May 13, 2011
0 0

Los rebeldes necesitan que se desbloqueen urgentemente 180 millones de dólares (126 millones de euros) custodiados por Washington para armamento

Written by
Share

El líder del autoproclamado  Consejo Nacional de Transición –los rebeldes libios–, Mahmoud Jebril, ha solicitado a Estados Unidos que libere parte de los fondos bloqueados al régimen de Muamar Gadafi para que puedan servir de financiación a la insurgencia.

En un discurso en el Brookings Institution de Washington, Jebril ha puesto de relieve los problemas de financiación de los rebeldes, tras casi dos meses de intensos combates con las fuerzas del mandatario en la mayor parte del territorio libio.

«Estamos enfrentado un problema financiero muy grave por la congelación de los activos. Así que quiero aprovechar esta oportunidad para pedir a la administración estadounidense que nos ayude», ha dicho Jebril.

En concreto, ha señalado que los rebeldes necesitan que se desbloqueen urgentemente los 180 millones de dólares (126 millones de euros) custodiados por Washington, ya que en caso contrario podrían quedarse sin recursos en unas cinco semanas.

No obstante, ha advertido de que, al margen de esta medida, los rebeldes necesitan unos 3.000 millones de dólares (2.107 millones de euros) adicionales para soportar el esfuerzo bélico durante el próximo semestre.

En este contexto, ha aplaudido la propuesta, emanada de la reunión de la semana pasada del Grupo de Contacto, para crear un fondo de ayuda a los rebeldes. «Tenemos las estructura, pero no el dinero. La cuestión es: ¿Cuándo vamos a tener el dinero?», ha espetado.

En relación a esta pregunta, el presidente del Comité de Asuntos Exteriores del Senado, el demócrata John Kerry, ha indicado que este organismo está trabajando ya en la legislación para proporcionar dicha ayuda, aunque ha matizado que no serán miles de millones de dólares.

Según estimaciones del Pentágono, a principios del mes de abril a intervención en Libia sumaba un coste de 608 millones de dólares (427 millones de euros) para Estados Unidos, cifra que se incrementa cada mes en 40 millones de dólares (28 millones de euros).

DUDAS SOBRE LOS REBELDES

Por su parte, el secretario de Defensa de Estados Unidos, Robert Gates, ha planteado de nuevo los interrogantes sobre la verdadera identidad de los rebeldes, algo a lo que Jebril ha reaccionado, descartando la existencia de miembros de Al Qaeda entre sus filas.

Gates ha citado informes de Inteligencia que apuntan a la presencia de islamistas radicales en la insurgencia libia. «Esa es una de las razones por las que hay cierta reticencia a entregar ayuda letal a la oposición», ha explicado.

Jebril ha negado este extremo, asegurando que «no hay miembros de Al Qaeda sobre el terreno ni en el Consejo (Nacional de Transición)». No obstante, ha reconocido que hay once personas que vivieron en Afganistán, aunque ha indicado que «son ciudadanos normales».

Los rebeldes instan a la OTAN a intensificar los bombardeos contra las fuerzas del mandatario libio, Muamar Gadafi, en Misrata, ya que temen una nueva ofensiva gubernamental tras la toma del aeropuerto de la ciudad.

Después de ocho semanas de intensos combates en Misrata –último bastión rebelde en el oeste del país–, los insurgentes temen que las fuerzas gubernamentales aprovechen el desgaste que ha supuesto la toma del aeropuerto para iniciar una ofensiva en otros puntos de la ciudad.

«Esta es una gran victoria, pero no el final de la batalla. La OTAN necesita hacer más porque la amenaza de Gadafi todavía está ahí, principalmente en las afueras de la ciudad. Muchas familias aún están rodeadas en algunas áreas», ha dicho Mohamed, un portavoz.

Como muestra de la frágil situación, ha señalado que los tanques de Gadafi han bombardeado los barrios de Tamina y Zawiyat al Mahjoub, ubicados en el este y oeste de la ciudad, respectivamente. No obstante, la mayor preocupación de los rebeldes es que estos ataques se trasladen al puerto.

«La situación en el puerto está tranquila, pero esperamos que las fuerzas de Gadafi lo ataquen en cualquier momento desde sus posiciones en el este. El objetivo es evitar que haya heridos y que destruyan los alimentos y las medicinas», ha indicado.

Por su parte, un funcionario de la OTAN ha recordado que el mandato del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas no contempla una operación de apoyo a la insurgencia, apuntando como único objetivo la protección a los civiles.

«¿Nuestros esfuerzos han tenido un impacto en la toma del aeropuerto? Seguro. ¿Era nuestra intención? No», ha subrayado, al aclarar que la intervención aliada no puede estar orientada a la victoria rebelde.

Además, se ha mostrado cauto ante este último avance de los insurgentes, señalando que sus escasos recursos podrían no ser suficientes para garantizar la seguridad del aeropuerto y de los terrenos adyacentes.

 

Article Tags:
Article Categories:
África

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share