Abr 19, 2011
0 0

El Instituto palmero Eusebio Barreto Lorenzo gana el Premio Nacional de Convivencia 2009-2010

Written by
Share

El IES Eusebio Barreto Lorenzo de Los Llanos de Aridane, en la isla de La Palma, ha ganado el Premio a las buenas prácticas para el impulso y mejora de la convivencia escolar del curso 2009/10, concedido por el Ministerio de Educación y otorgado el pasado 14 de abril en Madrid.

El Plan de Convivencia del centro surge en el año 2000, y es el resultado del trabajo –realizado a través de los proyectos aprobados por Consejería de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias–, de varios grupos e iniciativas de centro, según ha informado la Consejería regional de Educación en una nota.

Comienza su andadura en el año 2001/02 como proyecto de innovación educativa y continúa en el año 2009/10 como proyecto en red en el que participan los colegios del distrito escolar. En el curso 2010/11 una de las líneas de actuación preferente dentro del PROA es la continuidad y consolidación de las mejoras iniciadas en convivencia.

En el Instituto Eusebio Barreto estudian jóvenes de 15 nacionalidades diferentes y trabajan varios proyectos donde la convivencia, la educación en valores, la implicación del alumnado y el profesorado, y la participación de las familias y el entorno son objetivos esenciales. Todos los órganos de coordinación docente o de representación participan en el Plan.

Fruto de ello son el Proyecto de Educación Intercultural, RCEPS, RCES, GLOBE, Proyecto de Actividades Extraescolares y Complementarias «Contigo siempre», Proyecto en red «La convivencia pacífica nuestro reto común», etc.

El Plan de Convivencia del IES Eusebio Barreto nace como respuesta a un clima escolar deteriorado que busca la eficacia en el sistema empleado para la resolución de los conflictos. Éste evoluciona en tres fases bien diferenciadas: una fase reactiva, consistente en una auto-auditoría de la convivencia; una fase proactiva, donde se diseñan acciones y protocolos que se han ido mejorado con el tiempo y la experiencia para dar una respuesta ajustada a las necesidades y los cambios del contexto escolar; y una fase de evaluación continua del plan, detectando sus fortalezas y debilidades y realizando las propuestas de mejora o de continuidad necesarias.

El resultado de todos estos años de trabajo es la existencia de un Plan de Convivencia ascendente, porque surge del contexto y sus necesidades; propio, porque es fruto de su experiencia y trabajo; global e integrado, porque combina el tratamiento positivo del conflicto con la gestión de la disciplina, la prevención y la educación en valores prosociales; y comunitario y horizontal, porque se basa en la coordinación e intervención colegiada y consensuada de todos los agentes que participan.

Para el instituto este Plan ha sido una oportunidad para revisar y ordenar lo realizado hasta ahora. También ha supuesto un avance curricular, para organizar y planificar la convivencia y, en definitiva, afianzar su modelo de convivencia.

Article Categories:
La Palma

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share