Abr 10, 2011
0 0

La estrategia del chivo expiatorio

Written by
Share

«Corren nuevos tiempos en Egipto», o eso repetimos esperanzados. Sin embargo, los reportajes que leemos sobre este país no son muy diferentes de los que leíamos en febrero.

El ejército, verdadero líder político de Egipto, sigue incólume. Bastó decir «ya no necesitamos más tus servicios», y Mubarak fue despedido. Ahora hay que recuperar la legitimidad de la opinión pública. Ésta, acostumbrada a proyectar todos los males en una única persona (véase Bush, Zapatero, Chávez, Bin Laden, entre otros), cree que sin Mubarak, responsable de las diez plagas de Egipto, se fraguará un sistema verdaderamente democrático. Nada importa que el resto del gobierno haya quedado igual. Un parlamento y una constitución es todo lo que necesita una dictadura para ser aceptada por la comunidad internacional.

Lo cierto es que no se redactará una nueva constitución y que las enmiendas quizá resulten insuficientes; las torturas a presuntos delincuentes –o a cualquier inocente– se suceden; se siguen reprimiendo las manifestantes con munición real; las huelgas, para suerte de los empresarios, han sido prohibidas y las demás prácticas dictatoriales están a la orden del día.

Y acaso la revolución no haya acabado aún y mientras la comunidad internacional mira a otro lado, parte del pueblo egipcio seguirá luchando contra la nueva dictadura militar, en pos de un verdadero cambio que garantice una democracia genuina.

Lucas Sainz Delgado

Article Categories:
Opinión

Comments to La estrategia del chivo expiatorio

  • Pingback: Bitacoras.com

  • Interesante opinión y qué angustiosa conclusión a pesar de que esté a mitad del artículo: «un parlamento y una constitución es todo lo que necesita una dictadura para ser aceptada por la comunidad internacional». Lo dicho, angustioso. En mi opinión, Egipto no podrá tener jamás una democracia occidental porque sencillamente no es occidental. ¿Por qué hay tanta gente que no ve ni asume esta evidencia?

    Julio abril 11, 2011 5:01 pm Responder

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 
Share