Abr 11, 2011
0 0

El alcalde de Los Realejos entregó el título de Hijo Adoptivo de la Villa al párroco Juan Manuel Batista

Written by
Share

“Mis logros y toda mi tarea están acompañados de personas y asociaciones, pues han sido ellos quienes me han ayudado a llevarlo a cabo”, con estas palabras agradeció el sacerdote y hasta hace unos meses párroco de los templos del Realejo Bajo, Juan Manuel Batista Núñez, -nacido en San Juan de la Rambla- a la corporación local de Los Realejos y a los feligreses la entrega del título de Hijo Adoptivo de la Villa norteña.

La emotiva sesión se desarrolló en la noche del pasado sábado en el salón de plenos del Ayuntamiento realejero, presidido por el alcalde, Oswaldo Amaro Luis. En su discurso Juan Manuel Batista Núñez realizó un breve recorrido por su trayectoria al frente de las comunidades parroquiales de Nuestra Señora de la Concepción, Nuestra Señora del Carmen y San Joaquín y Santa Ana de Los Realejos, cargo que ocupó hasta septiembre del pasado 2010. Según sus propias palabras “fueron 20 años en los que mi tarea estuvo respaldada por muchas personas y colectivos que me ayudaron en todo momento a cumplir muchos deseos”.

Como dato curioso aludió a que “soy el cuarto párroco que más tiempo ha ejercido en estas parroquias desde el siglo XVIII” y se mostró emocionado de ver en el salón de plenos realejero “a quienes me han acompañado durante mis 44 años de sacerdocio”.

Detalló algunos de los momentos más importantes y emotivos de su larga trayectoria en Los Realejos, como la construcción e inauguración del camarín de la virgen del Carmen; la reapertura al culto del templo de la Concepción, cerrado en 1978 tras un devastador incendio; obras de restauración y adecuación de la Casa Parroquial del Realejo Bajo, la visita de la Virgen del Carmen a San Juan de la Rambla en el año 2004, el 7 de noviembre de ese mismo año la peregrinación de todas las parroquias del Valle de La Orotava a la Virgen del Carmen con motivo de la proclamación del Dogma Concepcionista o la conmemoración del IV Centenario del voto ofrecido por los realejeros a San Vicente Mártir que valió al municipio para que de enero de 2009 al mismo mes de 2010 fuera declarado año jubilar.

Por su parte, Oswaldo Amaro, agradeció a Juan Manuel Batista su trabajo con el que “ha sabido ganarse, en primer lugar a sus feligreses y en segundo lugar también a una gran parte de nuestros vecinos, gracias a su dedicación”. Continuó afirmando que “su intensa labor pastoral con nuestros jóvenes ha estado perfectamente unida a su gran trabajo en la recuperación de los templos y patrimonio artístico, que gracias a él luce actualmente esplendoroso y que nos sintamos muy orgullosos del mismo”.

El acto contó con la presencia del obispo de la Diócesis de Tenerife, Bernardo Bernardo Álvarez Afonso; la Consejera de Paisaje, Medio Urbano y de la Comarca Icoden Daute Isora del Cabildo de Tenerife, Coromoto Yanes; Domingo Navarro Mederos, Vicario General de la Diócesis de Tenerife y Marco Antonio Abreu Oramas, primer Teniente de Alcalde del Ayuntamiento de San Juan de la Rambla

Article Categories:
Tenerife

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share