Abr 17, 2011
0 0

Los nuevos (y viejos) protectorados de Francia

Written by
Share

Los derechos humanos no se aplican de igual forma para todos, ni hay tanto interés en hacer que se cumplan como en Libia. Y no hace falta irse tan lejos como a Corea del Norte para advertir la doble moral. Baste de ejemplo la intervención de Francia en la renovación del mandato del Minurso (la misión de la ONU en el Sáhara) para impedir que el contingente de cascos azules vigilara los crímenes contra la humanidad que cometen las fuerzas marroquíes contra los saharauis.

Sin embargo, Sarkozy ha removido cielo y tierra para proteger a la población de Libia: ha conseguido que los países del Consejo de Seguridad ratificaran la Resolución 1973, ha liderado las operaciones militares, ha sido el primero en reconocer al gobierno rebelde y, no conforme con el texto de la ONU, ha decidido echar al tirano. Y no es de extrañar, puesto que la posibilidad de que Gadafi se mantenga en el poder dañaría su imagen. De hecho, todo lo que no contribuya a la caída de Gadafi, no es importante. Llevar los ataques aéreos de Trípoli a Misurata, donde decenas de personas mueren por el sitio impuesto por los leales al régimen, o incluso dar asilo a los que han huido de la guerra se excede de lo necesario para acabar con el régimen.

Resulta incoherente que este paladín de la democracia, tan preocupado por los derechos humanos, no solo no promueva una resolución parecida en el Sáhara, sino que la vete. Para Francia, parece que los derechos humanos no son aplicables a sus socios como sí lo son para los de Italia. No obstante, existe un argumento esgrimido desde París para vetar la iniciativa: Marruecos está colaborando en el actual conflicto en Costa de Marfil –cuya solución, irónicamente, también consiste en sustituir un gobernante por otro–.

Y es que, por muy de acuerdo que podamos estar con que hay quienes han perdido su legitimidad para gobernar, no parece ser el pueblo el destinatario de tales acciones, sino los propios gobiernos a los que Francia acude a rescatar. Gobiernos que, sin duda, quedarán muy agradecidos.

Lucas Sainz Delgado

Article Categories:
Opinión

Comments to Los nuevos (y viejos) protectorados de Francia

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share