May 18, 2011
0 0

La falta de empleo y vivienda repercute de forma decisiva en el riesgo de sufrir pobreza

Written by
Share

Las dimensiones relacionadas con la ocupación –desempleo, tener un oficio de exclusión u ocupación irregular– y con el tipo de vivienda –hacinamiento, insalubridad o gasto excesivo– influyen de forma determinante en el riesgo de sufrir una situación de pobreza por delante de otros indicadores, según destaca un extenso informe sobre los impactos generados por el programa Caixa Proinfancia en el área metropolitana de la capital catalana.

El director general de la Fundación La Caixa, Jaume Lanaspa, ha lamentado en rueda de prensa que en la actualidad la pobreza es hereditaria, lo que marca un “destino dramático” para quien la padece, pero sin embargo también ha destacado la esperanza subyacente en que el programa ha demostrado que se puede atenuar su impacto e incluso erradicar si se destina el dinero adecuado.

El programa de La Caixa, creado en 2007, ha atendido hasta el momento a unos 44.500 menores de hasta 16 años y casi 27.000 familias del área de Barcelona, lo que se traduce en una inversión de 34,9 millones de euros, si bien se desarrolla en otras nueve lugares de España –Bilbao, Madrid, Málaga, Murcia, Sevilla, Valencia, Zaragoza, Mallorca e Islas Canarias–.

El informe también destaca que, además de ocupación y vivienda, la mayoría de las situaciones de pobreza infantil de las que se encarga el programa corresponden a familias monoparentales –la mayoría mujeres solteras– e incluso que en el 66% de los hogares al menos uno de sus miembros es de origen extranjero.

El informe, elaborado por la Fundación Foessa, señala además que los indicadores de salud, de educación y de participación en la sociedad son igualmente menores, e incluso los menores en esta situación de pobreza no gozan de la posibilidad de disfrutar de una semana de vacaciones.

UN OBJETIVO POSIBLE

El portavoz de la Fundación, Víctor Renes, ha recordado que según datos de 2009 alrededor del 4% de la población de España vivía en una situación de pobreza severa, algo posible de erradicar con una inversión cercana al 0,5% del PIB.

“Es justo y probablemente a medio plazo es rentable”, ha señalado Lanaspa, en base a criterios de cohesión social futura, al mismo tiempo que ha remarcado que el programa atiende a cerca del 20% de los hogares considerados en situación de pobreza en Barcelona.

De las ayudas prestadas, el informe destaca que sin ellas, hasta un 10% de los hogares habría pasado a padecer una situación de pobreza severa, por lo que los autores defienden que es posible focalizar los esfuerzos y ello tiene “efectos claros y potentes”.

Lanaspa, por otro lado, ha garantizado la continuidad del programa Proinfancia a pesar de la crisis, con al menos la misma dotación económica, por tratarse de algo “absolutamente prioritario”.

Article Categories:
Nacional

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share