos procesos de reforma territorial cambiaron ese primer mapa de los ayuntamientos canarios, afectando a territorios municipales como Tejina, Valle de Guerra y Punta del Hidalgo, que se agregaron al Ayuntamiento de La Laguna en los años 1850, 1845 y 1847, respectivamente. Un hecho que dejó a Tegueste rodeado por todo el territorio lagunero.

En esa época, la Villa de Tegueste se vio envuelta en ese proceso de reforma territorial, ya que también tenía los mismos problemas que el resto de poblaciones de la Comarca (falta de bienes de propios, analfabetismo de los vecinos y demás).

El primer intento de anexionar Tegueste a La Laguna, según se recoge en los documentos, se produjo en 1838, cuando el regidor José María Rodríguez, alcalde interino, expuso al pleno la posibilidad de solicitar a la Diputación Provincial la supresión del Ayuntamiento, poniendo como argumento la imposibilidad de pagar al secretario de la Corporación por falta de fondos. Con carácter urgente, el pleno decide recaudar entre los vecinos el dinero para solventar este problema.

Tres años más tarde, en 1841, la Diputación Provincial inicia los trámites para agregar a aquellos municipios que, por su pobreza u otros problemas, debieran desaparecer y unirse al de La Laguna. En ambos casos, la Villa aguantó las embestidas de la Diputación Provincial argumentando su división municipal y eclesiástica, así como los derechos del pueblo en las aguas, pastos y montes.

HASTA TRES VOTACIONES

Pero fue en 1852 cuando se produjo el primer hecho significativo que recogen los documentos de esa época. Ese año, el regidor del Ayuntamiento de Tegueste, Agustín Hernández, acude a Santa Cruz a solicitar a la Diputación Provincial la supresión del Ayuntamiento y la anexión a La Laguna. Ante este hecho, más de cuarenta vecinos presentaron una solicitud para que no se extinguiera el Consistorio. El proceso no estuvo exento de disensiones y disputas, y el 7 de junio de ese año la Corporación se reunió en pleno para votar sobre si Tegueste debía integrarse en La Laguna, votación en la que participaron los ocho vecinos mayores contribuyentes.

En esa primera votación, el alcalde se mostró en contra de la anexión, voto al que se sumaron cinco de los ocho vecinos presentes. En una sesión plenaria celebrada dos días después, el alcalde Lucas Molina y el resto de la Corporación votaron de manera unánime a que no se continuara con el proceso de anexión. Sin embargo, y según una carta de la Diputación Provincial, un crecido número de mayores contribuyentes del pueblo, algunos de ellos miembros del Ayuntamiento, habían solicitado de nuevo la agregación a La Laguna, por lo que se ordena que se haga una nueva votación entre los concejales y el mismo número de vecinos que en el primer referéndum.

La segunda votación tuvo lugar el 13 de noviembre de 1852. Cuatro de los ocho vecinos votaron en contra, negativa que secundó la totalidad de la Corporación; una mayoría abrumadora en contra de la anexión a La Laguna. Incluso Agustín Hernández, el regidor encargado meses antes de llevar la solicitud de agregación a Santa Cruz, voto en contra. Sin embargo, en la siguiente y definitiva votación, optaría en favor de la unión.

Pero las disputas y dificultades no terminaron aquí. Los documentos encontrados en el Archivo de la Villa constatan una tercera y definitiva votación. Tras el segundo rechazo, la Diputación Provincial se muestra descontenta con la forma de la votación y, sobre todo, con su resultado, ordenando su repetición argumentando que no habían votado alguno de los vecinos más influyentes.

La tercera votación tuvo lugar el 14 de junio de 1853, casi un año después de la primera, y en esta ocasión cada uno debía explicar el porqué de su voto, en un sentido u otro. El resultado fue de cinco a favor de anexionarse a La Laguna (Marcos Hernández Rodríguez, Andrés Rodríguez de Santiago, Juan Gregorio Collazo, Juan Francisco de Armas y Agustín Hernández) y 17 en contra (Juan Fernández, Antonio Collazo, Ramón Hernández, Pedro Melián, Pedro Febles, Lázaro González Grillo, José González Grillo, Ramón Afonso, Juan Ramallo, Domingo Febles, Francisco Hernández de Armas, Manuel Melián Abreu, Elías González, Venancio González, Francisco Molina, Francisco González y el alcalde, Lucas Molina)

Entre los argumentos más esgrimidos por los votantes para rechazar la anexión a La Laguna se encuentran la defensa de los montes y aguas, así como el arreglo de caminos, además de cuestiones puramente administrativas o fiscales. Por ejemplo, seguir manteniendo el monte de Pedro Álvarez, principal fuente de aprovechamiento forestal no sólo para Tegueste sino para toda la Comarca, es esgrimido por parte de los votantes como razón fundamental para la continuación del municipio.

En definitiva, durante todo el proceso de reforma territorial de los municipios, Tegueste siguió su andadura como municipio independiente, un camino lleno de dificultades impuestas sobre todo por la falta de fondos y bienes propios. Sin embargo, en medio de todo ese proceso agregacionista, consigue hacer realidad el proyecto de dotar al pueblo de una Casa Consistorial y otros servicios públicos.

Article Categories:
Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share