May 20, 2011
0 0

Unas 16.000 personas desoyen la prohibición de la Junta Electoral

Written by
Share

Los manifestantes del movimiento 15M han desoído la prohibición dictada por la Junta Electoral Central y se han mantenido en la Puerta del Sol por sexta noche consecutiva, en lo que ha sido la jornada más multitudinaria, llegando a colapsar la céntrica plaza y las calles adyacentes desde las nueve de la noche.

Los manifestantes han recibido el inicio de la jornada de reflexión con ‘un grito mudo’ consistente en cubrirse con esparadrapo la boca y permanecer en silencio durante unos minutos y, posteriormente, retirárselo fingiendo un grito, pero sin emitir ruido.

Para cumplir con esta iniciativa, la organización ha repartido desde las 23.00 horas trozos de esparadrapo con los que los 16.000 asistentes a la concentración, según fuentes policiales, se han tapado la boca.

Durante esta sexta jornada, los manifestantes han seguido escrupulosamente las recomendaciones de la organización para limitar en la medida de lo posible el consumo de bebidas alcohólicas –tan sólo se veían por la plaza las latas de cervezas de los vendedores ambulantes– y para que, por cuestiones de seguridad, nadie se subiera por los andamios de los edificios en obras en Sol.

Antes de la medianoche, por ejemplo, los manifestantes reprobaron que una minoría se subiera a las rejas de las ventanas laterales del edificio sede del Gobierno regional. Asimismo, también ha habido múltiples llamamientos para que nadie se subiera en la cúpula del nuevo intercambiador de Cercanías en la céntrica plaza.

La organización también ha repartido hojas con indicaciones para cómo actuar en caso de desalojo o carga policial, al fin de evitar que se produzcan heridos. Igualmente, han pedido que respeten el trabajo de los agentes policiales, subrayando que éstos estaban obligados a entrar en la plaza para comunicar a la organización que la asamblea había sido declarada ilegal, a pesar de lo cual, y teniendo en cuenta el carácter pacífico de la misma, no se procedería al desalojo.

Durante la tarde se han vuelto a repetir los pasacalles con malabaristas, seguidos de batucadas. También se han visto numerosas ‘performance’, por ejemplo de alumnos de la Escuela de Arte Dramático, para sensibilizar sobre los intentos de censura de la sociedad.

Entre las pancartas que se han añadido al ‘paisaje’ de la Puerta del Sol, rebautizada como «plaza de la Solución», han destacado varias colgadas del histórico edificio coronado por el anuncio luminoso de Tío Pepe –actualmente en proceso de restauración–, donde se pueden leer lemas como «Nosotros al sol», «El conocimiento nos hace responsables», «Insolación» o la más explícita «Indignados».

También se han visto algunas pancartas que hacen alusión al movimiento feminista, concretamente en el edificio entre las calles Montera y Alcalá, a pesar de que la madrugada del jueves la plaza reprobó que se mostrara una gran pancarta en la que se podía leer «la revolución será feminista».El Cuerpo Nacional de Policía ha recibido la consigna de no desalojar la acampada de la Puerta del Sol mientras no se produzcan incidentes, informaron fuentes policiales.

Esta misma tarde, pasadas las ocho de la tarde, uno de los portavoces de la protesta comunicó por megafonía a las personas concentradas, que la Policía le había comunicado que no iba a intervenir para desalojarlos. Su anuncio fue respondido por los concentrados con gritos de «No nos vamos».

Pese a la decisión que ayer adoptó la Junta Electoral Central de prohibir la concentración a partir de las doce horas de esta noche, cuando comienza la jornada de reflexión de las elecciones municipales y autonómicas, el Gobierno se ampara para no dar la orden de intervenir a la Policía en su interpretación de diversa legislación y jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, según el cual no se puede disolver una manifestación pacífica, aunque no esté autorizada.

Unas e 16.000 personas abarrotaban a las 21.45 horas de este viernes la Puerta del Sol y las calles adyacentes, según datos transmitidos por los mandos policiales presentes en la zona a la Delegación del Gobierno en Madrid, han informado a Europa Press fuentes policiales.

La muchedumbre ha crecido exponencialmente desde las 20 horas debido, entre otros factores, al ‘efecto llamada’ que se está produciendo por la repercusión nacional e internacional de la protesta, por la curiosidad de muchas personas, por el buen clima y por tratarse del inicio del fin de semana.

A primeras horas de la noche ya no se podía entrar en la céntrica plaza madrileña y costaba mucho tiempo y esfuerzo llegar incluso a algunas de las calles aledañas. De hecho, ya era difícil caminar por Montera, Carretas, Preciados y Arenal.

Por otro lado, los agentes de la policía también han encontrado dificultades para proceder a su relevo, que ha tenido lugar a las 21 horas. De esta forma, han podido acceder a través de la plaza de Pontejos nuevas Unidades de Protección Policial (UIP) procedentes de grupos desplazados desde Valladolid, Valencia, Sevilla y Barcelona, según han indicado las mismas fuentes.

Article Tags:
Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share